Inicio > London's calling, Neuras mentales, Pizcas > He llegado a la conclusión de que tengo que aprender catalán

He llegado a la conclusión de que tengo que aprender catalán


Sí, sí, sí, sí, no es coña. Creo que estaría bien ponerme un día. Algo me pasa con los catalanes.

Punto número 1: dos de mis mejores amigos son catalanes. Puntualizo: las dos personas con las que más experiencias, aventuras y confidencias he compartido en los últimos tres años pertenecen a esta comunidad autónoma.

Punto número 2: el primer amigo que hice en Londres, al segundo día de llegar de hecho, es decir, el primer español que conocí, también es catalán. Así, zas. Por aquel entonces todavía no me había parado a pensar en esta nueva neura mental (una más en mi cabeza, welcome to my mind!).

Punto número 3: anoche vi el clásico y salí con siete catalanes. Nada más y nada menos. De hecho, conocí a otra más antes de encontrarme con ellos. Fue de camino al pub donde realmente estaban los amigos de cada una. No voy a decir que nos confundimos porque al buscar Walkabout en Google Maps, el primer sitio al que llegamos ambas era otro (C/ Henrietta 11), parece ser que hay unos cuantos, ¡pero fijaos en la tremenda casualidad del encuentro! La verdad es que el Walkabout correcto (pegado a Temple Station, a cinco minutos uno de otro) era bastante más grande, y un ambientazo… Bestialmente español, claro. Total, que esta chica y yo nos aliamos para encontrar el pub donde nuestros amigos ya llevaban vista la primera parte del partido y un buen rato de la segunda. Sí, llegué un poco tarde.

¡Y lo que me queda con este sector geográfico me parece a mí! Están por todas partes, es impresionante. Al menos a partir de mi experiencia durante estos dos meses, creo que puedo afirmar que las plagas humano-extranjeras en esta ciudad (Londres) se basan fundamentalmente en catalanes y colombianos.

A lo que iba: sinceramente os digo que la idea me llama poderosamente la atención, la de aprender el idioma. Al menos para entenderlo, hablarlo ya será otro tema pero bueno, con el trabajo que cuesta que siete catalanes se mentalicen para hablar en castellano entre ellos por haberse colado una gaditana (cosa que entiendo perfectamente), mejor ponerme yo misma, me resulta apetecible.

Por otra parte, me da que tengo tal mono de aprender lenguas que acabaré mezclándolas como me ponga con varias a la vez. Llevo casi desde que llegué a este país brutalmente emperrada con el francés, como si no me quedara todavía recorrido con el inglés…

¡En fin! Vuelvo a irme por las ramas. El caso es que me gusta analizar el porqué de los acontecimientos, y después de la noche de ayer ya dije: esto es para pararse a pensar un rato. A la vista está que todo ser humano canaliza hacia los demás distintos tipos de conexiones interpersonales. Para poner un ejemplo fácil y rápido: ¿cuántos de vosotros sentís empatía, complicidad, entendimiento mutuo hacia los kinkis? (Cada cual que mire el sinónimo que se corresponda haciendo click sobre dicha palabra, pero ya aviso que se trata de la Frikipedia). Yo creo que poquitos, ¿no? Pues este es uno de los mayores puntos de imposibilidad-de-establecer-un-vínculo-relacional. Lo que viene a ser un tú-y-yo-ni-de-coña.

Sin embargo, a lo largo de la vida nos vamos encontrando con otros grupos sociales junto con los cuales nos sentimos a gusto, nos dan confianza, nos agradan al poco de conocerlos, nos interesan más por unas razones u otras y, en general, por lo visto compartimos bastante en común (ya no hablo de los catalanes y yo, este ámbito tengo aún que seguir explorándolo con el tiempo y el azar, tirando a la causa-efecto).

Y no solo tenemos que limitarnos a canis, heavies, pijos, hippies, frikis, “normales” (no creo que haya nadie normal pero bueno, por catalogar a los que no se les nota tanto la tendencia correspondiente), emos, góticos, fachas, comunistas y todo tipo de mezclas entre ellos (ya sabéis: pi-hippies, friki-heavies y demás parafernalia), sino que, al menos para mí, la cuestión de la procedencia también influye considerablemente.

Sobre todo viviendo en un lugar tan extremadamente multicultural como Londres es cuando te das cuenta de esto: con quién vas enlazando, ya sea casualmente o más bien a través de una serie de causalidades; las características más potenciales de cada círculo, los atributos que asimilas en tu propia mente casi más subconsciente que conscientemente y que te hacen sentir mayor simpatía hacia unos desde los inicios comunicativos que hacia otros, etc.

Tengo la sensación de que lo iré comprobando con más claridad a lo largo de los próximos meses. Así es la vida, ¡una aventura detrás de otra! Solo hay que saber verlas.

¡Feliz domingo!

Anuncios
  1. Lore
    abril 22, 2012 en 11:55 am

    Yo aprenderé catalán cuando TODOS ellos (porque de todo hay) no se hagan los locos cuando les hablo en castellano a pesar de que me tienden y dan muestras de ello.

    Y es como el gallego… Un dialecto. Idioma es el español. Y gracias a que van ganando terreno nos hacen gastar dinero público en millonadas de traducciones en eventos políticos y otros, en territorio español, que no sobra precisamente, cuando podrían hablar en castellano. Como si fueran ingleses u alemanes… Que yo sepa los gallegos no hacen esto, por hablar de otra comunidad autónoma.

    Es muy posible que este comentarío mío sea polémico. Pero no pretendo estar de acuerdo con nadie. Esta es mi opinión, guste o no. ¡Maldita sinceridad! 😉

    ¡Si te apetece aprender catalán, pues ponte! Pero yo puesta a aprender algo distinto e invertir el esfuerzo que eso conlleva me pondría con el chino. Es el futuro 🙂

    • abril 22, 2012 en 12:17 pm

      Sé que se trata de tu opinión y sin duda tienes el mismo derecho a decirla que cualquier persona, sin problema ;).

      Mis ganas de aprender catalán se basan principalmente en un interés personal influido a través de la buena relacion que suelo tener con ellos y la serie de coincidencias y factores sociológicos que he intentado mostrar en este post. Desde luego a mí nunca me ha pasado que me ignoraran al hablarles en castellano y lamento que sea tu caso, es una auténtica pena porque cuando nos encontramos con alguien así nos pensamos que ya todos son iguales, pero te puedo asegurar que serán los menos entre toda la población catalana.

      Por otra parte, sé que el chino es el futuro pero no me interesa especialmente, al menos de momento :P, me queda todavía un largo recorrido entre el inglés y el francés.

      En cuanto a la cantidad de dinero público que se gasta en nuestro país, difiero bastante de tu punto de vista, ya que dicho gasto está tan distorsionado y manipulado políticamente que lo que se dedique a las traducciones me parece, en principio, lo menos preocupante. Aparte de que no veo justo despreciar así al catalán. Claro que pueden hablar en castellano, y también yo puedo poner acento de Madrid o de Valladolid, pero a mí me gusta hablar con mi acento andaluz, me siento identificada con él, con más razón ellos con el catalán.

      Finalmente, respecto a la concepción del catalán, me resisto a catalogarlo de “dialecto”. Fundamentalmente porque opino que cuando casi 8 millones de personas lo hablan no me parece como para no denominarlo “lengua” como tal, por mucho que se parezca al castellano. Sería como llamar “dialecto” al suizo-alemán. Pero bueno, tampoco me suelo meter en este tipo de discusiones porque se sigue tratando mucho de la percepción de cada cual y del significado concreto de “dialecto” y “lengua”, el cual no creo que mucha gente se ponga a averiguarlo antes de emitir juicios (hablo en general, no por ti).

      Espero que mi comentario tampoco te parezca un ataque, te agradezco igualmente el tuyo aunque no estemos de acuerdo.

      ¡Un saludo!

    • corvusdeux
      abril 22, 2012 en 12:38 pm

      No puedo estar en más en desacuerdo contigo. Desde el respeto conciudadano, te digo:

      -Vivo en Cataluña desde hace casi 8 meses.

      -Soy Andaluz, y amo y lucho por mi tierra, podriamos decir que soy “algo” nacionalista, pero no independentista.

      -Loheño, Granaino, Andalú, Español… Europeo! Terraqueo… 😉

      -Hablo, Loheño(del Mesón de Arroyo), Granaino del Oeste pegando a Málaga y Córdoba… (algo más Málagueño por mis 8 años viviendo alli) El Andalú(Dialecto del Español, algún día un idioma con sus reglas), el Español con acento Andalú y si me concentro Español neutro.

      -A parte, algo de Italiano, casi na de Francés… Bastante Ingles… Con ganas de aprender Alemán… y en proceso de aprender Català.

      -Ara te digo pixa… ¿Soy más o menos que alguien? Me importa uhn pito… soy FELIZ… con la gente que me quiere!! 😛

      -Buen rollo y energías amigo!! Un beso y un abrazo!! Y gracias Maria siempre, tu sinceridad hace la red más cercana, más humana! 😀

      • abril 22, 2012 en 1:16 pm

        Jajajaja, qué a gusto que te has quedado xD, eres único! En un principio pensaba que no estabas de acuerdo conmigo, luego he entendido que era con el primer comentario.

        Tú lo has dicho, lo importante es sentirse a gusto con la gente sea como sea, solo que al encontrarme con las situaciones que he descrito me ha apetecido comentar este tipo de conexiones más específicas que compartimos cada uno de nosotros con otras personas :).

        Pero vamos, la conclusión es esa: encontrar entre la masa a las personas con las que nos sentimos bien y somos nosotros mismos.

        Me alegro de verte por aquí :D, gracias por tu comentario y tus palabras, te mando un besazo desde Londres!!

    • rayo de luz
      abril 22, 2012 en 7:11 pm

      Querida Lore. Tu comentario no es que sea polémico, es que es sencillamente erroneo.
      Por partes:
      1) Te guste o no, el catalán es un idioma, y no lo digo yo, sino los expertos en ello (linguistas).
      2) El castellano es lo que se ha hablado tradicionalmente en el reino de Castilla, y no fue hasta Felipe V (a partir del 1700) cuando fue instaurado como idioma de la administraccion en todos sus reinos. ¡Como idioma de la administracción! -vuelvo a repetir- porque como has podido comprobar los catalanes han seguido hablando catalán a pesar de las trabas que han podido encontrarse desde el estado español.
      3) En galicia hablan gallego, muchos, todos. Es igual que en cataluña, o peor, cada vez cuesta mas encontrar que es españa en un mapa…
      4) Tu si quieres ponte a estudiar chino en pro de tu prometedora carrera profesional, dejanos a los ignorantes que aprendamos el idioma/dialecto que han empleado nuestros antepasados, y que nos ayudará a preservar nuestra cultura, aunque sea una lengua condenada a pena de muerte. Asi somos: tontos y orgullosos, el mundo es para vosotros.

      Un saludo.
      Sin acritud.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: