Archivo

Posts Tagged ‘emoción’

Cual payaso triste que ríe, cual payaso alegre que llora

Y te pierdes. En esos versos, estrofas, melodías. En esa inmensidad casera, frustrante y relajante a la vez. Impenetrable y transparente, permitiéndote soñar hasta límites insospechados pero manteniéndote encerrado entre estas cuatro paredes. La inmensidad al exterior, la universalidad más amplia y menos apreciada, infinita, insatisfactoria.

Tiempo que se va (y sobra decir que no vuelve, jamás). Un suspiro, un beso, un abrazo, una mirada. Una persona, dos, diez, treinta, cien, cuatro millones. Un payaso en medio de la puerta del sol que hace reír. ¿A cuánta gente le dan miedo los payasos? ¿Con cuántos payasos tristes nos hemos encontrado? Hacer reír debe de ser de los dones más extraordinarios.

Te traquetea en los oídos la emoción. La expectativa, la fantasía, los sueños, los príncipes azules, las películas ñoñas. Te rozan los oídos dejándote con las ganas, la miel en los labios, una boca exuberante de placer, diversión y experiencia por repartir y recibir, escasa de medios y motivaciones. Enclaustrada por las circunstancias. Sedienta de aventuras, limitada por sí misma.

Viene una canción melancólica. Para incrementar aún más la nostalgia de los trenes que se van, de los vagones que no sabes si coger, de las puertas que se cierran frente a tu incertidumbre.

Yann Tiersen – Le Moulin

¿Qué pasará un buen día (o malo) dentro de un rostro arrugado que solo conserve el color de los ojos en pie? ¿Cuánta vida verá realmente viva mirando hacia atrás? ¿Cuánto disfrute? ¿Cuánta pena? ¿Cuánto tiempo auténticamente lleno y cuánto inevitablemente vacío? ¿Cuánto esfuerzo pudo haber en tantos ratos muertos como exige la existencia? ¿En qué momento se perdió el sentido de la dicha y la felicidad frente a los instantes que sí se advierten excepcionalmente excelsos, huidos en cuestión de segundos como pólvora malgastada?

¿Y hasta cuándo se puede soportar la presión, la ignorancia, la duda, el desasosiego, la tristeza, la añoranza?

Quizá nunca. Quizá mañana. Quizá ahora. Quizá a ratos. Por épocas, en rachas permanentes de “ahora sí, ahora no”. En temporadas amargas y dulces, en el dolor placentero, en la alegría llorosa, en los segundos que corren. En una llamada de teléfono.

O en una hamburguesa del McDonald’s. Capitalismo, autodestrucción, consumismo, sentimiento de pertenencia. Comunas hippies que se extinguen, se ocultan. Paraísos por descubrir. Algún día. Malditas palabras. La Finisterre que no llegué a ver.

Miles de millones de cuentas pendientes que se pierden…

Yann Tiersen – Les Jours Tristes

En busca de la felicidad

Acaban de echar en TVE En busca de la felicidad. Docenas y docenas de Tweets recorren el Inicio del Twitter alabando esta maravillosa película.

Dirigida por Gabriele Muccino y escrita por Steve Conrad, The Pursuit of Happyness constituye toda una lección moral en torno al esfuerzo y a la persecución de las metas, pero no nos adelantemos, vayamos por partes.

Empezando por lo más importante, hay que recalcar encarecidamente la pasmosa interpretación de Will Smith, quien encarna a un hombre extremadamente presionado y agobiado por su situación económica que intenta seguir adelante y mantener a su familia.

No se queda atrás el papelón de Jaden Smith (que ya está bastante más crecidito), hijo del propio Will, en su perspectiva infantil adorable y tierna. Resulta espectacular el trabajo que se consigue en ciertos filmes con los niños, sobre todo tan pequeños, aunque ya se va viendo a lo largo de los últimos años que este chico parece tener un futuro cinematográfico bastante prometedor.

Favorecido, sin duda, por sus actores, el mayor potencial de este drama es la historia en sí. Una buena trama, personajes definidos y característicos, sentimentalismo siempre presente pero en su justa y perfecta medida, escenarios amplios, abiertos, que dejan fluir cada secuencia de una forma profunda y creíble (sobre todo la cantidad de carreras que se pega el protagonista a través de la ciudad)…

¿Lo mejor? Los 117 minutos son geniales, pero me quedo con el final, que no lo voy a spoilear, naturalmente. Solo diré que rebasa el punto más álgido de la emotividad, de la embriaguez de los sentidos, de la emoción en estado puro, seguida, en muchos casos, de unas cuantas lágrimas.

Una obra para disfrutar, sufrir, sonreír, escuchar y, sobre todo, para reflexionar. Para desubicarnos de nuestro querido egocentrismo y trasladarnos a auténticos panoramas resbaladizos. Para recordarnos lo que verdaderamente importa en esta vida.

A %d blogueros les gusta esto: