Inicio > Neuras mentales > Conclusiones

Conclusiones


Hoy una amiga me ha dicho que durante este verano se está conociendo mejor a sí misma y ha llegado a algunas conclusiones. Creo que igual mantendremos una conversación la mar de interesante haciendo balance sobre estos tres meses cuando volvamos a vernos a mediados de septiembre en Madrid City.

Un amigo me acaba de decir por el messenger: tu o tienes miles de plane o tas senta en el sofa.

Y no puede tener más razón. Un diminuto resumen de mis vacaciones. Hombre, todas las tardes procuro moverme de alguna forma y normalmente sale algo, es decir, siempre queda dar un paseo caminando o, últimamente, en bici, acompañada de mi gran compañero, el iPod. Pero si no fuera por ello, o estoy que no paro durante los fines de semana, o me hallo hundiéndome cada vez más en el sofá a medida que pasan las horas desde que me levanto hasta que ya resulta algo más humano, meteorológicamente hablando, asomarse a la calle.

También hemos hablado de que en nada nos veremos graduándonos. ¡La graduación! No sé si me agobia más el hecho de que esté tan cerca o la perspectiva de estar rodeada de un montón de personajes en un día tan , supuestamente, especial y una fiesta tan, muy supuestamente, fantástica y maravillosa. Un montón de personajes que por un día se harán pasar por tus grandes compañeros aunque no te hayan mirado a la cara casi todas y cada una de las veces que han pasado por tu lado, por esos pasillos que hacen EVIDENTE y PERFECTAMENTE visible a cada una de las personas con las que te cruzas.

¡Pero bueno! Será divertido observar, por otra parte, los conjuntitos de la gente, que siempre dan de qué hablar. En realidad, no soy de criticar la ropa de los demás, para nada, de hecho soy muy poco observadora, me llama siempre más la atención lo que me gusta y el resto me da igual, no suelo pensar que quede mal, solo si acaso que no me lo pondría (80% de la vestimenta que se mueve sobre la faz de la tierra) o que es cuestión de gustos, permaneciendo indiferente ante tendencias y modas. Eso sí que me agobia, encontrar un vestido que me convenza, ya puedo empezar a buscar, con el trabajito que me cuesta. Aunque para el caso igual pillo el que me compré para la graduación de segundo de bachillerato, que solo me lo he puesto para aquella ocasión (de la que no tengo fotos) y para un bautizo, menuda lástima. En fin, tengo todo el curso por delante y no me faltan amigas amantes incondicionales de las compras así que ya se irá viendo todo.

Total, que yo venía a hablar de mis conclusiones hasta lo que llevo de verano.

1. Las redes sociales son unos artilugios repletos de mierda y de falserío hasta los topes, pero no renunciaría a ellas porque me convienen, me permiten mantener el contacto con la gente que me importa y, mira tú por dónde, me facilitan la expansión de mi blog (que me la pela si lo leen o no pero me gusta bastante publicar los post por el facebook). Hay que saber emplearlas bien y tener cuidado para no prestar gratuitamente más información de la necesaria.

2. El libre albedrío puede ser peligroso, sobre todo para quien es nuevo en ello y está experimentando, pero siempre resulta muy positivo comprobar que se aprende rápido y con más consecuencias positivas que de cualquier otro tipo para la integridad física y emocional. Aquí entra, natural y especialmente, las relaciones interpersonales, que conllevan a sensaciones muy completas, en esencia para la… iba a poner psique pero viendo en la RAE que se refiere al “alma humana” y consultando la wikipedia, que ofrece unas parrafadas del copón, me reservaré la investigación y el uso de esa palabra para otro momento, así que pongamos que me refería a la formación como persona. Arriesgarse, conocer, chocar, reconsiderar, dejarse llevar. Aprender de la vida y en la calle, en estado puro.

3. El alcohol. No es que me haya hinchado, en absoluto, más bien lo normal, pero llevo un tiempo reflexionando sobre esa postura de la vida. La conclusión, como para la mayoría de las cosas, es la misma: en pequeñas dosis, todo sabe mejor. Y cuando toca una de esas dosis, cuanta menos también mejor, o no, lo justo y necesario, el equilibrio, el pasártelo bien y acordarte, básicamente. Las lagunas mentales No Son Satisfactorias, aunque ya creo que forman parte inherente de mí porque tanta mala memoria a lo largo de toda mi vida o no es normal, o es así y punto. No es una excusa, si tengo un blog es precisamente, entre otras cosas, para no olvidarme de mi juventud.

Suficiente por ahora. Lo gracioso es que después de estas conclusiones tan estupendas, seguiré haciendo lo que me dé la gana :D.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: