Archivo

Archive for 9 noviembre 2015

Las Vegas II: ¡descubriendo capillas de boda!

Tras visitar los hoteles de Las Vegas, naturalmente mi hermano y yo debíamos tener alguna ocurrencia extraña. ¿Resultado? Lanzarnos a la búsqueda de esas míticas capillas de boda que tanto protagonismo tienen en las películas americanas.

Adelanto que queda confirmado su carácter un tanto cutre y hortero, no por ello menos anecdótico. Es decir, que nos descojonamos vivos viendo unas pocas (¡hay un montón!), de nombres tan ideales como “La Capilla de las Campanas”, “La Capilla de las Flores”, “Pequeña Capilla de Boda Blanca”, “En las Nubes” o “La Capilla de Boda de Cupido” (cubo cerca para vomitar, por favor).

Atención a mis humildes muestra visuales. Comenzaremos con la imagen de la entrada de La Capilla de las Campanas. Bien iluminada ella, no se la vaya a perder ninguna pareja animada que desee consolidar su amor eterno o borrachera romántica. Que no falte la prolongación del mismo edificio en forma de motel con sus puertas rosa chicle a la derecha, que aquí vamos a lo que vamos.

Capilla de las Campanas

Capilla de las Campanas

Seguidamente, ambientación de ensueño para la afortunada pareja. Unas sillas, un par de bancos, un portal, un amago de pasillo techado (o lo que sea) y para qué vamos a poner ni un poco de césped, oigan. En pleno suelo asfaltado.

Cantad conmigo: ¡no somos cutres! ¡No somos cutres!

Cantad conmigo: ¡no somos cutres! ¡No somos cutres!

A continuación, limusinas larguísimas y blanquísimas. Esta, la Capilla de las Flores, me pareció la más normal dentro del panorama.

Capilla de las Flores

Capilla de las Flores

En la Pequeña Capilla de Boda Blanca tiraron la casa por la ventana con este fondo natural.

Siéntanse como en plena naturaleza

Sí, señor. ¡Cataratas del Niáraga, a mí!

La entrada de esta capilla… Bueno, ahí lo dejo. No sería la primera que incorporara un caballo blanco y una carroza como decoración especial.

Un mundo ideal...

Inspirado en la Cenicienta fijo. Con algo de menos presupuesto.

Perdonadme pero el siguiente rincón de amor da más miedo que otra cosa. Y si retiran el cono naranja, a lo mejor alguien se lo piensa. Debería averiguar estadísticas de bodas en estos sitios, siento auténtica curiosidad ahora mismo.

Nidito de... de...

Nidito de… de…

Por favor, que no falte luminosidad barata ni cursilería antiestética, incluyendo un planísimo suelo verde para completar la escena, no se vaya a echar de menos un césped de verdad. Pero bueno, mejor que el asfalto es.

¿Quién

¿Quién no tiene ganas de casarse mirando esto?

Antes de entrar a la sección previa, obviamente el pasillo estaba acondicionado para la ocasión. Un coche rosa. Muy rosa. Un techo repleto de angelitos en un cielo estrellado, columnas, fondo verde e idílico, otro caballito por allí detrás. Ay, espera, que me sangra un ojo.

Se me enamora el alma, se me enamora.

Se me enamora el alma, se me enamora.

Culminaremos, cómo no, con una especie de… ¿Elvis? Esperando con una amplia sonrisa a los valientes.

bop

Si está Elvis en la puerta, nada puede salir mal

Espero que el post os haya entretenido (no se le pueden añadir más objetivos que este). ¡Seguiremos informando de yanquiladas! Feliz semana, y casaos con precaución 🙂

Halloween en Estados Unidos

Si bien las fiestas en Estados Unidos no tienen mucha historia, los norteamericanos suelen hacer sus esfuerzos en volcarse al cien por cien en cada una de ellas. Así lo demuestran las decoraciones que os voy a enseñar, presentes a lo largo de las casas de mi barrio en San Diego, North Park.

La siguiente expone una tendencia bastante extendida, que es la del tejido a lo tela de araña que podéis ver cubriendo todo el seto, “arañitas” incluidas.

Casa decorada por Halloween

Casa decorada por Halloween

Por supuesto, calabazas y fantasmas. Justo estos son muy cucos pero ya veremos otros más feos un poco más abajo.

Calabazas y fantasmitas malignos de Halloween

Calabazas y fantasmas majetes

Sepulcros de muy señor mío, que no se diga que la cosa no va de difuntos.

Tumba, Halloween, San Diego

Tumba, Halloween, San Diego

Menciones a la simpática costumbre de por aquí, “truco o trato”, que implica que los niños vayan de casa en casa pidiendo caramelos.

¿Truco o trato?

¿Truco o trato?

No sé qué pensaréis vosotros pero para mí que el fondo siguiente se queda un poco corto con el bestial monstruo que cuelga de la columna de esta casa. Sé que es de mentira pero me da tanto asquete que ni así me vería capaz de tocarlo. Lo cual me hace pensar en cómo mi cultura, educación e influencias varias me han hecho temer a bichos que en cualquier caso no pueden más que temerme a mí. De haber crecido en medio del campo, o incluso de haber tenido de pequeña este bicharraco como peluche, mis sentimientos serían muy distintos. ¿No?

Mascota de Halloween

Vigilante letal. ¿O mascota doméstica?

En esta casa parece que un sepulcro no era suficiente, así que hasta que no colmaron toda la entrada de esqueletos y espíritus malignos, no se quedaron contentos.

No caben más decoraciones de Halloween en este portal

No caben más decoraciones de Halloween en este portal

Este señor, o señora, me hace pensar en que quizá encarne la muerte ideal, ¿no creéis? Aparte del toque tétrico buscado por los dueños de la vivienda, en cierto modo no es más que una persona sentada plácidamente en la terraza de su casa, y con un fiel perro a su lado además. ¿A cuánta gente habremos oído decir que, de morirse, quieren hacerlo en su casa tranquilamente y no en el hospital con doscientas movidas conectadas al cuerpo?

Aquí estamos a gustito al fresco

Aquí estamos a gustito al fresco

Los extraterrestres no podían faltar. Sin duda esta casa alcanzaba el puesto número 1 entre este paraje a un lado del jardín y al otro…

Extraterrestres y platillo incluido

Extraterrestres, platillo volante y cartel por si no lo pillas

… ¡Un alienígena súper bien hecho y agarrado a la valla! ¿Cómo os quedáis? ¿Es fanatismo o no es fanatismo? Sin olvidarnos de las lápidas a su espalda.

Me lo cruzo por la noche y me falta tierra para correr

Me lo cruzo por la noche y me falta tierra para correr

Espero que hayáis disfrutado de las fotos y que hayáis pasado una buena noche y fin de semana en general. Aparte de las connotaciones de terror atribuidas a esta celebración, no olvidemos que en muchísimas culturas el objetivo principal es recordar y honrar a los fallecidos.

Si queréis saber más sobre otras festividades en Estados Unidos, os invito a leer este post que escribí hace unos meses. ¡Hasta la próxima!

A %d blogueros les gusta esto: