Archivo

Posts Tagged ‘carteles’

London rules

Como es natural, ya hay unas cuantas cositas que me han llamado la atención de este país. Algunas conocidas, otras olvidadas y tantas muchas por descubrir. Para empezar, y dentro de lo que me permite la bazofia de conexión a Internet de esta residencia, bueno, del piso concretamente en el que vivo del edificio (a mí me tenía que tocar, ¡en los demás va en condiciones!), os enseño cómo Londres me da los buenos días al descorrer las cortinas por las mañanas.

Lo sé, no tiene una gran resolución pero por ahora me las apaño con el móvil. La imagen me dio buen rollo, esperanza, alegría, más ganas de levantarme todavía. Me abrió los ojos, me re-situó en mi nuevo hogar. Indudablemente, no se trata de ningún paisajazo, de una vista espectacular… Pero es Londres. Otra ciudad, otra gente, otra mentalidad, otro estilo de vida, otro mundo. Para rematar lo que quiero decir: soy yo en Londres. He aquí la cuestión.

Por ejemplo, comenzando a profundizar, parémonos a observar esa afición al café portátil. Sí, claro que existe también en España, pero nunca me había cruzado con tantísimos seres humanos portando uno de ellos. Si algo aprendí al primero que adquirí esta semana es que el cartón que le ponen para cogerlo resulta de suma importancia para no perder los dedos de ardor.

Os plasmo a continuación el segundo y último café (al menos de tamaño large, que ya fui bestia yo eligiendo) que tomaré en este país. ¿Por qué? Pues porque, a pesar de que me motivara a escribir mi primer post desde Londres, es decir, el anterior (para dar vueltas en la cama prefiero aprovechar el tiempo), las cuatro horas de sueño me pasaron factura a la tarde del día siguiente. Aparte, mejor un buen tazón de cereales antes de salir de casa y evitar estar gastando dinero cada mañana. Relego a los demás el placer del glamuroso y magnánimo potingue cafeínico.

Grande con todas sus ganas, ¿eh? Me mantuvo durante horas sin que me entrara hambre. Pero bueno, prosigamos con algún que otro detalle cotidiano de estos británicos.

De la siguiente foto, lo que me veo obligada a comentar se centra, sin duda, en la diferencia crucial entre el mensaje de esta puerta de cuarto de baño londinense con respecto a cualquier otra puerta española en la que normalmente se expondría algo parecido a “no arrojar compresas ni tampones al WC”.

Está claro que los ingleses, lo que es tirar este tipo de útiles por el váter no lo hacen, porque de hacerlo colocarían carteles similares en las puertas, digo yo. Y ya que no se cargan los inodoros, algo habrá que poner, ¿no? Exquisitez máxima a la orden del día. Me parece correcto, la verdad. Curioso, cuanto menos.

Finalmente, llegamos a un derrotero de lo más expandido entre los no británicos. ¡Esa circulación en direcciones distintas al resto de Europa que nos trae locos! Pues nada, un letrero grande y claro a nuestros pies antes de cruzar.

Me ha gustado cómo ha quedado la foto, con cierta llovizna en el ambiente. De momento, he tenido la dicha de que no me haya caído ninguna tromba encima, ni tampoco estando a cubierto la he visto, de hecho. Y ese famoso frío semi-polar atribuido a estos lares se me antoja más bien un gran mito. Obviamente no hace calor, pero aquí no te van a traspasar más olas siberianas y sucedáneos de los que te puedan sorprender en Madrid. Incluso en caso de llevar prisas hasta te quitas capas de vez en cuando.

Volviendo al mensaje de la fotografía, a mí se me viene una pregunta a la cabeza: ¿cuántos atropellos se habrán producido para que hayan tenido que plasmar eso en nuestras narices?

Como podéis ver, todo ocurre por alguna razón, así como que todo letrero tiene su motivo.

Y con esto y una barrita de cereales, a la cama. A descansar y a ver lo que va surgiendo para los próximos días. London’s calling

¡Que paséis un feliz fin de semana!

Del White Label con Robert de Niro a #kon3ctados o atrapa2?

Llevo unos cuantos meses enamorándome de la siguiente campaña publicitaria cada vez que la veo en un inmenso cartel en medio de la nada al pasar en autobús. Desde luego, aprecio la gracia de George Clooney en sus anuncios de café pero, en esta fotografía, el rostro y la pose de Robert de Niro desprenden tantísima clase que le da mil millones de vueltas. Apréciese la connotación parcialmente subjetiva, claro.

No obstante, hay otro gran panel que ha cobrado protagonismo en mis recorridos en transporte público, en esta ocasión situado en el escaparate de una de las paradas de autobús, y es la imagen con la que El Chupete, Festival Internacional de Comunicación Infantil, presenta su séptima edición para este año, sacando a la luz el popular y reciente debate en torno a los adolescentes y su uso de las redes sociales. Me parece una estampa espectacular en su personalidad y expresividad.

El cartel ha sido realizado por Germán Silva y Belén Romero, de la agencia de publicidad Bárbara&Co.

Campus saludable

Sé que mucha gente debía de estar deseando que se pusiera en marcha una iniciativa como esta pero… ¿era necesario poner los cartelitos por todos lados para recordarlo? No he podido evitar sacar estas fotos (bendito sea el móvil) para hablar sobre esta cuestión.

En parte considero un poco exagerada la normativa pero bueno, en el fondo este tema me la repanpinfla brutalmente, solo que la presencia de esos letreros me deja una sensación de cachondeíto hacia los fumadores bastante curiosa, influida probablemente por mi tendencia a encontrar de forma semi-inconsciente el doble sentido a todo mensaje e información que me rodea.

¡Gracias por no fumar!. Esto… pero si les estás obligando a no hacerlo, ¿cómo que “gracias”? Lo veo comiquísimo. Y en inglés también, por supuesto, como buen campus internacional. Que no falte, por cierto, el guardia civil dando vueltas de un edificio a otro por si alguien no se ha enterado, ¡cuidao!

Eeeesto, señores, ESTO ha sido lo mejor de todo, esas palabras: Fumar ya es historia. ¿TE UNES?. Coño, qué considerados, invitando a dejarlo de buen rollo. Y en letra pequeñita debajo, para no darle mayor importancia: A partir del 1 de septiembre no se podrá fumar en el Campus. ¡Ou yeah! Estamos en vuestra onda chupi-guay pero no os olvidéis de que esto es una imposición, guapos, que no somos tontos, que os tenéis que portar bien u os tendremos que castigar de cara a la pared. Mmm, ¿para eso tanta camaradería, que (dicho sea de paso) nadie ha pedido?

En serio, lo comento no porque me parezca bien ni mal, solo es una medida más, sino porque me hace tela de gracia leer esos paneles. Que sí, que me río de verdad al verlos. A ver si le pregunto a unos cuantos fumadores qué les parece para descojonarme ya con ganas, jajajajaja.

A %d blogueros les gusta esto: