Inicio > Mundo > Nos vigilan

Nos vigilan


Estaba yo buscando inocentemente una película cualquiera por internet cuando, en el siguiente conocidísimo portal, se me aparece el banner, la publicidad, que veis en la imagen:

A ver, vale que lleve cerca de un mes poniendo en más de una decena de páginas de empleo las palabras “periodista Madrid”, incluido precisamente el portal trovit.es, pero… ¿qué tiene que ver con la comunidad de vagos.es? ¿De dónde ha salido, cómo, cuándo y por qué, esa conexión virtual? ¿Quién se ocupa de vigilar mis pasos a lo largo de la red para recordarme mi frustración laboral justo en mi tiempo y búsqueda de ocio?

Ya me ha dado en repetidas ocasiones la sensación de que todo está conectado en nuestros recorridos como navegantes, que cada paso que damos no nos pertenece solo a nosotros, sino que queda registrado de manera que esperan el momento adecuado para soltarnos en las narices los intereses que han chequeado a raíz de nuestros clicks.

No se le puede ni llamar manipulación, hay que inventar una nueva palabra capaz de abarcar esta persecución obsesiva del usuario, este análisis intimidatorio e indiscriminado, este aplastante ataque contra la privacidad humana. No obstante, ¿quién acaba siendo el responsable al fin y al cabo? Cada una de esas personas que brindan sus datos a alguna página. Cada persona que navega tranquilamente de una plataforma a otra dándole al ratón aquí y allá. Vamos, todo el que haya estado alguna vez delante de un aparato con acceso a la red.

Tus intereses, tus preferencias, tus búsquedas, tus datos, tus palabras… Absolutamente todo, a merced del ojo que todo lo ve. En esta moderna era, el consumismo ha de investigar otras formas de vender y captar clientes que se adecuen a las circunstancias y a las oportunidades. Ya sabemos todos que no vale emitir un mensaje publicitario a los cuatro vientos porque pasaremos del tema. Deben acogernos, convencernos, favorecer la conversación y ofrecer un valor añadido y garantías. Deben, básicamente, mimarnos mucho. Pero todo tiene un precio. Y es nuestra propia vida la que acaba saliendo a la venta.

¿Creéis todavía que tenéis el control de lo que buscáis, de la información que dais, siquiera de lo que hacéis en Internet? Iluso el que aún se lo plantee. El Gran Hermano continúa entre nosotros y goza de mayor poder que nunca.

Anuncios
  1. octubre 26, 2011 en 5:55 am

    Oye, no lo critiques así, que hay mucha gente que vive de eso también muy noblemente, y gente que espera hacerlo en un futuro cercano 😉 Ahora ya en serio, tienes razón de que todos los datos que pones se pueden filtrar y usarse para intentar venderte cosas o cualquier otro propósito, pero generalmente son datos que tú has aceptado dar, así que en realidad es más una estrategia de marketing que otra cosa, lo que pasa es que da grima ver lo bien hecho que está eso a tus espaldas…

    • octubre 27, 2011 en 11:31 am

      Totalmente de acuerdo. En cuanto tú mismo cedes tus datos a cualquier registro de Internet, eres responsable de su propia difusión y tratamiento, pero de ahí a incluso fichar las búsquedas de trabajo sin tener ni cuenta propia en una página determinada… Una persecución de las IPs (o lo que sea) para cagarse, vamos :P. En fin, lo importante es que la gente al menos sea consciente de ello, pero me da que para eso queda un largo camino (de hostiones virtuales).

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: