Archivo

Posts Tagged ‘centro’

Mudanza, calor y Björk – Crystalline

¡Las dos primeras palabras de este título son la historia de mi vida actualmente! Y madrugar pero bueno, por suerte, eso no me cuesta demasiado trabajo, aunque ahora menos porque… ¡Ya he cambiado de vivienda! Adiós a la etapa universitaria en Villaviciosa de Odón (mucho gusto, pero qué ganas tenía de huir), ¡hola, centro de Madrid!

Hace un momento, estaba tumbada y de repente empiezo a escuchar a Björk a través de la ventana. ¡A Björk! Con toda su peculiaridad y su pedazo de voz, a mis oídos ha tenido que llegar de casualidad esta cantante y compositora islandesa.

También he oído la discusión entre dos vecinos porque una pone el despertador a las 6 de la mañana y no lo quita, despertando a toda la planta, pero bueno, no todo puede ser glamour.

Anoche, cuando casi terminé de dejar las cosas en casa (en ESTA casa), fue salir a la calle, ver el ambientazo que había y emocionarme. Los bares llenos, la gente de aquí para allá un jueves cualquiera…

Pretendía inaugurar esta noche el cambio con una cena, pero me temo que la casa está hecha un auténtico pifostio entre mi mudanza y la de la chica que deja mi habitación, así que tendrá que dejarse para más adelante, cuando se pueda caminar por el piso :). Y, de paso, con un ventilador a mano.

Así que nada, una vez habiéndoos informado del plan que llevo (que impide en parte, por tanto, dedicarme al blog en condiciones, ¡pero por poco tiempo!) me despido entre maletas, cajas y bolsas, y os cuelgo una canción de Björk para que la conozcáis.

¡Un saludo y feliz fin de semana!

Underneath our feet
Crystals grow like plants
(listen how they grow)
I’m blinded by the lights
(listen how they grow)
In the core of the earth
(listen how they grow)

Chorus
Crystalline
Internal Nebula
(Crystalline)
Rocks growing slowmo
(Crystalline)
I conquer claustrophobia
(Crystalline)
And demand the light

We mimic the openness
Of the warmth we love
Doth till our generosity equalize the flow
With our hearts
We kiss all quartz
To reach love

Chorus

Octagon, polygon
Pipes up an organ
Sonic branches
Murmuring drone
Crystallizing galaxies
Spread out like my fingers

Chorus x 2

It’s the sparkle you become
Conquer anxiety
Sparkle you become
Conquer anxiety

Sparkle you become
When you conquer anxiety
It’s the sparkle you become
When you conquer anxiety

7 de septiembre de 2010

Queda conmemorado como ¡¡¡EL PRIMER DÍA FRESQUITO POST-VERANO 2010!!!

A las 20:00 había yo quedado en el centro, en la Calle Larga, sin tener ni idea de quién se iba a presentar, aparte de la chica que me había dicho el plan, EF. Llego con un cuarto de hora de adelanto, muy bien, María, 21 años siendo de Jerez y no sabes calcular las distancias todavía. Vueltecilla por la tienda hippie Kontiki, nada de nada, me siento en el banco de enfrente del Stradivarius con mi música a tope y un porrón de gente pasando. Entonces decido quitar el sonido. Hay un chico y una chica al lado de mí, sentados en el banco también, que parece que se acababan de conocer, porque llevaban un rato hablando y de repente ella le dice: “bueno, soy X, que llevamos aquí un rato hablando y no sabemos los nombres”. Qué bonito ^^.

La Calle Larga, la más comercial de la ciudad. En aquel momento estaba ultra petada, claro, no como en la imagen.

A las 20:09 por fin veo a un amigo de EF y fue tan repentino que me quedé como pretificada en el banco esperando a que me mirara. Pero no se dio cuenta, así que me levanté y le seguí disimuladamente… Hasta que se sentó en un banco próximo y ya me vio. Y la gente fue llegando poco a poco. Vamos, nos juntamos cinco, luego 2 más y finalmente para cenar otros 2. Pasamos por el Alcázar, donde había una cola larguísima. Parece ser que había un concierto de El Patito Feo. No lo he escuchado en mi vida, no sé de qué va. Un poco más allá estaba… ¡tachán, el mercadillo medieval! Me pareció un mojoncillo, la verdad. Pulseritas, colgantitos, aquello me recordaba demasiado a los gitanos como para hacerme pensar en el medievo. Había una barbacoa enormísima, pero en realidad no vi a nadie en ningún momento ir a pedir algo allí. Dimos un par de vueltas, al cabo de las cuales siempre acabábamos empapándonos de los olores de la barbacoa, pero acabamos cenando kebab. “¿Había kebabs en la Edad Media?”, comentario de un amigo mío cuando se lo conté. Pues no creo, con más razón aquello era una burda mentira.

Ahí era el concierto, o la actuación, o lo que fuera, en el Alcázar. Aunque me acabo de enterar de que esto es “la casa-palacio de Riquelme, edificio monumental del siglo XVI, de estilo renacentista-plateresco, ubicado en la Plaza del Mercado, junto al Museo Arqueológico de Jerez y la Iglesia de San Mateo, en el salón principal del casco antiguo”. Toma ya. Valiente jerezana estoy hecha…

Se me vienen a la cabeza imágenes de cuando fui por primera y última vez (exceptuando la de ayer, que sería la segunda) al mercadillo medieval de Jerez. Año 2005 (creo), tenía 16 años y estaba a punto de empezar 1º de bachillerato. Creo que no quedé con nadie sino que tiré para el centro yo sola a dar un paseo y me encontré con aquello en la plaza cuyo nombre nunca me he aprendido pero que todo el mundo sabe que es la que da a la librería Luna Nueva. Y eso sí que era un mercadillo medieval. Productos artesanales, cosas raras y llamativas, la caseta de un adivinador del futuro… Me encontré con un compañero de las clases de inglés, un encanto de niño que siempre que te ve, te saluda con un “¡hola, preciosa!”, y me junté con él y sus amigos durante un rato. Uno de los chicos, que ahora es un buen amigo mío (el que vino a ver Origen conmigo, de hecho), estuvo un rato en la casetilla de adivinación. Salió súper flipado, reflexivo, prácticamente ido. Me dio miedo, no me entró el menor interés por ser sometida a ese proceso, prefería que la vida siguiera siendo todo lo impredecible posible. Y sigo pensando lo mismo.

El Alcázar. Las fotos del post, naturalmente, son de internet. Esta es preciosa. El mercadillo estaba situado entre la casa-palacio de Riquelme y el Alcázar, en la ya mencionada Plaza del Mercado (ahora me entero de que se llama así).

Pero bueno, ya pasó. Para el día de ayer, era la novedad y una simple excusa para salir de casa. Volviendo al título del post, ¡pasé hasta frío! ¿Cómo pudo llegar tan de repente? El día anterior había llegado a mi casa con unos calores menopáusicos de la hostia y mira qué noche… Pensé en ponerme pantalón largo antes de salir y al final no lo hice, al carajo. Se acabó el tiempo de enseñar piernas, vuelven mis queridos pantalones anchos, ¡qué ilusión! 😀

A %d blogueros les gusta esto: