Inicio > Neuras mentales > Recuerdos geográficos

Recuerdos geográficos


Recuerdos de los que se impregnan en los espacios como etiquetas flotantes. Recuerdos que caracterizan cada experiencia y le dan un sentido único para cada cual. Recuerdos de aquella ciudad, aquella reunión, aquella oficina, aquella escapada, aquella casa, aquella playa, aquel local, aquel día, aquella noche. Visiones que se entremezclan, objetividad + subjetividad unidos para siempre y que te hacen identificar cada lugar con unas sensaciones determinadas. A veces amargas, a veces preciosas. O llanas, vacías, innecesarias. O pletóricas y significativas para el resto de tu vida.

recuerdos fotosPor eso, hay gente a la que le encanta París y gente que la detesta a raíz de factores que van más allá del aspecto cultural. Por eso, hay gente que no quiere volver a pisar aquel bar o discoteca, gente que cambia de ciudad y/o de país, gente que tiene que dejar su casa aunque haya vivido en ella durante años, porque ya no tiene sentido. Por eso, y mucho más, hay fotos que nos encanta repasar cada cierto tiempo, y fotos que no volvemos a abrir jamás; y perfiles de Facebook que conservamos a lo largo del tiempo, y perfiles que acabamos eliminando; y tipos de alcohol que nos hacen sonreír, y tipos de alcohol que nos provocan arcadas nada más olerlos.

Lo mejor es darse cuenta de esto, un gran poder y una gran responsabilidad puestos en nuestras manos, para, a partir de entonces, procurar crear recuerdos sanos. Recuerdos que te hagan ver cada experiencia como algo que tuvo su lugar justificado en tu vida, no un mal momento, un fracaso, una mosca cojonera que, por mucho que espantemos, sigue ahí dando por saco. No necesariamente en tu cabeza zumbando de forma permanente, pero sí cada vez que esas imágenes vuelvan de improviso, o cada vez que se mencione ese espacio.

Lo idóneo, pues, sería proceder a cuidar cada momento y cada oportunidad para disfrutar y/o aprender. O, al menos, no arrepentirse de las decisiones o actitudes que tomamos, no manchar esa geografía de recuerdos incómodos. Tenemos una salvaje tendencia a sacrilegiar nuestro tiempo, a tratarlo con una frivolidad terrible. A estar deseando que pase, que pase rápido para “superar este sufrimiento”. Periodos de duelo constantes que arrastran años y años de vida en espera… ¿De qué? A menudo ni sabemos decirlo. A volver a ser nosotros mismos. ¿Y si a ese “tú mismo” simplemente le ha tocado renovarse, cambiar de rumbo, madurar, evolucionar?

futuro recuerdosAprender es la clave. Aprender las lecciones para no repetir errores. Sin duda, repetiremos varios de ellos, pero cuanto menos lo hagamos, mejor. Por tanto, te invito a que te mires a ti mismo, a tu espacio, tu hogar, tus compañías; tu cometido estudiantil, laboral y/o en busca de alguno de los dos; tus proyectos, tus viajes, tus sitios favoritos para comer y los que te quedan por conocer, tu cafetería predilecta, tu banco del parque de la esquina… Y te pido que los cuides. No en el sentido de tratarlos bien, porque en ocasiones sencillamente muchos de ellos no merecen más que mandarlos a tomar viento (sea porque realmente son nocivos o porque no congenias con ellos), sino en el sentido de fluir con cabeza, con sentido, con lógica, para que tus recuerdos, que son al fin y al cabo lo único que nos pertenece, sean lo más positivos posible. Sobre todo cuando has de convivir con ellos durante un largo tiempo. Positivo no es igual a felicidad suprema, cuidado, sino la parte de las vivencias que te permite avanzar como ser humano.

Cuando somos jóvenes, queremos comernos el mundo, visitar miles de sitios, conocer y hacer montones de amigos, ir tachando de la lista cada proeza conseguida. Luego te haces más mayor y te das cuenta de que te sobra tanta grandeza psicológica. No la necesitas para ser feliz, no es fiable ni te convierte en una persona más inteligente, honesta o interesante. Porque, al final del día, lo que cuenta para ti son: tu hogar, el espacio en el que deberías sentirte más a gusto que en ningún otro sitio (si no es así, replantéatelo); tus labores, entendidas como la actividad estudiantil o profesional que ocupa tu tiempo y que te hace sentir como una persona de provecho (si no es así, replantéatelo también); tus aficiones, que ocuparán tu tiempo libre y te permitirán auto-cultivarte de manera personal; y, finalmente, esas escasas personitas que verdaderamente te importan y se preocupan por ti día tras día. Aquellas de las que te acuerdas antes de dormirte y al despertar, y en cualquier momento del día sin venir a cuento.

Lo demás, pajas mentales para adolescentes.

Y ahora, hacedme el favor de convertir este puente en algo que valga la pena.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: