Archivo

Archive for the ‘Musicalidad’ Category

Shotta – Felicidad

Retomo el blog tras un periodo de dispersión (como tantos otros) para plasmar esta canción, una melodía preciosa que tuve el placer de escuchar en directo el pasado viernes 25 de abril en la Sala Penélope (Madrid). Artista: Shotta; colaborador: Morodo; Título; Felicidad.

Que la disfrutéis 😉

Nadie es feliz para siempre
aprovecha tu presente
felicidad intermitente

Eres la sique más bonita que uno puede tener
eres la chica más cara y más mala, vete a saber
si cuando vienes, vienes de verdad o de broma, no sé
a todas horas y a solas, estoy enganchado a tu placer

Yo quiero que esta canción suene como un niño al nacer
con el miedo y el llanto de todo por conocer
buscando la felicidad quizá te puedas perder
yo solo quiero sentirte, como la primera vez

Tu solo quieres salir de este mundo oscuro, por fin
dejar atrás toda la movida negativa en un please
es complicado como el tiempo y la vida por decidir
hay caminos duros, procuro tenerte por aquí

Felicidad donde estás, enséñame el camino
a veces creo que no existes, que eres un estado de ánimo
nadie es perfecto, tú piensas eso
si sale del corazón, lo que escribes tendra más peso

Piensa que el odio es un lastre, apártalo del medio
la vida sin amor es el pozo de un cementerio
eres la droga la que mata la tristeza
la que limpia las lágrimas en el alma cuando todo pesa

La felicidad, toda la vida buscándola y si quieres saber donde está
observa tu recorrido, mi hermano, ella siempre a estado a tu lado contigo
y la felicidad, si ya la tienes compártela y si no no vale nada
felicidad para cada hombre en cada nación

Felicidad, vente para acá que yo te canto
hay quien es feliz con 100 millones en el banco
se nota la cara, la actitud
cuando uno está feliz, se le enciende la luz

A veces la razón no sirve, no funciona, no sucede
hay personas que nunca se olvidan, porque el corazón no quiere
la sonrisa de una madre, eso es felicidad
la vida mejor, sin prisa el positivismo se guisa

Trabaja cada día para ser feliz
difícil de conseguir, hay esta la meta pri
dale amor a tus amigos y a tus enemigos, sí
no te vayas al a cama con rencor, déjalo fluir

Se portaron mal contigo, no seas vengativo
el olvido y el perdón son el mayor castigo
tu novia te dejó, sácate del aire
si el amor se acabó, yo lo que no quiero es engañarme

Lo que no se suelta en lágrimas, se va con los suspiros
yo solo suelto un te quiero, cuando el corazón me obliga
yo solo digo bum, felicidad intermitente
aprovecha tu presente, nadie es feliz para siempre

La felicidad, toda la vida buscándola y si quieres saber donde está
observa tu recorrido, mi hermano, ella siempre ha estado a tu lado contigo
y la felicidad, si ya la tienes compártela y si no no vale nada
felicidad para cada hombre en cada nación

Felicidad en la tormenta, es un rayo de sol
después de la batalla, recibir bendición
vivir lejos del odio y más cerca del amor
felicidad es tremenda sensación

Porque la vida con felicidad es más intensa
vivir rodeado de tinieblas no compensa
la felicidad es la mayor recompensa
mucho más que oro, que carros y prendas

La felicidad, toda la vida buscándola y si quieres saber donde está
observa tu recorrido, mi hermano, ella siempre ha estado a tu lado contigo
y la felicidad, si ya la tienes compártela y si no no vale nada
felicidad para cada hombre en cada nación

Shotta Flowesía

Categorías:Musicalidad Etiquetas: , , , ,

Canciones pegadizas y martes que no son martes

Hoy me apetecía comentar la alegría que me provoca la siguiente canción del grupo Efecto Pasillo: No importa que llueva. Pegadiza como ella sola, de videoclip ameno y tierno, voz agradable y ritmo simpático.

La conocí a través de la serie Vive Cantando, cuya primera temporada finalizó hace poco. No suelo engancharme a series, la verdad. De hecho, veo mucho menos contenido audiovisual del que me gustaría, pero por alguna razón le vi encanto a esta trama y, una vez quedaron en mi mente grabados el día y la hora que le correspondían, ahí estaba yo cada martes llegando a casa por la noche para sentarme en el sofá y disfrutar de las movidas entre los personajes, sus particularidades, tan humanas al fin y al cabo; sus giros radicales, sus lágrimas, sus risas, sus canciones y sus coreografías.

El formato actual de la televisión, débilmente sustentado aún por las reuniones familiares y unos cuantos románticos/reticentes hacia las nuevas tecnologías, está claramente destinado a morir. Por eso no existe medio ni programa que se precie sin página web propia y perfiles en las redes sociales. ¿Qué me parece esto? Ni bueno ni malo, pura evolución. O te adaptas o te quedas fuera.

Sin embargo, me gusta contar aún con la posibilidad de llegar a casa un día a la semana portando esa ilusión, ese interés por encima de lo normal hacia una historia tan ficticia y tan real como cualquier otra pero que convierte mis martes (o mis lunes, mis miércoles, mis jueves…) en una jornada distinta gracias a ese producto emanador de “felicidad” que dota a ese día de identidad propia. Básicamente, es la diferencia entre decir “hoy es martes” y “hoy toca Vive Cantando“. Nada que ver. Y ahí está, a su vez, la base de su éxito.

Además, en este caso, opino que el mensaje que emite, aunque se hinchen de llorar en la mayoría de los capítulos, es especialmente bonito si te paras a pensarlo.

Vive cantando

Londres, cuna de artistas / London, cradle of artists

El sábado pasado, 6 de julio, fue un día en el que recordé por qué elegí Londres para vivir una temporada. Las ciudades grandes siempre van a ofrecer muchísimo más que las pequeñas, nos gusten más o menos las aglomeraciones.

El día comenzó temprano al ir a recoger a una amiga a la estación de St. Pancras donde, para mi sorpresa, me encontraría con un piano justo delante de la puerta de las llegadas. Una invitación gratuita a todo el que quisiera a sentarse y deleitar a los que nos encontráramos por los alrededores. Tuve la suerte de que dos personas sucumbieran a la tentación.

Last Saturday 6th of July was a day that made me remembered me the reasons to choose London to live for a while. Whether we like masses or not, big cities have always much more things to offer than small ones.

This day I got up early to pick up a friend at St. Prancras station where I’d get amazed by a piano situated in front of the arrivals door. It was a free invitation to play for whoever wanted to sit down and delight everybody around. Lucky me I could enjoy a couple of people who gave in to temptation.

St Pancras piano

Tras una agradabilísima velada durante la cual almorzaríamos en un italiano y tomaríamos un par de buenísimos cócteles (un Cosmopolitan y desconozco el nombre del segundo, suelo ir a la barra y pedir “el más dulce que tengan”), me encontraba tan llena que me apetecía darme el paseo de Charing Cross a London Bridge al lado del río, un recorrido precioso que recomiendo a todo el mundo. No sólo por las hermosas vistas sino por la cantidad de artistas callejeros con los que te vas cruzando por el camino.

Así, me toparía con el siguiente personaje que hizo de las suyas con la arena para montarse su chiringuito particular. El letrero se encontraba bastante próximo al sofá pero los fotografié por separado para que se apreciaran mejor.

After a lovely time we spent having lunch in an Italian restaurant as well as some delicious cocktails (a Cosmopolitan and I don’t know the name of the other one, I usually go and order “the sweetest one that you have”), I felt so full that I decided to go for a walk from Charing Cross to London Bridge along the river, which is a recommendable beautiful tour not just due to its awesome views but for the amount of street artists you find on your way.

Therefore, I saw the following person who had managed to create his own personal world on the sand. The sign was quite close to the sofa but I took pictures separately for them to be better perceived.

sand art

¡Acierta en el cubo, pide un deseo, yo pedí libras e hice todo esto!

Como aclaración, al haber montado el show en la arena, llamémoslo, “a pie de río”, los transeúntes teníamos que asomarnos desde el paseo para verlo y, junto al letrero precisamente, había un cubo al que tirar monedas.

Por desgracia, no logré ver al señor en su apogeo con una guitarrita porque un gracioso se le acercó y, al sentarse, se cargó parte del mueble que véis abajo, lo que obligó al pobre hombre a ponerse a arreglarlo. De esa manera, pude apreciar de paso el trabajo y el tiempo considerable que debió de dedicar al tema estético. Aparte de un par de útiles para darle forma a la arena y alisarla, empleó una especie de bombona con una manguera a través de la cual expulsaba agua a modo de spray sobre la arena para ponerla completamente homogénea.

For more information, as this guy built all the stuff on the seaside, passersby had to look out the path to see it and actually there was a bucket next to the sign where throwing coins.

Unfortunately, I couldn’t see this man with a little guitar at his peak because a stupid guy approached him and damaged part of the sofa below when sitting down, what forced the poor man to fix it. That way, I appreciated anyway the considerable work and time he must spend on the esthetic aspect. Apart from a couple of tools to give shape and smooth the sand, he used a kind of gas bottle with a hose that expelled water to make the sand completely homogeneus.

sand sofa London Thames

A lo largo de este paseo, tampoco faltan nunca unos pocos jóvenes malabaristas haciendo piruetas varias ante el público y pegándose sus bailes y coreografías, y también pude contemplar a un grupo de personas promocionando el capoeira. Todo un espectáculo observar cómo se coordinaban para “luchar” en parejas y el control que ejercían sobre sus movimientos.

No obstante, este día triunfó la música para mí. A continuación, os muestro a un simpático gaitero que animaba a todo el que pasaba a asomarse y escucharle un rato.

A few young jugglers doing some pirouettes and coreographies for the public are never missing along this walk, and I could see also a group of people who were promoting capoeira. Watching the way they coordinated themselves to “fight” in pairs and how they controlled their movements was an addictive show.

However, music was the winner this day. Next, you can see a nice bag-piper who attracted everybody’s looks and made many of them to stop to listen to him for a while.

Finalmente, si tuviera que definir el día con una sola palabra, esa sería “Reminiscence” (reminiscencia), nombre de la siguiente banda de muchachos que me encontré bajo el puente de Blackfriars y me encandilaron por completo.

El fallo es que, al preguntarles, me dijeron que no tenían Facebook ni Twitter. ¿Cómo se pretende hoy en día llegar al público sin estar en las redes sociales? Aish…

Finally, if I have to define this day with a word, it would be “Reminiscence”, which is the name of the following group of boys who were playing under Blackfriars Bridge and completely dazzled me.

The problem is that I asked them if they had Facebook or Twitter and they didn’t. How can you think about getting fans without having any presence on social networks? Aish…

Por todo esto y más, este fin de semana reviví la pasión por Londres que me acompañó a mi llegada hace ya nada más y nada menos que un año y cuatro meses :D.

Because of all this and more, last weekend I relived my passion for London that came with me when I first arrived one year and four months ago :D.

King Charles – Mississippi Isabel

¡Buenos días!

El jueves por la noche tuve el placer de ver en directo a este carismático grupo: King Charles. Me gustó bastante en todos los sentidos. Su actitud sobre el escenario, la mezcla de estilos musicales, el ritmo que le daba a las melodías la voz del vocalista principal, la parte instrumental, las voces secundarias… Hasta la estrafalaria estética.

Me dio una sensación de pop mezclado a ratos con country, indie, rock, incluso algo de guitarra a lo heavy metal en alguna canción también y así, un juego continuo de tendencias entre las que pasaban con frecuencia de un ritmo frenético a otro más pausado en cuestión de un segundo.

No es el caso en la muestra que os voy a poner a continuación pero me parece bastante representativa en cuanto a la manera en la que el cantante principal suele focalizar su voz. Os presento Mississippi Isabel.

I found out about her
Her name’s Mississippi Isabel
She grows wild strawberries
She’s made of ivoir and pearl.

To look at the universe
She’d abandoned the world
I go with her back to the darkness
I’d give my life for this girl

Chorus
I rode around on my bicycle
All the way in the rain
She kissed me once I took her out for lunch
And she never kissed me again
x2

Her beauty knows no tick of time
She’s the song of the nightingale
The torturer, the remedy and the tragedy
In the passionate tale

And I begged for forgiveness for the way that I am
And I hope she doesn’t blame men for the inelegance of men

Chorus
I rode around on my bicycle
All the way in the rain
She kissed me once I took her out for lunch
And she never kissed me again
x6

Gotye – Somebody that I used to know

Seguro que muchos, si no todos, os sentís identificados con esta canción en relación con más de una persona que haya pasado por vuestras vidas. Incluso en relación con la inmensa mayoría de ellas.

Y no solo se trata de la letra, sino también de las indescriptibles voces y la elaborada parte instrumental. Un conjunto fantástico que, sumado a la interesante composición del videoclip y a la tremenda expresividad facial de su protagonista, te atrapa en su intensidad expresiva, artística y simbólica.

Now and then I think of when we were together
Like when you said you felt so happy you could die
Told myself that you were right for me
But felt so lonely in your company
But that was love and it’s an ache I still remember

You can get addicted to a certain kind of sadness
Like resignation to the end, always the end
So, when we found that we could not make sense
Well, you said that we would still be friends
But I’ll admit that I was glad that it was over

Chorus
But you didn’t have to cut me off
Make out like it never happened and that we were nothing
And I don’t even need your love
But you treat me like a stranger and that feels so rough
No, you didn’t have to stoop so low
Have your friends collect your records and then change your number
I guess that I don’t need, that though
Now you’re just somebody that I used to know (x3)

Now and then I think of all the times you screwed me over
But had me believing it was always something that I’d done
But I don’t wanna live that way, reading into every word you say
You said that you could let it go
And I wouldn’t catch you hung up on somebody that you used to know

Chorus

Somebody, I used to know
Somebody, now you’re just somebody that I used to know
Somebody, I used to know
Somebody, now you’re just somebody that I used to know

I used to know
That I used to know
I used to know
Somebody

The Cardigans – Gran Turismo

¿Cómo es posible que lleve cuatro meses sin colgar ni una canción? Como si no hubiera buena música para recomendar. Nada, nada, aquí tenéis un discazo, Gran Turismo, de The Cardigans, banda sueca a caballo entre los estilos indie, pop y rock. Atención a la profundidad de la fantástica parte instrumental, aunque la vocalista tampoco tiene el menor desperdicio, qué pedazo de voz.

Tras divagar un rato de una canción a otra, me he decantado por elegir Starter (minuto 4:24) como muestra pero vamos, el disco entero es una joyita. Ya que suelo buscar videoclips oficiales o, si no lo hay, conciertos en directo, a continuación también tenéis el tema Explode. Que lo disfrutéis :).

EXPLODE

Ease your trouble
we’ll pay them double
not to look at you for a while
And you rely on
what you get high on
and you last just as long as it serves you

Chorus (x2)
Explode or implode
explode or implode
we will take care of it
yes, we will carry you

‘cause you’re deserted
what’s good, you hurt it
and it kills you it keeps you alive
so give it up
in a world of puppets
It’s a shame what they do to us all
can we do anything for you now?

Chorus (x2)

STARTER

This is a start
that I know I’ll believe in
so I’m leavin’ everything behind
Keeping the parts
that I know I’ll be needing
and I breed to be a better kind
And I’m leavin’ everyone behind

This is the age
when my past should be gone
but it’s just stronger than the aims I have
Turning the pages
I used to hang on to
I was young and I have changed my mind
And I’m leaving everything behind

Chorus
New beginning again
a bit closer
new beginning again
a little bit closer
New beginning again
a bit closer to the end

This is the time
it’s a delicate line
to the beginning of what’s yet to come
Lifetimes of changes
a strange generation
explanations never come in time
So I’m leavin’ everything behind

Chorus

Caminante, no hay camino; se hace camino al andar

He encontrado mi ejercicio predilecto. O, al menos, por el momento, mientras no salga nada mejor. Y consiste en caminar. No os equivoquéis, no se trata de los típicos paseos de viejas, sino de una marcha continua y bastante acelerada, pero sin correr. Tampoco concuerda con este tipo de atletismo que se basa en marchar bajo el requisito de tener en todo momento al menos uno de los pies tocando el suelo, ejercicio que debe de dejar los gemelos bastante partidos.

Pues eso, lo mío es el término medio. Así, a la vez que se hace notar cierto cansancio, prima la resistencia, permitiéndome estar una hora al máximo para llegar a casa y postrarme merecidamente en el sofá (no perdamos las buenas costumbres). Dicho sea de paso, os voy a colgar fotillos que he hecho en algunas de las caminatas.

Y me agrada mi recorrido escogido. Bajo el agradabilísimo sol (la imagen anterior y la última de este post fueron echadas en unas condiciones climáticas excepcionales para lo que está siendo la norma este invierno) que nos está acompañando por estas tierras andaluzas a pesar de las fechas en las que nos hallamos, circulo animadamente por toda la avenida Álvaro Domecq, la principal de Jerez de la Frontera, hasta llegar al centro, donde atravieso la Calle Larga, plagada de tiendas y de gente, y bordeo el Alcázar y la catedral para, en un par de giros por calles más estrechas, volver a enfrentar la Avenida de vuelta a casa.

Un factor muy importante del que no me había percatado a la hora de decidir caminar a diario se basa en el espacio mental que me cede para tanto relajarme como para pensar. Nada más poner un pie fuera de casa, la mente ya está en funcionamiento, espontánea y locuaz, deseosa de expandirse a sus anchas. Ahí está la mayor dicha psicológica de esta actividad: dejar correr los pensamientos, los cuales vagan por senderos en los que en ningún otro momento del día les da por inmiscuirse.

Imaginaciones, recuerdos, fantasías, anécdotas pasadas que se suceden a la velocidad de la luz y que surgen prácticamente de la nada en ocasiones, mientras que otras veces parten de algún aspecto advertido a mi alrededor o, por último y más a menudo, son catapultados automática e inesperadamente desde otro tema, enlazando eternamente a su vez con muchos otros, sin que la razón tenga voz ni voto para decidir el curso de los acontecimientos neuronales.

Haciendo el camino, divagando, notando la respiración, sintiendo la música en los oídos, incluso observando sin ver a veces a la gente que pasa, soltando miradas despistadas hacia el alrededor con el único objetivo plenamente consciente de no tropezar. Solo existo yo, y mi iPod, que cada vez pasa más a un segundo plano, a un compañero de fondo.

Ensoñaciones, miedos, aventuras, traumas… Arremetiendo contra mi cerebro con mayor fuerza que nunca, llegando a manifestarse hasta en el plano exterior, en el mundo físico, en forma de sonrisas o ceños fruncidos, en forma de carcajadas o… por una vez… lágrimas. Lágrimas furtivas e irrefrenables que me obligaron a sentarme para reflexionar, para asumir, para volver a encontrarme con alguien que fui, rememorar la sensación de tener algo pendiente y enfrentarlo de una vez por todas. Y gritar a los cuatro vientos en silencio los minúsculos y molestos restos de putrefacción que quedaban en mi interior.

Para, agotados los lacrimales, volver a ponerme en pie, y seguir luchando por el equilibrio emocional.

Sí… Me gusta caminar conmigo misma.

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.

Nunca perseguí la gloria...

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar:
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar...»
golpe a golpe, verso a verso...

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar...»
golpe a golpe, verso a verso...

Cuando el jilguero no puede cantar,
cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar...»
golpe a golpe, verso a verso.
A %d blogueros les gusta esto: