Inicio > Aventuras gráficas, Frikadas, Viajes > Las Vegas II: ¡descubriendo capillas de boda!

Las Vegas II: ¡descubriendo capillas de boda!


Tras visitar los hoteles de Las Vegas, naturalmente mi hermano y yo debíamos tener alguna ocurrencia extraña. ¿Resultado? Lanzarnos a la búsqueda de esas míticas capillas de boda que tanto protagonismo tienen en las películas americanas.

Adelanto que queda confirmado su carácter un tanto cutre y hortero, no por ello menos anecdótico. Es decir, que nos descojonamos vivos viendo unas pocas (¡hay un montón!), de nombres tan ideales como “La Capilla de las Campanas”, “La Capilla de las Flores”, “Pequeña Capilla de Boda Blanca”, “En las Nubes” o “La Capilla de Boda de Cupido” (cubo cerca para vomitar, por favor).

Atención a mis humildes muestra visuales. Comenzaremos con la imagen de la entrada de La Capilla de las Campanas. Bien iluminada ella, no se la vaya a perder ninguna pareja animada que desee consolidar su amor eterno o borrachera romántica. Que no falte la prolongación del mismo edificio en forma de motel con sus puertas rosa chicle a la derecha, que aquí vamos a lo que vamos.

Capilla de las Campanas

Capilla de las Campanas

Seguidamente, ambientación de ensueño para la afortunada pareja. Unas sillas, un par de bancos, un portal, un amago de pasillo techado (o lo que sea) y para qué vamos a poner ni un poco de césped, oigan. En pleno suelo asfaltado.

Cantad conmigo: ¡no somos cutres! ¡No somos cutres!

Cantad conmigo: ¡no somos cutres! ¡No somos cutres!

A continuación, limusinas larguísimas y blanquísimas. Esta, la Capilla de las Flores, me pareció la más normal dentro del panorama.

Capilla de las Flores

Capilla de las Flores

En la Pequeña Capilla de Boda Blanca tiraron la casa por la ventana con este fondo natural.

Siéntanse como en plena naturaleza

Sí, señor. ¡Cataratas del Niáraga, a mí!

La entrada de esta capilla… Bueno, ahí lo dejo. No sería la primera que incorporara un caballo blanco y una carroza como decoración especial.

Un mundo ideal...

Inspirado en la Cenicienta fijo. Con algo de menos presupuesto.

Perdonadme pero el siguiente rincón de amor da más miedo que otra cosa. Y si retiran el cono naranja, a lo mejor alguien se lo piensa. Debería averiguar estadísticas de bodas en estos sitios, siento auténtica curiosidad ahora mismo.

Nidito de... de...

Nidito de… de…

Por favor, que no falte luminosidad barata ni cursilería antiestética, incluyendo un planísimo suelo verde para completar la escena, no se vaya a echar de menos un césped de verdad. Pero bueno, mejor que el asfalto es.

¿Quién

¿Quién no tiene ganas de casarse mirando esto?

Antes de entrar a la sección previa, obviamente el pasillo estaba acondicionado para la ocasión. Un coche rosa. Muy rosa. Un techo repleto de angelitos en un cielo estrellado, columnas, fondo verde e idílico, otro caballito por allí detrás. Ay, espera, que me sangra un ojo.

Se me enamora el alma, se me enamora.

Se me enamora el alma, se me enamora.

Culminaremos, cómo no, con una especie de… ¿Elvis? Esperando con una amplia sonrisa a los valientes.

bop

Si está Elvis en la puerta, nada puede salir mal

Espero que el post os haya entretenido (no se le pueden añadir más objetivos que este). ¡Seguiremos informando de yanquiladas! Feliz semana, y casaos con precaución 🙂

Anuncios
  1. María
    noviembre 10, 2015 en 3:48 pm

    ¡No sabía que existían tantas capillas en Las Vegas! Apuntadas todas para que no se escapen en el futuro viaje a Las Vegas. ¡Gracias! 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: