Inicio > Aventuras gráficas, Viajes > Los jardines de la Granja de San Ildefonso

Los jardines de la Granja de San Ildefonso


El final del fin de semana no podía haber sido mejor: viajecito a Segovia y parada a falta de unos 13 kilómetros en el adorable pueblo La Granja de San Ildefonso, próximo a la Sierra de Guadarrama y a unos 80 kilómetros de Madrid, donde hay un palacio con unos jardines preciosos de visita obligada. El interior del palacio no lo vimos porque ya nos entretuvimos bastante en los exteriores, aparte de que no me explico cómo pueden ponerle determinados precios a los centros culturales impidiendo a mucha gente el propio acceso a la cultura pero bueno… ¿Por qué no se va a los teatros? Porque te sangran. ¡Pero volvamos a nuestro pueblo segoviano!

Vista de la parte delantera del palacio, cuya creación fue mandada por Felipe V, asombrado por la belleza de la zona. Sería la residencia veraniega de los reyes de España hasta el reinado de Alfonso XIII.

Comienzo de los jardines, amplios, bien podados, cuidados y organizados y alternando entre verdes y marrones otoñales.

Montículo semi-humano impresionante, construcción que más me gustó, aunque prácticamente había una ornamentada fuente en cada una de las intersecciones entre caminos a lo largo de todos los jardines, que cubrían una considerable porción terrenal. Vamos, que se daban unos buenos paseos los reyes por allí.

Billones de hojitas totalmente metidas en el cambio de estación, formando largos setos y dando lugar a montones de caminos y bifurcaciones que se veían por encima mientras atravesábamos la amplia Calle de Valcaín, que nos mostraría otra gran fuente.

Plaza de los Baños de Diana, muy bonita también. Toda la visita ha estado acompañada de un hermoso cielo medio nublado que le daba un aire aún más misterioso y ancestral al lugar.

Criaturas mitológicas, ángeles, musas.

La visión de esta escultura me ha recordado a aquella escena en una de las película de la mítica saga de El cuerpo humano en la que la esfinge exponía al niño que pretendía comerse un acertijo, y si lo acertaba le dejaba con vida: ¿cuál es el animal que tiene cuatro patas por la mañana, dos al mediodía y tres por la noche? La respuesta está al final del post, por si queréis ir pensándolo.

Otra hermosa edificación, con su correspondiente surtido de figuras por doquier.

Fuente de Neptuno. Expresividad, fuerza, sensualidad, sumisión, orden, poder.

Vista del palacio por la parte de atrás, encabezando caminos repletos de estatuas y otros tantos paraísos verdes y maravillosamente definidos.

Finalmente, vista lateral del palacio, precedida por otra fuente más, enorme y subdividida en varias secciones.

Y la respuesta al acertijo (¿cuál es el animal que tiene cuatro patas por la mañana, dos al mediodía y tres por la noche?) era… ¡El hombre! Porque cuando nacemos, caminamos a cuatro patas; al crecer, nos movemos sobre dos piernas; y al hacernos viejos, nos apoyamos sobre un bastón.

Espero que os hayan gustado estas pocas imágenes, en el siguiente post vamos con Segovia ciudad. Si tenéis la oportunidad de ir a ver los jardines y os interesa la temática, no dudéis en daros el paseo, sobre todo en esta época en la que la estación es la idónea para observar el paisaje coloreado en su máximo esplendor. Tonos de esperanza entremezclados con cálidos pre-invernales junto con una leve bruma y tierra húmeda. Oníricos parajes del siglo XVIII a vuestra disposición.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: