Inicio > Pizcas > Me revienta la gente morosa

Me revienta la gente morosa


Maravilloso título. Lo bastante expresivo e ilustrativo como para deducir rápidamente de qué voy a hablar hoy, aunque tampoco os plaguéis de prejuicios tan rápido. Quizá más de uno piense: “esta es una rata de cojones” o algo por el estilo pero, a mi parecer, en nuestra sociedad hay una conciencia irrisoria en torno a la seriedad en este tema. Ya no hablo de esos agobiantes préstamos que hay que devolver, letras pendientes, hipotecas infinitas, no, no, no, me remito a un ámbito mucho más sencillo y reducido, al simple hecho de deber o que te deban dinero a pequeña escala.

Tal vez se trate de una cantidad bastante poco significativa, pero no por eso hay que menospreciarla, ¿no? Si me posiciono en este lado es porque me considero una persona que procura por todos los medios no pedir nada y, si se tuviera que dar el caso, se devuelve lo más inmediatamente posible. Personalmente, comprendo que haya personas más despistadas a las que haya que recordárselo, pero cuando hablamos de un negocio, un trato o un acuerdo, a mí se me caería la cara de vergüenza si no cediera con la máxima rapidez la parte que me corresponde a la persona que se ha gastado ese dinero confiando en mí, sobre todo si me lo ha dicho ya alguna vez.

No quiero que os confundáis y os lo toméis a la ligera, con las amistades la relación es distinta y da igual cuándo paga uno tal cosa y cuándo otro, insisto en que me refiero a unas circunstancias específicas en las que se persigue un fin, para el cual hay que adquirir determinados medios, los cuales, por lógica pura, han de ser costeados de forma igualitaria entre todos los participantes.

Por esto, me choca tantísimo la pasividad de la gente en este asunto, hasta el punto de plantearme la actitud humana en sí en torno a la mentalidad que te incita con mayor o menor fuerza a cumplir con los demás, a considerar cuándo se debe algo. Me pregunto hasta qué punto hay que llegar pidiéndole algo a alguien que no muestra la más mínima predisposición a hacerte caso.

No sé si estaréis de acuerdo conmigo, si he conseguido explicarme y hacerme entender de alguna forma lo más parecida a lo que pretendo, pero ahí está mi testimonio. No por toda la parafernalia que he soltado me negaría a ayudar económicamente a un amigo si lo necesita, por supuesto, pero procuremos centrarnos en esos momentos en los que tú das y no recibes lo que te deben, lo que saben que te deben y lo que no les importa un carajo aunque puedan devolvértelo.

Entonces, después de escribir ciertas parrafadas… una se queda como con el alma más en paz. Porque hay cosas que te comen y reconcomen por dentro, cosas que te cuesta comprender y asimilar, cosas que te persiguen durante un tiempo hasta que dices: “basta. Fuera de aquí.” Y recurres a la manera más idónea de la que dispones para desahogarte y aliviarte. Cada cual con la suya. Lo importante es recuperar la ecuanimidad y ser consciente de que la ética que ronda por tu cabeza no se va a asemejar en mil millones de aspectos a la de los demás, así que no vale la pena amargarse, sobre todo cuando es irrefutable.

Para terminar, me estoy acordando de una película muy interesante y acorde con estos tiempos en los que los banqueros se encuentran en el punto de mira de muchos ciudadanos. Se llama El Concursante (hablé de ella en este post) y me parece buenísima (independientemente de su nota en IMDB). Creo que ilustra fantásticamente un problema cada vez más extendido como es el de los créditos y la acumulación eterna de deudas en la que puedes acabar progresiva y completamente arruinado desde lo que comenzó en una minucia. La interpretación del protagonista es genial y hay que verla con los cinco sentidos y ganas de escuchar verdades como puños.

Sin más, me acuesto por hoy. Si tenéis cualquier sugerencia, duda, apoyo o queja que echarme, no dudéis en comentármelo, porque las personas civilizadas somos capaces de poner sobre la mesa las diferentes cuestiones de una forma organizada, educada y, sobre todo, con una actitud dialogante.

Buenas noches, mis queridos lectores.

Anuncios
  1. corvusdeux
    junio 9, 2011 en 8:09 am

    No puedo estar mas de acuerdo. Si te soy sincero, este tema para mi gusto, como muchos “problemas de calado” en nuestra sociedad (La Andaluza o española por extensión) responden a un problema cultural, y ya no solo económico si no general, democrático o de convivencia “seria”. Hay una tendencia poco “avanzada” que es el egoísmo fundamentado en la ignorancia, el miedo del ser humano más instintivo se mezcla y da como resultado estas actitudes. GRITARE CONTIGO! SI NO PUEDES PERMITÍRTELO NO LO COMPRES, SI NO TIENES CON QUE AFRONTAR EL GASTO NO GASTES MAS! Para terminar, soy autónomo y trabajo en mi empresa familiar, y si son problemas serios… muy serios. Un saludo y sigue con estas entradas, a mi me motivan un montón. 😉

    • junio 9, 2011 en 2:05 pm

      Jajajaja, ¡gritemos pues! Aunque aún peor es cuando sí se lo pueden permitir perfectamente pero no les da la gana ni te toman en serio (como ha sido mi caso para un proyecto de la universidad).
      En serio, es increíble, desde luego vendrá de lejos porque no puede estar más extendido, ese y otros comportamientos tan ilógicos… Mira que la Merkel no me acaba de entrar por los ojos pero está demostrado que los alemanes, bueno, los anglosajones en general, constan de mucha más rigurosidad y rectitud para consigo mismos y los demás. Sería este un buen punto a considerar en nuestra educación para contribuir a luchar contra la crisis, fíjate.
      Muchas gracias por tu gran explicación de esas entrañas del ser humano que le llevan a actuar así (la palabra “egoísmo” debe de ser una de las que más utilizo xD) y gracias también por tu comentario y tus ánimos :D, ¡saludos!

      • corvusdeux
        junio 10, 2011 en 4:22 pm

        Por extender el significado de EGOSIMO. Como tal no es una actitud nociva. Como todo, el problema es el uso, en este caso el sobre-uso y mal-uso. El egoísmo como tal nos ayuda mucho, pero llevado a los extremos es altamente nocivo. Como ejemplo mayúsculo, el tema de tu entrada, pero hay MIL. Por cierto, ahora mismo me sobreviene como buen tema para una entrada para mi blog… ejem… lo dejo aquí. 😀 Y gracias a ti!

  2. Tinki winki
    junio 10, 2011 en 7:09 am

    Hola, te escribo para recordarte que debes 5 euros.

    Un saludo, el cobrador del Frac~~

    pd: http://www.youtube.com/watch?v=wM2oV9NTS40 😛

    • junio 10, 2011 en 7:52 am

      Dime el número de tu cuenta que te los ingreso de inmediato xD.

      ¡¡Qué vídeo tan simpático!! Para el Facebook que va :).

  3. El tío calvo
    junio 10, 2011 en 6:45 pm

    Mi mp3!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: