Inicio > Viajes > Roma (IV), El Vaticano

Roma (IV), El Vaticano


Tras pasar un domingo 30 de enero de lo más intenso turísticamente hablando, ya nos situamos en el lunes 31, día en el que madrugaríamos para ir a ver por fin la zona del Vaticano: los museos, la Capilla Sixtina y la basílica de San Pedro.

Los museos estaban hechos de manera que conformaban varios recorridos, al final de cada uno de los cuales se encontraba la Capilla Sixtina, pero claro, no había esperado cola, pagado e ido a Roma para ver un solo museo vaticano, así que me hice cargo de verlos todos :D.

Momias…

Laocoonte y sus hijos atacados por serpientes.

Uno de tantos enormes pasillos, aunque esta era una parte un tanto comercial, como podéis advertir por el “mercadillo” de la izquierda. También notaréis lo cargadísimo y adornado que está el ambiente, las paredes, el techo. Pues así todas las salas, impresionante, deben de tardarse decenas de años en observar en condiciones todas las ilustraciones.

La Escuela de Atenas, de Miguel Ángel. Aquel dibujito que veía en los libros de historia… Alucinante.

Vasijas que me gustaron. Todas reconstruidas, faltaban bastantes piezas pero impactaba imaginar el trabajo que habría llevado aquello.

No sé qué tenía este cuadro pero me encantó. Estaba increíblemente bien pintado y definido, aunque no se aprecie en la fotografía. Maldito flash…

Y otro más, pero vamos, que había para aburrir.

Pedazo de carroza. Había una sala repleta de ellas, y algunos coches antiguos, entre otras cosas.

Una pared con estilo.

Tumba del papa Pablo VI (de 1963 a 1978). ¡Ya estamos en la basílica de San Pedro! En la Capilla Sixtina no permitían hacer fotos, qué lástima… Debería haber hecho alguna destrangis.

Vista lo más amplia posible de la basílica, aunqueque tampoco abarca demasiado.

La cúpula, ornamentada con ganas también.

La basílica de frente. Sí, lo sé, otra foto torcida, pero era la más nítida…

Y un poco de distancia, para visualizar la plaza :).

Hala, ¡Ya queda menos! Para el último post sobre Roma, os enseñaré la Fontana di Trevi y alguna cosilla más y caerán las conclusiones sobre toda esta aventura.

¡Feliz domingo!

Anuncios
  1. abril 12, 2011 en 5:53 pm

    Muy chulo, lo que más me llama la atención es que te dejaran hacer fotos de los cuadros tal cual…No suele estar permitido…¿Chanchullos tuyos o mucha permisividad italiana? 😛

    • abril 12, 2011 en 8:37 pm

      Jajaja, pues mayormente permisividad italiana, aunque resultó un poco jodienda que dejaran hacer fotos a todo excepto a la Capilla Sixtina por dentro, con su mitiquísima imagen del hombre y Dios con los dedos índices casi tocándose (entre otras cientas de ilustraciones, claro), qué lástima…
      A la tumba del papa tampoco se podía pero no lo sabía y me llamaron la atención en cuanto ya la había hecho xD.

  1. marzo 2, 2011 en 10:28 pm
  2. junio 7, 2015 en 10:39 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: