Inicio > Aventuras gráficas, London's calling > De Londres a Stansted, desde el avión y aterrizando

De Londres a Stansted, desde el avión y aterrizando


Os voy a contar un poco mi ida de Londres a Jerez de la Frontera (Cádiz, Andalucía, España). El motivo principal era mostraros las fotos que tomé desde el avión, solo que al ir eliminando por verlas todas iguales me he quedado con poca cosa, así que me centraré también un poco en el recorrido anterior, aportando cierta información que puede resultar útil. Naturalmente, si algún lector conoce otra vía que vea más idónea, considérese absolutamente invitado a plasmarlo en un comentario para que todos nos enteremos.

Para empezar y para quien no la conozca todavía, bienvenidos a la empresa Easybus, cuyos autobuses salen desde un número limitado de calles céntricas de Londres hasta los aeropuertos de Stansted, Luton y Gatwick. A Heathrow no le hace falta, que llega el metro, y al City el tren, aunque a Gatwick también pero bueno, cuantas más opciones a elegir, mejor para nosotros, ¿no?

Los autobuses que van a Luton, y que normalmente son de tamaño grande, salen desde Brent Cross, Finchley Road, Marble Arch, Victoria Buck. Palace Road y Gloucester Place (Baker St); mientras que los que van a Stansted, de tamaño medio o minibuses, solo salen de esta última localización. Para más información, consultad la página web, que tampoco me la he estudiado y a mí el aeropuerto que me interesa principalmente es el de Stansted, el único que me lleva a Jerez (y el que está más lejos).

De todas formas, si vais a Gatwick, lo que veo más apañado es coger el tren en London Bridge, aunque también depende desde dónde vayais de Londres, pero ¡cuidado! A medida que va avanzando, algunos vagones se desplazan hacia otros destinos. Estad atentos a la megafonía o igual no llegáis al aeropuerto y encima acabáis en Pernambuco.

Esta parada de autobús, la 19, se corresponde con los autobuses que van a Stansted, mientras que la que se ve un poco más adelante es la S, la de los autobuses para Luton. Cabe destacar la inmensidad de nubes, tan típicas por estos lares, que  hacían difícil atisbar el azul del cielo. A continuación, os enseño el edificio situado enfrente de la parada al otro lado de la carretera, que me cayó simpático para fotografiarlo.

Tras un recorrido de aproximadamente una hora y 10 ó 15 minutos, llegada al aeropuerto. No tiene pérdida acceder al mismo y buscar tranquilamente tu puerta de embarque (si llegas con tiempo, claro). No lo he comentado antes pero, para llegar a Baker Street, lo más apañado sería pillar el metro hasta allí.

¡Y ya estamos en el avión! Como no podía ser otra la compañía, con Ryanair y la cola metiéndose en toda mi vista. Es lo que tiene que los asientos delanteros se ocupen los primeros.

Petadillo que iba, ¿eh? No me esperaba yo que tanta gente fuera a Jerez así por las buenas. Era viernes pero aún así, me llamó la atención. Me sentí algo más orgullosa de mi apacible lugar de origen. Claro que teniendo en cuenta que la provincia de Cádiz no tiene más aeropuertos, a saber para dónde tiraría toda aquella gente una vez en Jerez, porque playa poquita.

Una última toma de un cielo ya más despejado antes de despegar. No os dejéis engañar, en el tiempo que llevo aquí ya son unos cuantos días en los que me ha llovido encima y me ha dado el sol a continuación a lo largo de escasos minutos. Varias veces seguidas incluso alternándose entre sí. Un cachondeo climatológico del copón.

Hala, vámonos que nos vamos. La verdad es que en otros vuelos recuerdo haberme sentido más impresionada por las vistas pero bueno, es lo que hubo durante el viaje que me dio por inmortalizar el paisaje.

Nubecillas típicas por todos lados con mil millones de ondulaciones. Me acordé de los anuncios de Philadelphia :D. La siguiente imagen parece de publicidad de la compañía. No era la intención pero me gusta cómo ha quedado.

Otro porrón de nubes por encima del paisaje…

Y el solazo que me esperaba en mi tierra querida, echándole un par de huevos a tanta nube.

Para terminar, el infinito cielo azul que me dio la bienvenida al aterrizar (comparadlo con la primera imagen del post y llorad, británicos) y que me acompañaría durante todo mi fin de semana largo, con sus alrededor de 30 grados a la sombra incluidos. Hasta cuando me encontraba a punto de desfallecer en una pollería el domingo al mediodía, me concentré en disfrutar de aquel infierno por el que no volvería a pasar este verano, a menos que en septiembre haga el mismo calor pero creo que se irá suavizando para entonces.

Un saludo :).

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: