Archivo

Archive for 30 enero 2014

Ambiciones y reflexiones… de Belén Esteban

De esto que va una tan tranquila por la calle y advierte la presencia cercana del escaparate de una librería (imagen siempre grata de ver) cuando ¡ZAS! En todo el medio de la armónica composición de los tomos colocados en posiciones variadas, la mirada se topa con lo siguiente de cara bien al frente:

Ambiciones y reflexiones Belén Esteban

Escalofríos es poco. Me parece verdaderamente fantástica la opción de que cualquier ser humano pueda hoy en día lanzar sus pensamientos e historias a los cuatro vientos, sobre todo gracias a las nuevas tecnologías y soportes en red que tantas ventajas brindan a los que no tienen tantos medios para hacerse oír (y a los que sí también, porque si no se apuntan al carro, mal les va a ir) pero… ¿En serio? ¿Un libro escrito por esta mujer? No puedo imaginar mayor contradicción que las palabras “libro” y “Belén Esteban” en la misma frase.

De ser cierto que las palabras vienen de su propia pluma (cosa que dudo), debe de haber llevado más tiempo la corrección ortográfica, gramatical y semántica posterior por parte ajena que su redacción inicial. ¿No bastaba con escucharla por televisión a través de los programas a los que los propios interesados acudían voluntariamente mientras que los demás permanecíamos felices en nuestros limbos de ignorancia hacia su persona? Desde luego, hay que reconocer que es de materia incombustible. Evítala en la pantalla y te la toparás de bruces por la calle.

Analizando con perspectiva, en cierto modo esto no es grave. Como he comentado, cualquiera puede lanzar el contenido que desee al universo, sobre todo aprovechando el hallarnos en una sociedad defensora del libre pensamiento (jé) y de la libertad de expresión (JÁ). El problema, el auténtico problema aquí implícito, se basa sencillamente en que, a pesar del pavor que tal obra provocará a una cantidad importante de gente, mucha otra la adquirirá. Probablemente más personas de las que me imagino. Y de las cuales un elevado porcentaje no se atreverá a admitir que lo ha hecho, pero procederá a la compra (o pirateo) clandestinamente.

Mira que me importa poco lo que hagan los demás mientras que no me afecte a mí o a quien no lo merezca negativamente, pero el impacto me lo he comido con papas.

Cómo no va a haber una fuga de cerebros en España bajo estas condiciones.

El sentido de la vida

He encontrado el sentido de la vida. Y, como la mayoría de las respuestas y grandes descubrimientos existenciales, no se encontraba tras un fatigoso entramado de adivinanzas imposibles ni caminos tortuosos ni búsquedas desesperadas, sino que se guarecía entre las cosas más pequeñas y simples de este mundo, camuflada por su propia naturalidad y cotidianeidad.

Así, me he dado cuenta de que encuentro constantemente el sentido de la vida, canalizado en diferentes e infinitas formas de manifestarse aunque fundamentadas en un punto en común: el mantenerme tan maravillosamente en vilo que no quiera que se acaben, o al menos de manera que dejan a su paso una profunda huella, alejándome de las cosas mundanas y trasladándome a otra dimensión emocional. En especial, me percaté de estar experimentando el sentido de la vida cuando me hallaba leyendo una novela en el metro de Madrid la semana pasada. ¿Por qué? Porque estaba total y absolutamente inmersa en el relato, tanto que deseaba que el vagón prosiguiera corriendo durante horas y horas para no tener que interrumpir mi aventura literaria.

De la misma manera, me volví a cruzar con el sentido de la vida mientras descubría una webserie que me trasladó a otros mundos no tan remotos como pudiera parecer a pesar de su carácter ficticio. Al contrario de la impresión positiva que tal vez esté dando, la trama no era en absoluto feliz, pausada o romántica, sino que era acelerada, sobrecogedora, inquietante… Y, aún así, me hacía navegar por universos nuevos en los que me apetecía permanecer y continuar divagando entre mares de posibilidades, por más nefastas que fueran.

No faltó aquel otro momento de iluminación hacia el sentido de la vida en el cual, para no variar demasiado, iba en el metro (fantástico espacio repleto de sensaciones si se mantienen ojos y oídos mínimamente atentos), esta vez con vistas a paisajes más áridos que otra cosa, y me dio por apartar la vista del libro que portaba para despejar un poco la mirada y relajar el cuello, topándome de improviso con un intenso cielo azul, tintado levemente de blanco por escasas nubes. El mejor de los paisajes, permanente y gratis. El techo eterno que no hay día que no me abstraiga a pesar de ser el mismo de siempre. No quería llegar a mi destino y tener que parar de contemplarlo.

Y así se suceden mil y un componentes del sentido de la vida de manera constante: (determinad@s) libros, películas, series, paisajes, veladas con amigos, besos confidentes, conversaciones telefónicas familiares, risas encadenadas, saludos risueños de desconocidos, bebés de revista, platos de espaguetis, nórdicos de colorines, publicaciones en blogs, agendas organizadas, tartas de chocolate, limpiezas caseras, sesiones de gimnasio, tragos de agua, paseos urbanos, barritas de cereales, discos de música, mensajes inesperados, tazas de té, bailes nocturnos, ropa nueva (o vieja), copas de vino, noches de sexo y/o de amor, exposiciones fotográficas, obras de teatro, ataques de ansiedad, drogas, abrazos, infidelidades, viajes, duchas, cremas hidratantes, enfermedades, errores, momentos de pánico, pérdidas… Incluso en periodos de espera puede surgir el sentido de la vida con toda su fuerza, o en ratos de profunda ensoñación, en minutos que se vuelven horas al dejar volar la imaginación.

Sólo hay que saber reconocerlos y permitirles invadirte para sacar lo mejor de ellos. Ni más ni menos.

el sentido de la vida

El tantra blanco

tantra equilibrio emocionalEl domingo pasado tuve el placer de asistir a una charla sobre el tantra, y en concreto sobre el tantra blanco. Previamente, una servidora ni siquiera era consciente de que existieran varias modalidades, estaba bastante pez en el tema, pero aquella mujer en edad madura y de sonrisa permanente se hizo cargo de posicionarnos de principio a fin (teóricamente) en cuanto al tema, aunque por supuesto os invito a documentaros mucho más, ya que aquí sólo postraré lo más básico.

Antes de nada, aclaro que la velada se transformó en prácticamente una revelación existencial para mí. Sé que no todo el mundo alberga la misma capacidad de credibilidad (que no es ni malo ni bueno) en este tipo de cosas pero precisamente lo que me maravilló del tantra es que no se trata de una religión, que por definición suelen incluir sus reglas e imposiciones propias (y desventajas hacia la mujer, dicho sea de paso), sino que consiste en una forma de vida tan respetuosa y espiritual como lógica y empírica en todos sus aspectos y a la cual cada persona es plenamente libre de acogerse. Así pues, resulta que, dentro de mi gran escepticismo hacia las cosas que no veo, esta filosofía me pareció extremadamente acertada en sus argumentos.

Iremos por partes. La ambientación, sin duda, era perfecta, puesto que el encuentro tuvo lugar en el Bar Café la luna de Madrid (Calle Monteleón, 17, Metro San Bernardo), un rincón de lo más acogedor y con un amplio surtido de tés entre los que perderse más de una tarde. Luego, no le faltaban cualidades a la conferenciante para atrapar a todos los oyentes a través de una voz estudiadamente proyectada, unas pausas metódicas entre frase y frase y una lentitud genérica que permitía asimilar cada concepto sin a la vez perder la atención ni un segundo.

Yendo al meollo: esta mujer, de nombre María Ángeles, nos comentó para empezar lo dicho en el primer párrafo, que no hay un único tantra. Están, por ejemplo, el budista, el blanco, el rojo… Ella se centró en el blanco, que pertenece al espíritu y precede al rojo, el de la sexualidad. En la siguiente imagen podéis ver los siete chakras que componen el tantra blanco y cuya explicación se os ofrece posteriormente. No sentiréis tan intensamente la aplastante conexión entre ellos y la vida como la experimentamos los asistentes a aquel embrujo social pero al menos os haréis una idea y creo que le veréis sentido también.

Chakras tantra

Comenzamos por la base, por el punto rojo: el chakra de la madre tierra, situado entre el ano y los órganos sexuales. ¿Por qué? Os lo muestro con un ejemplo muy sencillo e ilustrativo: cuando nos escapamos de la civilización para disfrutar de la playa o el campo, nos sentimos mucho más relajados, ¿verdad? No es difícil que se nos vengan estos espacios a la mente en momentos de estrés o de ansiedad como los recursos ideales para despejarse y reponer energías. De esta manera, nuestros momentos de paz y de desconexión se dan en dos escenarios maravillosos en los que a menudo nos sentamos… con las piernas cruzadas, entrando en contacto así con la mencionada madre tierra. He aquí el vínculo entre este chakra y su razón de ser.

Proseguimos con el punto naranja: el chakra de la creatividad y de la sexualidad. El núcleo creador de vida, de ilusiones, de esperanza, de proyectos. ¿No nos entra en ocasiones cierto hormigueo en el vientre cuando nos hallamos al acecho de nuevas aventuras, viajes, planes? ¿Y qué me decís de esas “mariposas en el estómago” en vísperas de encontrarse con el objeto de amor o de deseo? Ahí lo tenéis.

Punto amarillo: el chakra de la confianza en ti mismo, situado en la boca del estómago, ese componente físico que se encoge con todas sus fuerzas en momentos de inseguridad, de confusión, de perdición, de no saber muy bien quién eres o por qué estás actuando de tal manera. Ese pellizco que, cuando no se dan dichas sensaciones, se volatiliza al estar convencido de que vas por buen camino, de que estás tomando las decisiones adecuadas y te sientes satisfecho con tu personalidad, con tu vida, contigo mismo.

tantra amorPunto verde: el chakra del amor y de la compasión. Cómo no, situado a la altura del pecho, cerca del corazón, del que desprender el amor hacia los demás, porque esta es la base del tantra: el amor. El tantra es amor y la consideración de toda experiencia como la proyección del amor que viene y va, que das y que automáticamente recibes. Hacia los que te tratan bien y hacia los que te tratan mal, porque de ellos adquirirás otras tantas enseñanzas. Cuando hacemos daño a alguien, nos lo hacemos a nosotros mismos también, porque la conciencia nos devuelve el malestar que estamos provocando, no nos sentimos bien con respecto a nuestra propia maldad.

Punto azul: el chakra de la voz, de la proyección. Cuanto más repita una persona: “esto me va a salir mal”, “no lo voy a conseguir” y demás, tened por seguro que así será. Atraemos lo que evocamos hacia el exterior. Si nos dedicamos a proclamar desdichas, efectivamente sucederán, porque nos predisponemos automáticamente a que así ocurra. No obstante, si decimos que vamos a lograr lo que nos propongamos, que podemos abarcar esta situación, que por qué no íbamos a ser capaces de hacer aquello; claramente nuestros esfuerzos se encaminarán en línea recta a la consecución de nuestros objetivos, generando unas elevadas probabilidades de éxito.

Punto morado: el chakra de la mente y de la interpretación. El tercer ojo que nos ayuda a ver más allá de lo que nuestras pupilas nos permiten, que desarrolla nuestra intuición y da sentido e identidad propia a lo que perciben los sentidos, a menudo de manera inconsciente. ¿Qué ocurre cuando nos duele la cabeza? Que nuestra capacidad de comprensión e imaginativa se ve tremendamente mermada, anulando la habilidad que tenemos de absorber y visualizar la realidad en todo su esplendor gracias a este sexto sentido.

Finalmente, el punto lila se corresponde con el chakra del dios padre o de la divinidad, pero no en relación a una entidad determinada ni un ser superior como se pueda pensar, sino a nuestra capacidad espiritual y de conexión con el universo. Nuestra, llamémoslo, empatía hacia el resto de átomos que nos rodean, la conciencia sobre todo ello y sobre nosotros mismos en constante intercambio energético. Cuanto más capaz es una persona de abarcar la sabiduría, el amor, la belleza de alrededor, más completa y dichosa se sentirá. En cambio, aquellos que permanezcan encerrados en sí mismos se privarán de toda esta riqueza y focalizarán tanto sus tragedias como sus alegrías exclusivamente en sus actos mundanos y su limitada interpretación de los mismos.

tantra

Por tanto, el objetivo es desbloquear los siete chakras para que actúen en consonancia y a tu favor; trabajarlos para que cada uno se encuentre en armonía y conecten todos entre sí, dando lugar al equilibrio emocional, a la paz interior, a la felicidad y al amor. El método para lograrlo, al que naturalmente hay que dedicarle tiempo y esfuerzo, es la meditación. No exige una hora al día, basta con unos diez minutos durante los cuales cuerpo y mente han de relajarse por completo. Se recomienda concentrarse en la respiración, o en una música pausada si os resulta más fácil (se puede buscar en Youtube), para proceder a abstraerse profundamente en cada uno de estos puntos y percibir si hay alguno o varios que provoquen cierto dolor, cierto malestar que habrá de analizar y solucionar.

Hasta aquí han llegado mis escasos conocimientos sobre el tantra blanco. Para saber más, habréis de recurrir a otras fuentes. Si os interesa contactar con la persona de la charla, su correo es tantraconangeles@gmail.com. Ofrece talleres y sesiones variadas pero los precios os podrían resultar elevados (como a mí), por lo que podéis tomarla como referencia para preguntarle libros que os recomiende, ya que habrá tropecientos sobre la materia. Por otra parte, si no recuerdo mal, es posible que de charlas gratuitas como esta periódicamente, lo cual sería un buen paso para comenzar.

Y si no, siempre queda el espíritu autodidacta :).

Mejor forma de fidelizar clientes: con una sonrisa

estrategia sonrisaResulta que, a pesar de no ser una consumidora frecuente de café, esta semana me vi obligada a tomarlo tras una noche espantosamente fiebrosa. Puesto que ni siquiera cuento con este producto en casa, decidí pedir uno en el bar de la esquina para llevar de camino a las prácticas. ¿Qué pasó? Pues que el destino, o simplemente el hecho de que aún fuera demasiado temprano, quiso que me lo encontrara con la puerta aún cerrada, por lo que proseguí hacia el metro recordando que a pocos pasos había otro y confiando en que sí estuviera abierto, ya que, al contrario que mucha gente, una servidora sí necesita desayunar nada más levantarse o al ratito para sobrevivir sin bajadas de azúcar.

Desgraciadamente, no me quedé con el nombre de la cafetería y no me fío del Google Maps al estar anticuado, sólo puedo decir que está en la calle Conde de Peñalver entre las calles Padilla y Juan Bravo (por en medio, no en la esquina, que este era el que estaba cerrado y además es más caro), pero sí que se me quedó clavada en el corazón la sonrisa permanente en el rostro del agradabilísimo camarero que me atendió.

¿Cómo no agradecer de buena mañana, tras haber dormido tres horas y deseando tomar algo caliente, que una persona se muestre tan aparente y creíblemente encantada de servirte lo que le pides? Y además al razonable precio (para estar en Madrid y por estos barrios) de 2,70€ por un capuchino y un bocata de jamón de York y queso. Básicamente, me hizo mi día, y me dio ganas de desayunar allí todos los días. Ignoro si el hombre sonríe porque es así y lo siente o porque sabe que es la mejor estrategia, pero de cualquier manera lo hace, y lo hace bien.

Parecerá obvio, pero en este mundo y, en especial en este tipo de negocios, el recurso de la sonrisa no está en absoluto explotado, sino que más bien sufre de una cruel escasez. ¿Cómo se explica, si no, el hecho de que se nos suelan grabar en la mente todos aquellos que destacan entre la masa por la alegría, la amabilidad y, en general, las vibraciones positivas que desprenden?

Así que ya sabéis qué hacer para fidelizar a los clientes existentes y captar nuevos. Nada como la sonrisa: buena, bonita y gratis.

Las pantallas como destrucción de la comunicación interpersonal

Acabo de leer el siguiente artículo sobre el whatsapp y no puedo estar más de acuerdo: http://minoviomecontrola.blogspot.com.es/2012/11/que-dano-nos-ha-hecho-whatsapp.html?m=1

enfado whatsappEn resumidas cuentas (aunque os recomiendo echarle un vistazo), la autora expone la esclavitud emocional que nos impone esta aplicación a causa de informar minuto tras minuto de nuestra última conexión a todo prójimo que tenga nuestro número apuntado, dando lugar a una droga virtual generadora de disputas sentimentales (e incluso amistosas) y potenciadora de la impaciencia.

Y la califico como droga porque, a estas alturas, probablemente el porcentaje de gente que preferiría mantenerla sería mayor que el que no a raíz de esa dependencia que ha generado en nosotros, esas ansias de saber y controlar a pesar de que no nos agrade que nos hagan lo mismo.

¿Será posible que una tecnología tan provechosa provoque tanto mamoneo? Porque ya no se trata sólo de vigilar sino de los pollos que se montan cuando dos personas no se están entendiendo. Si ya en directo la comprensión resulta difícil a veces, las pantallas tienen la pasmosa habilidad de transformar pequeños problemillas en auténticas batallas campales, y ya no sólo se trata del whatsapp sino también del Facebook, Twitter y demás, de toda comunicación establecida por medio de pantallas.

¿Por qué ocurrirá esto? ¿Nos predispondrá nuestra naturaleza a malinterpretar a los demás al tomar las palabras ajenas normalmente de manera más negativa que positiva? Qué ironía calificar de “social media” a todo el tinglado este, ¿no? ¿Hasta qué punto las nuevas tecnologías suponen ventajas para el individuo cuando el nivel de autocontrol, de investigación y de crítica de este es generalmente pobre? La comunicación interpersonal sufre más que nunca, porque no solo consiste en plantar a dos personas cara a cara, eso no es comunicación. La verdadera comunicación interpersonal supone escuchar, entender, compartir, empatizar, enternecerse. Sentir, experimentar, amar. Vivir. Vivir la melodía de las palabras, disfrutar del flujo verbal en compañía, dejar volar retahílas de pensamientos para ser abrazados, no caídos en saco roto. Si ya este nivel de compenetración es complicado, cuánto más arduo rodeados de componentes favorecedores de la distracción.

gente con móviles

Incluso la posibilidad de poder consultar una imagen graciosa, una canción olvidada o cualquier cosa por el estilo durante una conversación es nociva, o al menos no recomendable de hacer por norma, puesto que interrumpe la magia, el momento entre esas personas, e induce al enganche, a enlazar imagen con imagen, canción con canción, vídeo con vídeo, masacrando la sana y agradable virtud de la improvisación y rompiendo lo que podía haber sido una bonita obra de teatro única, original y espontánea, una puesta en escena real, natural y humana. (Inter)personal.

Por tanto… ¿A qué nivel se está rebajando la comunicación interpersonal si cada vez nos comunicamos más a través de pantallas y estas, en vez de mejorar la comunicación, la tergiversan constantemente? O peor, son tergiversadas a través de nuestra propia interpretación. ¿Y si uno de los posibles amores de tu vida (o igualmente una persona fantástica) se encuentra delante de tus narices y no lo ves por estar chateando (en ocasiones con indeseables) vía móvil? ¿Cómo podemos dejar de mirar el brillo y la expresividad en los ojos de los demás cuando nos hablan? ¿Qué futuro emocional le espera a la humanidad en un mundo de pupilas cabizbajas? ¿Qué será del romanticismo, la complicidad, el respeto? ¿Quién contemplará las estrellas, la luna, las puestas de sol o simplemente el cielo azul tantas veces como se merecen?

Canciones pegadizas y martes que no son martes

Hoy me apetecía comentar la alegría que me provoca la siguiente canción del grupo Efecto Pasillo: No importa que llueva. Pegadiza como ella sola, de videoclip ameno y tierno, voz agradable y ritmo simpático.

La conocí a través de la serie Vive Cantando, cuya primera temporada finalizó hace poco. No suelo engancharme a series, la verdad. De hecho, veo mucho menos contenido audiovisual del que me gustaría, pero por alguna razón le vi encanto a esta trama y, una vez quedaron en mi mente grabados el día y la hora que le correspondían, ahí estaba yo cada martes llegando a casa por la noche para sentarme en el sofá y disfrutar de las movidas entre los personajes, sus particularidades, tan humanas al fin y al cabo; sus giros radicales, sus lágrimas, sus risas, sus canciones y sus coreografías.

El formato actual de la televisión, débilmente sustentado aún por las reuniones familiares y unos cuantos románticos/reticentes hacia las nuevas tecnologías, está claramente destinado a morir. Por eso no existe medio ni programa que se precie sin página web propia y perfiles en las redes sociales. ¿Qué me parece esto? Ni bueno ni malo, pura evolución. O te adaptas o te quedas fuera.

Sin embargo, me gusta contar aún con la posibilidad de llegar a casa un día a la semana portando esa ilusión, ese interés por encima de lo normal hacia una historia tan ficticia y tan real como cualquier otra pero que convierte mis martes (o mis lunes, mis miércoles, mis jueves…) en una jornada distinta gracias a ese producto emanador de “felicidad” que dota a ese día de identidad propia. Básicamente, es la diferencia entre decir “hoy es martes” y “hoy toca Vive Cantando“. Nada que ver. Y ahí está, a su vez, la base de su éxito.

Además, en este caso, opino que el mensaje que emite, aunque se hinchen de llorar en la mayoría de los capítulos, es especialmente bonito si te paras a pensarlo.

Vive cantando

Cajas o “widgets” idóneos para tu blog en WordPress

Personalmente, opino que hay una serie de cajas o “widgets” que no pueden faltar en tu blog de WordPress. Estos son las características que harán de tu plataforma un espacio más profesional y personalizado, favoreciendo un conocimiento mayor del usuario del espacio en el que se halla y permitiéndole a su vez seguirte por el medio que prefiera (email, RSS, redes sociales). Así pues y como recomendación orientativa, expongo uno por uno y de arriba a abajo los widgets que he aplicado a mi propio blog, los cuales podéis ver en bloque en la columna de la derecha.

1. Un buscador

buscador widget wordpress

Sin duda, el widget que veo más importante es el buscador, que permitirá al usuario introducir cualquier palabra sobre la que le interese informarse o leer cosas relacionadas. Fundamental.

2. Suscripción por email

suscripción email wordpress

Esta opción debería encontrarse lo más visible posible. Está muy bien que nos sigan en las redes sociales pero, ¿verdad que todos tenéis/seguís a bastantes perfiles en vuestras redes? Probablemente demasiados como para percibir una publicación nueva de un blog determinado en el momento en el que es lanzada, así que voto por promover la suscripción por email, directa y de alguna manera selecta, ya que demuestra un especial interés por parte de los lectores que se presten a solicitarla.

También es aconsejable ofrecer la suscripción a través de RSS, la cual, si no recuerdo mal, ya venía automáticamente acoplada al inicio de la columna.

RSS wordpress

3. Estadísticas o número de visitas

visitas widget

Nunca está de más dar a conocer la cantidad de visitas que se ha recibido. Sobre todo si la cifra es llamativa, suscitará la curiosidad en los nuevos lectores, puesto que en principio un sitio clikado por muchos usuarios (o muchas veces) debe de valer la pena, ¿no? Naturalmente esto es cuestionable, puesto que “popular” no es igual a “bueno” o “valioso”, pero no entraremos en esta cuestión ahora.

4. Calendario de publicaciones

calendario widget wordpress

Este widget anima un poco visualmente la columna a raíz de la sustitución de texto por tablas y números, y permite al usuario conocer tanto los días en los que se han publicado posts como hacerse una idea de la frecuencia con la que se publican.

5. Facebook Like Box

Facebook widget wordpress

Un porcentaje determinado de nuestros lectores estará registrado en dicha red social, así que qué menos que ofrecerles la opción de seguirnos a través de ella.

6. Twitter

Twitter widget wordpress

Si el usuario emplea esta red con frecuencia, resultará incluso más efectiva que el Facebook para que nos sigan, no sólo por el cómodo formato de la red social (en un sólo pantallazo se ven muchas más publicaciones que en el inicio del Facebook) sino por su filosofía, más centrada en compartir información e intereses que en las relaciones sociales.

7. Nube de etiquetas

nube de etiquetas wordpress

Tiene un sentido parecido al del calendario: le da dinamismo visual a la sección de los widgets, en esta ocasión a través de la exposición aparentemente caótica de las palabras más utilizadas como etiquetas en tus posts.

8. Posts más vistos hoy

posts más vistos wordpress

A través de este widget, se resaltan las publicaciones más visitadas de cada día, facilitando un tráfico aún mayor hacia ellas.

9. Categorías

categorías wordpress

Secciones temáticas en las que divides tus posts. Ayudan a ordenarlos si tu blog no es de una temática muy específica, permitiendo al usuario poder leer más sobre las que le interesen.

10. Archivo

archivo wordpress

Este widget muestra la antigüedad del blog y los posts publicados mensualmente, de manera que el lector se pueda hacer una idea de tu trayectoria como bloguer@ y, por ejemplo, si le entrara la curiosidad por saber qué escribiste hace dos años durante la época de verano, no tendrá más que dirigirse a los meses del año correspondiente.

11. Blogroll o blogs recomendados

blogroll wordpress

Espacio para recomendar otros blogs. Como buen aficionad@ a la blogosfera, seguro que hay varias plataformas que te gustaría compartir con los demás, y quizá incluso puedas llegar a un acuerdo con algunos de sus autores para que promocionen de igual manera tu blog en sus blogrolls.

12. Otros: autoría, contacto, permisos, imágenes…

widgets wordpress

Conseguir arrancar comentarios de los usuarios no es tarea fácil pero existe la posibilidad de que haya usuarios a los que les gustaría contactar contigo directamente en relación a cualquier tema publicado, por lo que poner tu email a su disposición sería un buen recurso para resultarles accesible y cercano. Luego, entre otras muchas características, puedes proteger los derechos de tus publicaciones, recurriendo por ejemplo a las licencias de Creative Commons; enlazar tu espacio fotográfico con el blog, etc.

Os recuerdo que esta es mi particular ordenación de widgets, perfectamente susceptible de modificarse según la importancia que le déis a cada uno. Podéis jugar con ellos y combinarlos libremente hasta que queden a vuestro gusto. Ya que WordPress permite tantos cambios como uno quiera, exprimamos todas sus posibilidades al máximo, ¿no?

A %d blogueros les gusta esto: