Inicio > Pizcas > 7 de septiembre de 2010

7 de septiembre de 2010


Queda conmemorado como ¡¡¡EL PRIMER DÍA FRESQUITO POST-VERANO 2010!!!

A las 20:00 había yo quedado en el centro, en la Calle Larga, sin tener ni idea de quién se iba a presentar, aparte de la chica que me había dicho el plan, EF. Llego con un cuarto de hora de adelanto, muy bien, María, 21 años siendo de Jerez y no sabes calcular las distancias todavía. Vueltecilla por la tienda hippie Kontiki, nada de nada, me siento en el banco de enfrente del Stradivarius con mi música a tope y un porrón de gente pasando. Entonces decido quitar el sonido. Hay un chico y una chica al lado de mí, sentados en el banco también, que parece que se acababan de conocer, porque llevaban un rato hablando y de repente ella le dice: “bueno, soy X, que llevamos aquí un rato hablando y no sabemos los nombres”. Qué bonito ^^.

La Calle Larga, la más comercial de la ciudad. En aquel momento estaba ultra petada, claro, no como en la imagen.

A las 20:09 por fin veo a un amigo de EF y fue tan repentino que me quedé como pretificada en el banco esperando a que me mirara. Pero no se dio cuenta, así que me levanté y le seguí disimuladamente… Hasta que se sentó en un banco próximo y ya me vio. Y la gente fue llegando poco a poco. Vamos, nos juntamos cinco, luego 2 más y finalmente para cenar otros 2. Pasamos por el Alcázar, donde había una cola larguísima. Parece ser que había un concierto de El Patito Feo. No lo he escuchado en mi vida, no sé de qué va. Un poco más allá estaba… ¡tachán, el mercadillo medieval! Me pareció un mojoncillo, la verdad. Pulseritas, colgantitos, aquello me recordaba demasiado a los gitanos como para hacerme pensar en el medievo. Había una barbacoa enormísima, pero en realidad no vi a nadie en ningún momento ir a pedir algo allí. Dimos un par de vueltas, al cabo de las cuales siempre acabábamos empapándonos de los olores de la barbacoa, pero acabamos cenando kebab. “¿Había kebabs en la Edad Media?”, comentario de un amigo mío cuando se lo conté. Pues no creo, con más razón aquello era una burda mentira.

Ahí era el concierto, o la actuación, o lo que fuera, en el Alcázar. Aunque me acabo de enterar de que esto es “la casa-palacio de Riquelme, edificio monumental del siglo XVI, de estilo renacentista-plateresco, ubicado en la Plaza del Mercado, junto al Museo Arqueológico de Jerez y la Iglesia de San Mateo, en el salón principal del casco antiguo”. Toma ya. Valiente jerezana estoy hecha…

Se me vienen a la cabeza imágenes de cuando fui por primera y última vez (exceptuando la de ayer, que sería la segunda) al mercadillo medieval de Jerez. Año 2005 (creo), tenía 16 años y estaba a punto de empezar 1º de bachillerato. Creo que no quedé con nadie sino que tiré para el centro yo sola a dar un paseo y me encontré con aquello en la plaza cuyo nombre nunca me he aprendido pero que todo el mundo sabe que es la que da a la librería Luna Nueva. Y eso sí que era un mercadillo medieval. Productos artesanales, cosas raras y llamativas, la caseta de un adivinador del futuro… Me encontré con un compañero de las clases de inglés, un encanto de niño que siempre que te ve, te saluda con un “¡hola, preciosa!”, y me junté con él y sus amigos durante un rato. Uno de los chicos, que ahora es un buen amigo mío (el que vino a ver Origen conmigo, de hecho), estuvo un rato en la casetilla de adivinación. Salió súper flipado, reflexivo, prácticamente ido. Me dio miedo, no me entró el menor interés por ser sometida a ese proceso, prefería que la vida siguiera siendo todo lo impredecible posible. Y sigo pensando lo mismo.

El Alcázar. Las fotos del post, naturalmente, son de internet. Esta es preciosa. El mercadillo estaba situado entre la casa-palacio de Riquelme y el Alcázar, en la ya mencionada Plaza del Mercado (ahora me entero de que se llama así).

Pero bueno, ya pasó. Para el día de ayer, era la novedad y una simple excusa para salir de casa. Volviendo al título del post, ¡pasé hasta frío! ¿Cómo pudo llegar tan de repente? El día anterior había llegado a mi casa con unos calores menopáusicos de la hostia y mira qué noche… Pensé en ponerme pantalón largo antes de salir y al final no lo hice, al carajo. Se acabó el tiempo de enseñar piernas, vuelven mis queridos pantalones anchos, ¡qué ilusión! 😀

Anuncios
  1. septiembre 9, 2010 en 8:21 am

    Pues no sé si has estado en el Alcázar, quiero decir dentro, en plan visita turística. Yo fui hace tiempo, pero creo que lo han remodelado y ampliado un poco, así que si no has ido te lo recomiendo, que esto es como siempre: si eres de allí, no visitas nada XD

  2. septiembre 9, 2010 en 10:30 am

    Gracias por la recomendación, desde luego no tengo ni puñetera idea de Jerez, a ver si algún día me pongo, aunque creo que será cuando traiga a alguien de visita xD.

  3. DivagaR
    septiembre 9, 2010 en 11:18 am

    Ostia, yo me acuerdo del tipo de la caseta de adivinación, Leo se llamaba.

    Un personaje curioso donde los haya xDDDD

  4. septiembre 9, 2010 en 11:31 am

    Cierto! En el nombre yo ya no caía pero es verdad. Personajazo de los grandes, jajajaja.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: