Inicio > London's calling, Mundo > Diferencia entre el frigorífico de mi madre y el mío

Diferencia entre el frigorífico de mi madre y el mío


Estas navidades, un día como otro cualquiera, eché un vistazo al contenido del frigorífico de mi hogar natal (Jerez de la Frontera, por las dudas). Se trata de una actuación exageradamente extendida, ¿verdad? Ir a contemplar las bellezas alimenticias de vez en cuando, aunque no se escoja nada. También es muy típico volver a la hora (o, incluso, a los cinco minutos) para repetir exactamente la misma acción.

Me lo encontré en su estado natural: pletórico, repletísimo, hasta los topes. Dura poco con escasez de productos, mi madre lo pone a punto cada semana. Pues resulta que lo vi tan completo y hermoso que me dio por fotografiarlo, pensando que cualquier día surgiría la oportunidad de postrarlo por el blog. Y voilá! Ese día ha llegado, aquí lo tenéis. No obstante, el objetivo final de este post, más que en la ilustración, se basa en la comparación, así que le he pegado al lado mi querida nevera londinense.

He de justificar tal pobreza nutritiva (aunque no se puede decir que no coma fruta) debido a mi situación actual con respecto a la vivienda: esta residencia cierra a finales de marzo. Problemas legales como, por ejemplo, no pagar la licencia residencial. Por cortesía del dueño del edificio.

Hombre, por supuesto que reconozco mi brutal pereza hacia cocinar, pero tampoco me voy a estar comprando comida para tener que cargarla dentro de dos semanas junto con aquellos 31 kilos de los que ya os hablé. Prometo que me pondré con este tema en cuanto me establezca definitivamente en la otra residencia que ya tengo reservada, la cual se encuentra, dicho sea de paso, a 15 minutos de mi trabajo andando, no a tres cuartos de hora en tren y en metro como ahora, y que me cuesta 197 libras menos al mes (230 y pico euros). Esto que me ahorro, además de pagarme la Oyster Card mensualmente.

Porque, si otra cosa más he aprendido en el último mes entre ingresos, fianzas y yo qué sé cuántos agobiantes pagos, es que en este mundo todo consiste en tener, ganar, ahorrar y gastar dinero. Entendedme, no es en absoluto lo más importante, pero sí lo fundamental para preservar cierta capacidad de movimiento, de actuación, de consecución de las necesidades primarias, secundarias y, en general, todas las que haya fuera de “encontrar a tu media naranja” (que también, porque la hallarás en un ámbito social hacia el que te habrá llevado el dinero!!!). Una dependencia total y absoluta por encima de la salud, el amor, la madurez, la autoestima, la justicia, la equidad y el sentido común.

Me sigo explicando: toda gestión se rige a través del dinero. Negocios, empleos, vivienda, alimentación, lujo, ocio. Sé que no digo nada nuevo pero realmente, al contemplar de cara todo este embrollo al que nos hemos acostumbrado hasta el punto de asimilarlo como algo normal, me surge una reflexión apabullante en torno a este sistema potenciado entre todos nosotros. Pero claro, ¿qué punto de partida, medios, ganas y necesidad hay de investigar otras vías fuera del capitalismo? Y dentro de este, ¿quiénes somos para intentar adaptarlo mejor a las necesidades de toda la población humana? ¿Cómo lograrlo? ¿Qué hacer exactamente?

Comemos dinero, nos vestimos con dinero, viajamos con dinero, nos comunicamos a distancia gracias al dinero, trabajamos con, por y para el dinero. Guerras y muertes arrastradas, manipulación, egoísmo, codicia, superficialidad, envidia, egocentrismo, complejo de superioridad, mil y un terribles canalizaciones criminales hacia la convivencia justa y en paz, equilibrada, equitativa. Finalmente, utópica. Qué difícil todo desde una sola mente. Cierto que la unión hace la fuerza, pero queda mucho camino por recorrer para llegar a la unión.

… Y todo esto empezó, sin comerlo ni beberlo (nunca mejor dicho), con el frigorífico de mi madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: