Inicio > Pizcas > La paciencia

La paciencia


La gran desaparecida del siglo XXI. El concepto más expuesto a la exterminación de su más que significativo sentido. El segmento lingüístico susceptible de declararse en estos modernísimos tiempos como “en peligro de extinción”. Básicamente, el término más castigado por la “mentalidad contemporánea”.

Está más visto que el tebeo, pero lo repetiré: mucho avance de las tecnologías, pero menos humanización; amplias redes sociales existentes y emergentes, pero menos comunicación; mucha más facilidad para compartir y difundir opiniones y experiencias, pero menos comprensión y ganas de escuchar; muchos medios para trasladarnos, pero más prisas y estrés; mayores comodidades para con la calidad de vida, pero más insatisfacción e infelicidad.

Y, concretamente, el tema en el que venía yo a centrarme se basa en la palabra que encabeza este post, que le da título y forma, que evoca una enorme nube de pájaros invisibles violentada por esta, nuestra, avanzadísima civilización. Sí, señores, la paciencia. Que levante la mano quien cuente con tan solo una pizca de ella, en relación con los acontecimientos vitales y la volatilidad de los sentimientos. Que se pronuncie quien no viva actualmente a la espera de algo.

Una llamada, un examen, una cita, una respuesta, una felicitación, una pareja, un trabajo, las navidades, un resultado académico, el verano, un juicio, un email, un viaje. Fechas, fechas, fechas, fechas, fechas. Fechas definidas, fechas inconclusas, fechas en las que se basa nuestro día a día. Siempre perdiendo el presente, dejando escapar entre los dedos las pequeñas volutas de alegría que nos acompañan permanentemente y que nos obcecamos en ignorar.

Y ya no solo se trata de las novedades físicas, interpersonales o mentales, sino de la propia capacidad objetiva de apreciar cada día con su contenido porque sí. Con ese desayuno de siempre, esos deberes de siempre, ese aprendizaje, esa serie, esa sonrisa, ese recuerdo, ese desorden, ese mensaje, esa llamada telefónica, esos amigos, esa música de siempre.

Una mudanza, una televisión nueva, una ruptura, un coche, un hijo, una factura, el fin de semana, un nuevo capítulo, un reencuentro, un puñetero saludo por el whatsapp. Horas, días, semanas, meses ansiosos, determinados por aquello que nubla nuestra mente a cada momento, para luego ser sustituido por otro capricho, antojo, objetivo, resultado… Llamadlo como queráis.

Querida paciencia, perdónanos por haberte dejado atrás en este mundo necesitado de la máxima velocidad para sentirse vivo, chocándose continuamente con mil y una decepciones ocultas (aunque tristemente predecibles) en este letargo traicionero, insensato e inmaduro, orgulloso de su actividad frenética y pecador de las pequeñas dichas abandonadas por el camino.

En resumidas cuentas…

¡¡¡Que dejéis de esperar, coño, que se os va la vida!!!

Anuncios
  1. diciembre 1, 2011 en 12:01 am

    ¿Que dejemos de esperar pero que somos más impacientes que antes? :S Coincido tanto en que estamos acostumbrados a no tener paciencia como en que hace falta moverse para aprovechar esta vida, pero no las veo relacionadas…Ilústrame 😉

    • diciembre 1, 2011 en 9:16 am

      Lo que quiero decir es que esa impaciencia hacia las fechas/acontecimientos que esperamos es la que nos hace desaprovechar el día a día, el hecho de estar pendiente exclusivamente de una meta, deseando que llegue ese día mientras todos los anteriores pasan como meros procesos de paso en vez de nuevas oportunidades para aprender y disfrutar. La impaciencia, en mi opinión, es la que marca buena parte de los disgustos y decepciones que nos llevamos al canalizar nuestras alegrías, éxitos y satisfacción personal hacia hechos puntuales, en vez de tomar la postura de mirar la vida como un conjunto un poco más homogéneo.

  2. diciembre 2, 2011 en 8:31 am

    Perfectamente entendido ahora, no puedo estar más de acuerdo 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: