Inicio > Neuras mentales > ¿Ciego?

¿Ciego?


Ludopatía enfermiza que impregna las esquinas, las aceras, tus andares. Persigue a tu sombra. Esta decide escapar, se volatiliza. Ya no tienes presencia sobre suelo y paredes por mucho que te dé el sol. Y lo miras. Te quemas la retina. Lo sigues mirando. Retiras la mirada. Estás ciego.

¿Ciego de qué? Daba igual. Ya no podía caminar saltando de baldosa en baldosa, pero qué más daba, luego le provocaba dolor de cabeza mirar tanto para abajo.

La sangre, que no corre. Que se reparte por todo el cuerpo, que fluye cuchillo en vena. Textos que corren a la vez. O una cosa u otra. Si la sangre corre, los ojos se nublan. ¡Ah! ¿Pero no estaba ya ciego? Quizás no. Aunque hay un leve resplandor que no se va. Qué hijo de perra, da más por saco que…

Y se estrella, corre, vuela, se estrella otra vez, vuelve a correr. No llega a volar. Le duele. Ha vomitado. Qué asco, hasta el desayuno de ayer. Un par más como esa y adelgaza cinco kilos. ¿Por qué bebe cerveza? Hala, otra vez, totalmente de esperar.

¡Oh, no! ¡Una barra de metal en la cabeza! Se le aproxima, directa a la frente. Pim. Casi vizco se ha quedado. Pero no denota mucha expresividad. A ver cómo se la sacamos ahora. Aunque se le ve cómodo con ella. Podría llegar a vivir así como estado natural, me parece a mí. ¿Tú crees? Bueno, en verdad debe de ser un coñazo.

Anuncios
Categorías:Neuras mentales Etiquetas: , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: