Archivo

Posts Tagged ‘dramón’

Como agua para chocolate

Preciosa. Sobrecogedora. Debe de ser de las películas que más impotencia y ansiedad me ha creado. Dirigida y lanzada por Alfonso Arau en 1992 y basada en la novela de Laura Esquivel de 1989 (su ex mujer, quien también escribió el guión de la versión cinematográfica).

Esta historia mexicana se sitúa en el futuro predestinado de la más pequeña de las hijas de una familia, la cual por su condición ha de permanecer de por vida sin casarse y cuidando a su madre hasta el día de su muerte.

¿Qué ocurre? Pues que la muchacha, naturalmente, se enamora, y eso va dando lugar a una serie de complicaciones de consecuencias, unas más predecibles y otras menos.

Este dramón no va de un simple amor. Trata del más profundo y verdadero de los sentimientos a lo largo de los años y del auténtico puñal de la frustración y la auto-represión.

Y, por otra parte, Como agua para chocolate también proclama el arte incuestionable de la gastronomía y las sensaciones que es capaz de provocar, su poder de seducción y absorción, su capacidad para alterar el estado de ánimo de las personas.

Tita (Lumi Cavazos) ofrece una gran interpretación del amor frustrado, de la víctima desamparada, cuya agradable personalidad hace al espectador querer desesperadamente que alcance su objetivo y se reúna con su amado. Pedro (Marco Leonardi), el otro componente principal del conflicto, acertado en su papel y atractivo, lucha por igual por estar cerca de ella.

Sin embargo, Pedro no sufre las amenazas y el maltrato de la madre de las niñas, Elena (Regina Torné), quien encarna con una veracidad espectacular su rol de progenitora severa e inquebrantable, rozando la crueldad, aunque se sabe que a causa de la tradición familiar. Una costumbre terriblemente injusta para con todas las hijas menores de aquellas generaciones.

Un conmovedor y sensacional drama que atrapa en su halo de fantasía y, por un momento, da nuevas esperanzas en torno al amor verdadero. O más bien, unas ganas increíbles de experimentarlo y vivirlo, a pesar del sufrimiento y las dificultades que muestra el filme, pertenecientes a la época.

Come Reza Ama (Julia Roberts)

(Contiene spoilers)

Podría hacer una crítica que no incluyera el argumento, sino simplemente comentar la interpretación de los actores y mi opinión general, pero me veo obligada a criticar con ganas ciertos aspectos de la película, así que no me leáis si no queréis que os la destripe por completo (esto quiere decir precisamente lo de que “contiene spoilers”).

Pues en un principio iba a poner “Julia Roberts y Javier Bardem” pero, incluso como la propia portada lo corrobora, el actor solo aparece durante los últimos 20 minutos de un filme de dos horas y cuarto de duración, así que tiene todo el sentido que no le incluya yo en el título ni ellos en el cartel, aunque curiosamente su imagen aparece en todos lados, anda que no son listos ni nada a la hora de darle bombo a un producto. Véase la Plaza del Sol en Madrid, con un panel inmensísimo y esa fotografía, como si Bardem saliera mínimo de la mitad de la película para adelante y como si tratara de una hermosa historia de amor.

Pues no, no es una historia de amor, es un Señor Dramón como una catedral, para el cual si no te has mentalizado antes de verla puedes acabar hasta el gorro de lágrimas, traumas por las relaciones y la repetición continua, permanente, cansina, agotadora, del mismo tema: estoy amargada y no encuentro salida.

Sin tener ni idea de que iba a resultar tan plomiza en el sentido penoso, me la esperaba mucho más alegre y esperanzadora, y se me hizo bastante larga, aparte de que lo es en sí. De haberlo sabido, me habría preparado psicológicamente para pasar tristezas, porque la verdad es que como drama es genial, lo clava, se centra profundamente en el sufrimiento de una mujer que acaba rompiendo con toda su vida anterior, amigos, parejas, y no para huir, sino para encontrarse a sí misma y dejar de sentirse vacía y de ver que no aporta nada a sus seres queridos. Quizá puedan sobrar algunas escenas, de tanto que reincide en su desesperada y perdida existencia mientras que los demás son felices, pero sé que no me habría importado de no haber encaminado mis expectativas hacia algo mucho menos lastimoso.

Pero bueno, el papel de Julia Roberts está encarnado a la perfección, sin duda, todo el mundo sabe que es una gran actriz y que se caracteriza muy bien en cada uno de los personajes que le encargan. Al principio me quedaba un poco confusa porque en varios primeros planos, al llorar, le veía la boca rarísima pero en fin, será que no estoy acostumbrada a mirarla desde tan cerca.

La interpretación de Bardem… supongo que es aceptable, pero el doblaje resulta tan tremendamente horrible y desagradable de oír que pierde muchísimo. Me dijeron que él nunca quiere doblarse a si mismo al español. Pues ojalá lo hubiera hecho, porque vaya voz brasileña de paleto le han puesto. Una lástima tremenda, aparte de que no sé cómo le han asesorado que aparecía el hombre menos deseable que nunca, hablando en términos generales porque a mí nunca me ha llamado en absoluto la atención físicamente. Vale que quizá su papel exija en ocasiones un aspecto más despreocupado, incluso desaliñado, pero yo diría que ni en Mar Adentro (peliculón A-LU-CI-NAN-TE de Amenábar con Bardem y Belén Rueda como protagonistas, eso sí que es una tragedia en condiciones, hecha y derecha) salía tan poco atractivo.

Me temo que hasta el ex-marido de la protagonista, representado por Billy Crudup, y un novio de ella, por James Franco, tienen bastante más protagonismo durante la trama (a excepción, más o menos, de los últimos 20 minutos, como he dicho antes, al inicio de los cuales das gracias porque eso significa que no queda demasiado para que termine tanta desdicha).

Total, cambiando de enfoque, los paisajes, decorados y ambientación están muy logrados y creíbles y con unos personajes secundarios la mar de auténticos.

Y como último apunte, no sé por qué no ponen las tildes entre los tres verbos del título pero bueno, eso quizá sean más bien manías mías ortográficas.

Como conclusión y para más inri, no hay más que ver la puntuación que le han dado los usuarios en IMDB a Come reza ama, 4,7, y a través de 3.276 votos. En cambio, si miráis la de Mar Adentro, ya que me he metido por curiosidad, tiene un 8.1, y han votado 24.401 personas. Digo yo que buena parte de ellas estarán contentas para que le haya salido de media un (merecido) notable.

Ahí queda eso.

A %d blogueros les gusta esto: