Archivo

Archive for enero 6, 2011

Lost in Translation

El famoso actor Bob Harris (Bill Murray) ha ido a Tokyo para grabar un anuncio de éxito. El problema es que se ve bastante perdido entre el desapego con su familia y las “rarezas” del país, las grandes diferencias entre este y el suyo y el desconocimiento del idioma.

Charlotte (Scarlett Johansson) es una joven que está en el mismo hotel que Bob acompañando a su marido, fotógrafo y siempre muy ocupado. Ella se halla en un proceso de búsqueda de sí misma.

Toda la película resulta una trama brutalmente impregnada de cierta tristeza, melancolía, situación de conformismo sin mover un dedo y sin desenlace feliz aparente.

Quizá al igual que muchas otras personas, que se sienten a menudo a lo largo de su vida a la espera de que la situación mejore por sí sola.

Los escenarios más frecuentados suelen ser fáciles de situar, identificar y manejar (las habitaciones y el bar del hotel), pero la directora, Sofía Coppola, los alterna con increíbles vistas de la ciudad.

Destacan increíbles planos de los altos edificios con sus enormes escaparates publicitarios brillando y destacando en la noche y, sobre todo, el cruce de Shibuya (la intersección peatonal más concurrida de todo el mundo), que se muestra desde distintas perspectivas varias veces.

Un viaje poco apreciado inicialmente, un encuentro completamente ocasional, esperanzador y salvador, una pequeña aventura que, por encima de todo, late en sus corazones, en medio de sus vidas desamparadas, y no les cambiará su rutina, pero les hará pasar una semana tan sencilla como inolvidable.

Gran interpretación por parte de los dos protagonistas, unas personalidades desganadas e iluminándose lentamente caracterizadas de una forma excelente.

Una bonita historia que da ganas de viajar y abrirse a determinadas experiencias que, aunque no parezcan atractivas, más bien arriesgadas, probablemente se saque mucho jugo de ellas. Un hermoso relato en el que también se descubre la desolación y el sentirse perdido frente a la aparente inmensidad de las circunstancias.

A %d blogueros les gusta esto: