Archivo

Posts Tagged ‘amigos bar Rubio’

¡Vámonos que nos vamos!

Voy a empezar a preparar la maleta para el caminooooo 😀 😀 :D.

Salimos mañana viernes 16 de julio a las 8 de la mañana en un coche alquilado y a ver a qué hora llegamos a Oviedo. Tengo que buscar de una vez un cuadernito en condiciones donde escribir de vez en cuando.

No os preocupéis, que para el martes 27 ya estaré al menos en Málaga, que es adonde llega el avión desde Santiago, y acto seguido actualizaré (cuando llegue a Jerez, aún no se sabe cómo) y os contaré cosillas. Vamos, ¡que volveré!

Otra maravillosa prueba más de mi subida al Veleta el pasado 27 de junio:

La semana ha sido tranquila, más bien de tránsito y preparación hacia lo inevitable, la aventura por excelencia del verano, la expedición que debería ayudarme en mi proceso de adelgaza… eeeh, de estar en forma (suenan tambores): El Camino de Santiago. Vuelos que se escapan ante nuestros propios ojos en la fucking pantalla del ordenador, autobuses, trenes, todo tipo de enlaces, etapas del camino del Norte, albergues (¿albergues? ¡Bah! ¡Los que se encuentren sobre la marcha!), alquiler del coche finalmente (¡qué ilusión!) y mapas de carretera.

A pesar de que la vida de adulto es muy complicada, las dos últimas noches la PTP ha podido quedar para tomar algo, ¡yuju! Anoche, concretamente, el comienzo costó un poquito de trabajo porque el Brothers estaba petadísimo, horroroso, cada vez lo detesto más, y mira que solo he ido 3 veces; el Rubio estaba cerrado (qué majo es el camarero, el pobre, no va a estar todos los días cerrando a las 2 si puede hacerlo antes, claro) y acabamos por fin en El Legado, donde yo nunca había estado. To agradable y a gusto, la verdad :).

También he recuperado viejos recuerdos cogiendo un rato la bici de mi hermano, más desinflá que un balón de 50 años. Y un día a la piscina xD, eso sí que se ha perdido, con el buen ritmo que llevaba, pero está plenamente justificado, había que planearlo todo para que saliera, como dirían algunos amigos, con el mínimo margen de error.

Y nada, próxima misión: procurar que la mochila pese lo menos posible para no partirme espalda y hombros, porque ese es mi principal dilema, no tanto las piernas, que si hay que andar se anda pero la carga ya es otro cantar.

Os deseo una muy feliz segunda quincena de julio, ¡que la disfrutéis a tope y os sucedan muchas pequeñas y extraordinarias cosas!

A %d blogueros les gusta esto: