Inicio > Neuras mentales > El Grito, de Edvard Munch

El Grito, de Edvard Munch


He llegado a la conclusión de que tengo que salir del país.

El Grito. 1893.

“Iba caminando con dos amigos por el paseo el sol se ponía – el cielo se volvió de pronto rojo – yo me pare – cansado me apoye en una baranda – sobre la ciudad y el fiordo oscuro azul no veía sino sangre y lenguas de fuego – mis amigos continuaban su marcha y yo seguía detenido en el mismo lugar temblando de miedo – y sentía que un alarido infinito penetraba toda la naturaleza (Edvard Munch) [Más aquí].

Grito mudo, callado. Grito inquieto, angustioso, inconformista, desesperado, justiciero.

Grito profundo, estremecedor, espeluznante, temeroso, impotente.

Grito idealista, liberal, esperanzador.

Grito Universal.

Anuncios
  1. septiembre 1, 2011 en 11:16 am

    Tantos gritos interiores que nadie puede escuchar…
    Tantos gritos de ayuda que nadie puede consolar…
    Un abrazo bienforte

    • septiembre 2, 2011 en 9:47 am

      Otro para ti, guapa, muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te haya llegado de alguna forma :).
      Esos gritos desde lo más profundo que no se pueden ni explicar…

      Al menos queda el arte para intentar expresarlos.

      Un besazo!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: