Inicio > California, Culturitis > Las festividades en Estados Unidos

Las festividades en Estados Unidos


Iba a poner “las fiestas americanas” pero algo me decía que un título así podría llevar a prometedoras expectativas a lo American Pie, es decir, con desfases etílicos en chalets enormes repletos de gente guapa y chicas en pelotas. Lamentablemente para muchos, no es el caso: vamos a hablar de cómo celebran los estadounidenses algunas de las fechas anuales clave. Nótese que no se tratará de una perspectiva objetiva (para eso está Google), sino de mi propia experiencia personal.

Cabe destacar que he tenido la suerte de relacionarme bastante con una familia americana, la cual me ha permitido acercarme más a sus costumbres. Albergo ciertas dudas hacia que sus hábitos sean la norma en este país porque creo que la hija de dicha familia (llamémosle A) goza de especial predilección por hacer mil millones de regalos a las personas que aprecia, pero al menos plasmaré una aproximación de cómo viven estos momentos por los Estados Unidos.

Comenzamos con Thanksgiving (“Acción de Gracias”), 27 de noviembre. Se puede resumir muy fácilmente en cuatro palabras: valiente-hartón-de-comer.

No hay huevos de pasar hambre

No hay huevos de pasar hambre

Tras un par de horas o tres de charla y preparativos, a la mesa. La palma se la llevó un riquísimo jamón que podéis ver cortado en la esquina de la derecha de la foto previa, ¡pero el pavo que no faltara!

Thanksgiving turkey

Thanksgiving turkey

La solución fue hacerse un combinado para probar de todo. No me preguntéis qué llevaba cada cosa porque no sabría decirlo. Pongamos que el menú ofrecía ensaladas y purés variados junto con las carnes mencionadas y demás elementos de picar, como los huevos rellenos o las aceitunas, culminando con una serie de postres basados en un elemento crucial: chocolate.

thanksgiving

Total, que salimos rodando de allí y prevenidos para próximas reuniones, puesto que en todas se repetirían estas tendencias culinarias (platos, dulces y cantidad).

Pasamos a una fiesta mítica en los Estados Unidos de fecha 31 de octubre. Efectivamente: Halloween.

"¿Truco o trato?", Riverside, California.

“¿Truco o trato?”, Riverside, California.

La charla inicial de dos a tres horas y la posterior cantidad de comida fueron las mismas que por Thanksgiving, a excepción del pavo, que en esta ocasión no procedía. Pero cuando la otra vez cada cual hizo lo que más le apetecía tras la cena (hablar con unos o con otros, dar un paseo por el jardín, sentarse en el porche, jugar con alguno de los cinco perros que tiene la familia… Hasta una siestecita se echó el cabeza de familia en el sofá), por Halloween la noche transcurrió mucho más activa en general. Tres puntos clave:

1. El cachondeo por las pintas que llevábamos. No es que una servidora haya visto la película Scream, no me apetece pasarme una semana en vela, pero Scary Movie me bastó para inspirarme.

Halloween crew

Halloween crew

2. Los niños que llamaban a la puerta pidiendo caramelos. Como en las películas… Pero de verdad. Y allá que íbamos más ilusionados que ellos a abrirles y darles unos buenos puñados. Si no hubiera sido por un indeseable crío que me empujó más tarde por la calle a poco que le miré durante escasos segundos (¡ni siquiera intenté asustarle!), casi me habrían convencido de su inocencia.

3. La decoración de las casas. Impresionante es poco. No me refiero al interior, el cual ya era cuco de por sí y te falta tiempo de abarcar entre calabacitas y demás, sino a ciertas calles cuyas viviendas se preparan con especial ahínco para mostrar un espectáculo visual alucinante. Ojalá pudiera enseñaros más que una triste fotografía pixelada.

Casa decorada por Halloween. Riverside, California.

Casa decorada por Halloween. Riverside, California.

Hasta accedimos a una especie de “casa del terror”. Me asusté mucho más yo sola con mi acojonamiento previo que durante la atracción pero mis dos amigas me cosieron a chillidos. Una noche muy divertida y anecdótica.

A continuación, Valentine’s day (San Valentín), 14 de febrero, plantándonos en 2015. No cuento con muestras gráficas de las navidades americanas al haberlas pasado en Jerez (Andalucía, España) pero pronto os mostraré el Riverside pre-navideño. A lo que íbamos: opino que este día se celebra como en todas partes: en pareja y en plan íntimo. Sin embargo, se convirtió en una velada de grupo gracias a nuestra amiga americana A (la que da regalos a mansalva), que nos trajo detalles para unas ocho parejas… ¡Aún sin estar presentes la mitad de los privilegiados! Y conociendo a una pareja de un solo encuentro y a una chica de oídas, para que os hagáis una idea de la personalidad única de esta mujer.

San Valentín para todos

San Valentín para todos

Los contenidos: chocolate, chocolate y más chocolate. Y algún muñequito. Adiós, dieta equilibrada. Aunque no os hagáis creáis: el chocolate de aquí, si no se trata de una marca comercial o de dulces caros de pastelería, está bastante malo. Pero por probar, que no quede… Una vez.

Seguidamente, una aventura un tanto verde… ¡St. Patrick’s Day! (El Día de San Patrick), 17 de marzo. No tengo ni idea de lo que hacen los estadounidenses, la verdad. No me atrevo a generalizar al no haberme cruzado con otras personas celebrándolo, lo cual no impidió disfrutar de la experiencia en todo su apogeo. Concretamente, la protagonista de nuestras andanzas (A) nos puso por delante tropecientas opciones verdosas (gorros, colgantes, pulseras, pegatinas, anillos, diademas…) que llevamos con orgullo a un concierto de Smash Mouth (banda sonora de Shreck) y a la discoteca del Hard Rock Hotel. Allá que estaba el personal bien emperifollado y nosotros haciendo el tonto y bailando como si no hubiera un mañana. Gran noche.

St Patrick's Day

St Patrick’s Day

Finalmente, Easter (Pascua), 5 de abril. Cambiamos el pavo, los disfraces y el atuendo verde por otra tanda de regalos chocolateados y adorables por parte de A…

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce…

…Y unos cuantos simpáticos huevos que ella y otra amiga habían pintado. ¡Y parte de los cuales tenían truco!

Huevos de Pascua

Huevos de Pascua

En plena digestión, va A y nos pone en semicírculo frente a una tanda de huevos. Cuenta hasta 3, grita algo parecido a “¡al ataque!” y empiezan a llover huevos en todas direcciones mientras salgo por patas. ¿Quedarme ahí en medio recibiendo huevazos? Desgraciadamente, advirtieron mi huida y esperaron a que me acercara. Al final me resigné con tal de acabar con aquella tortuosa incertidumbre de cuándo recibiría. Al menos estaban rellenos de confeti. Pensábais que estábamos pringados hasta las cejas, ¿eh?

Ah, y orejitas de conejo para chicas…

Easter

… ¡Y para chicos!

Easter

Hasta aquí las festividades que he disfrutado por ahora. ¡Y la de experiencias que me quedan por contaros!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. noviembre 1, 2015 en 6:18 pm
  2. marzo 16, 2016 en 5:51 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: