Inicio > Neuras mentales > Vuelta a Madrid… temporalmente

Vuelta a Madrid… temporalmente


Hace cosa de dos meses os expuse un análisis de lo poco que escribo últimamente (periodo que empieza a convertirse en años) y os dejé con la incógnita hacia mi huida de la capital británica. Aquellas confesiones de un alma vagante por Londres no fueron más que la explicación que debía a mis lectores y el principio de una nueva etapa: mi vuelta a Madrid. Pero no por mucho tiempo.

Siempre me he opuesto a la posibilidad de hacer un máster. ¿Por qué? Porque me parecen unos sacapasta de mucho cuidado, y efectivamente así lo ha sido el que he elegido, pero tras considerarlo y reconsiderarlo, lo vi como la mejor vía para seguir avanzando en estos tiempos difíciles. Como algunos sabéis, provengo del mundo audiovisual y periodístico, aunque la situación apenas me haya dejado trabajar de ello. Pues he aquí el desengaño de una joven más: ¿qué me espera en dicho ámbito? Manipulación, ideologías impuestas, sensacionalismo, amarillismo, politiqueo, regodeo. As-qui-to.

Entonces, mi frustración hacia el futuro y yo dimos con la solución, allá por el mes de junio, en Internet (cómo no). Se me presentó la opción de hacer un máster de márketing, ventas y digital business con un enfoque profesional que jamás me habría imaginado, que consistía en hacer la primera parte del máster en Madrid y la segunda parte en nada más y nada menos que California, donde tras el periodo de formación contaría con un permiso de mástertrabajo de un año.

Se me iluminaron los ojos, el alma, todo mi ser. Superé el proceso de selección (tampoco sé cuántos candidatos habría pero supongo que hay cosas sobre las que mejor no indagar, me bastó con hallar buenas referencias y opiniones en cuanto a esta formación) y aquí estoy ahora. Llevo un mes de clase y hoy por hoy puedo decir que he aprendido cositas. Fundamentalmente unas bases económicas y empresariales, todo tiene su introducción, pero confío en entrar pronto en materia más candente, y reconozco que tampoco me viene mal adoptar una perspectiva general. Una lástima que los temas de negocio digital lleguen más tardíos pero bueno, al final los tendré encima en cuanto me dé cuenta, como siempre.

¿Qué es lo mejor? Por ahora, el no tener que pensar en qué hacer con mi vida durante los próximos tres años, vivir con mi hermano mayor, volver a contar con la mejor amistad de mis últimos años a mi lado y, finalmente, los compañeros que estoy conociendo en el máster, unas personitas que parecen prometer bastante. Luego, cabe destacar mi rapidísima readaptación a la capital.

Madrid. Donde estudié la carrera, por las dudas. Una ciudad entrañable con muchísimo que ofrecer. Fría para algunos. A mí me va bien. Extremadamente bien. Quizá en parte porque me quedo por un tiempo limitado, no diré lo contrario. Me fui de aquí saturada para iniciar una vida en Londres. Me volví saturada de Londres para comenzar otra aventura aquí. Varias veces me he preguntado si algún día no me saturaré de alguna ciudad.

Es curioso ir viendo la existencia a base de fechas de caducidad. La mentalidad de empezar a trabajar en una empresa y permanecer en ella para el resto de nuestras vidas ha muerto. Por ello, cada paso tiene su límite, cada decisión es caduca. Y nos toca luchar más que nunca para hacernos camino.

ventasVolviendo al tema del máster, que para no variar me estoy yendo por las ramas: creo que me va a servir de gran provecho. Al igual que hacia este tipo de estudios, siempre me he mantenido bastante reticente hacia el mundo de las ventas. Me parecía frío, calculador y superficial. Quizá por mi tendencia literaria, quizá por mi experiencia con algunos comerciales de empresas en las que he estado, que sólo pensaban en vender, vender y vender a toda costa, en sacar el máximo beneficio aún incluyendo tal gasto, tal servicio o tal presupuesto en las facturas que no se iba a proporcionar en realidad, facturas que yo hacía y mandaba. Y una puede plantar cara a tal sujeto en un momento dado pero no puede evitar pensar en todas aquellas manos mecánicas que sí estarán procesando todos esos engaños.

Injusticias aparte, tengo muchas ganas de aprender en profundidad en torno a todo esto, sacarle el máximo jugo posible, utilizarlo para sacar lo mejor de mí misma y proporcionar un servicio útil a la sociedad (probablemente suene tela de idílico pero en principio es lo que me gustaría), porque ciertamente estos campos abarcan mucha más ciencia y psicología de lo que puede parecer.

Una vez más, ahí queda eso. Siempre es agradable comprobar que, cuando aparentemente María dixit ha sido abandonado, un alud de parrafadas resurge de las cenizas para recordar que por aquí seguimos.

Hasta la próxima.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: