Archivo

Posts Tagged ‘equilibrio’

¡Un año en Berlín!

Cuando me preguntan si me gusta Berlín, me quedo dubitativa. Tras pasar por varios lugares, necesito preguntas más específicas.

¿Me gusta la ciudad? He recorrido algunos de los típicos sitios turísticos e históricos, lo cual siempre es muy interesante, pero me imagino asentándose en otro tipo de ciudad. Demasiado extensa, oscura, con obras constantemente, con un clima muy desagradecido, con un idioma que nunca me planteé aprender y con buena parte de actividades culturales que, consecuentemente por la ignorancia del idioma, no puedo entender. Culpa mía, totalmente reconocida. Calculo que mi estado actual cuerpo-mente empieza a anhelar un lugar de residencia más permanente y que me aporte esas cosas que te apetecen más cuando te vas “haciendo mayor”.

¿Me gustan los servicios de la ciudad? Sí. Salvando las distancias, tengo supermercados a mano y los servicios fundamentales, un seguro médico integrado en la nómina al estilo de España, no abusivo como en Estados Unidos; unos precios generales asequibles, provocados por una ciudad con recursos inesperadamente más humildes, a pesar de ser la capital, que otras del país como Munich, Hamburgo, Francfurt, Stuttgart, etc., bastante más ricas y caras. Mejor no hablar de la gastronomía nacional, pero eso sí: Berlín ofrece un buen abanico de restaurantes de todo tipo.

currywurst

¡Currywurst!

¿Me gusta el idioma? En verdad, ¡no me disgusta! Cuando llegué hace un año y me apunté de inmediato a una escuela para estudiar el A2, tras haber estudiado el A1 durante el verano en Jerez, me di cuenta de que no era tan complicado. En el sentido de que no era el chino que me esperaba, una cosa totalmente opuesta a lo que me resulta familiar.

Aparte de sus famosas declinaciones, que no es momento de tratar de explicar ahora, la gramática no deja de tener una lógica similar a la nuestra, y muchas palabras se asemejan a sus homólogas en inglés y en francés. Si percibiera que mi estancia fuera a durar un tiempo relevante, seguiría con ello, pero a estas alturas de la vida tengo otras prioridades e intereses. No vine por el país ni su idioma, vine porque aquí destinaron a mi pareja y mi objetivo era ganarme las papas. ¡Dicho y hecho! Es más, si he de aprender un idioma, antes va el francés.

No obstante, jamás se me ocurrirá exigir a los alemanes que me hablen en inglés ni daré por hecho que el país entero sea bilingüe, porque no es así en absoluto. Estando aquí, lógicamente el esfuerzo por integrarme depende de mí, y ante todo hay que respetar la cultura nativa, sus costumbres y su forma de vivir y de pensar. ¿Estaría más a gusto si hiciera un mejor clima y el estilo de vida se pareciera más al español o al francés? Seguramente. Pero esto no es España ni Francia, aspecto muy importante de asimilar cuando se visita o se vive en un lugar que no es el de origen. Para no explorar con la mente abierta y quejarse de todo lo que es distinto, mejor no salir de casa.

puerta Brandeburgo Berlín

Puerta de Brandeburgo

¿Me gusta la gente? ¡Berlín es un popurrí de culturas! Me he relacionado con muy pocos nativos y mi trato habitualmente ha sido cordial, nada que destacar. No me gusta generalizar, así que, a falta de integración en este aspecto, mejor no decir más, al menos en cuanto a los alemanes. Disfruto mucho de mis ámbitos sociales, basados en algunas amistades individuales y mi equipo del trabajo, formado unas 14 personas y nueve nacionalidades distintas, ¡para que os hagáis una idea!

Lógicamente, el encontrarme con este tipo de ambiente multicultural también lo provoco yo misma ante la necesidad de trabajar y la limitación del idioma, ya que naturalmente en Berlín la mayoría de las empresas estarán formadas por trabajadores alemanes.

Torre de Televisión

Torre de Televisión

¿Me gusta mi vida en Berlín? Dejando de lado la fecha incierta de caducidad de esta etapa, sin duda. Por primera vez, los típicos pilares de la vida están en un equilibrio fantástico: tengo un trabajo aparentemente más estable, que me permite sobrevivir e incluso ahorrar un poco, con unas condiciones laborales bastante buenas y un ambiente estupendo, al menos con mi equipo, y tal vez con posibilidades de crecer.

Y soy muy, muy feliz sentimentalmente y con la práctica de una existencia simple. No necesito muchas reuniones sociales (unas pocas sí), fiestas, viajes, evasiones de la cotidianeidad. Llegar a casa tras el trabajo, cenar algo rico y ver una serie o película con mi pareja es una de mis actividades favoritas. O leer mientras él hace cualquier otra cosa a mi lado, o tomar un café con un amigo y conversar, o pasear por la ciudad, o cenar un día cualquiera en un tibetano con una compañera de trabajo, y así con múltiples ejemplos igual de sencillos. La ausencia de necesidad, más allá de las básicas lógicamente, hace tu vida maravillosamente completa.

¡Con lo que yo era! Me dicen, me digo. Supongo que he agotado las reservas de vida nocturna y viajera, al menos por una temporada. Muy divertidas pero muy agotadoras y volubles. En estos tiempos, me interesa más mirarme de frente y examinarme, conocerme, cultivarme, cuidarme.

Berlín, siempre estaré profundamente agradecida por lo que me has dado, por lo que me das, y me aseguraré de aprovecharte al máximo. No tengo ni idea en este momento de cómo se sucederán los acontecimientos, para no variar, pero sí que hay una diferencia, y está en la sensación de estar avanzando de manera más determinada y satisfactoria en la dirección correcta, personal, laboral y espiritualmente.

Ese pellizco / That ache

Ese pellizco que te encoge el corazón, que lo sientes en el pecho y no sabes cómo quitártelo. Ese pellizco del desamor, de la decepción amistosa, de la pérdida de un ser querido, de un trabajo insatisfactorio, de cualquier tipo de sensación relacionada con el fracaso personal.

Ese pellizco que no tiene más razón de ser que tu propio egoísmo. Porque si está ahí es debido a que algo no te ha salido como te gustaría. Este es el inicio del pellizco, el primer golpe, el impacto, lo inesperado. Hasta ahí, aún tiene sentido, no estaba previsto. Pero si luego se prolonga, si luego permites que permanezca en ti, es exclusivamente tu culpa y de nadie más. Porque hay una puerta que mantienes abierta cuando deberías cerrarla. Porque anhelas algo que ya no está, y el deseo de que vuelva de alguna manera te impide avanzar y levantarte cada mañana con ganas de emprender nuevas hazañas.

“Cuestión de tiempo”.  Sí, pero de ti depende cuánto. Todo el que estés dispuesto a darle. “Ven, pellizco, ven, quédate aquí dentro calentito, no te vayas todavía. Quizá me llame, quizá se disculpe, quizá tenía que haberle dicho esto y aquello mientras aún vivía, quizá la situación mejore en la oficina”.

Mierda mental. Eso es lo que te estás echando encima. M-i-e-r-d-a m-e-n-t-a-l. Aprende a cerrar etapas. Aprende a verlo como algo natural. El mundo no está en tu contra, tú eres tu propio enemigo, el primero que pone inconvenientes a tu propio equilibrio emocional. Mira a tu alrededor, queda con las personas que aún están a tu lado, habla de cosas interesantes, lee, ponte una buena película (mejor si es cómica en estos momentos), escucha música, canta, baila. No pierdas un instante regodeándote en el pasado, el presente es el que te pertenece y el que marcará tu futuro. Cógelo y úsalo bien.

Nada ni nadie es imprescindible. Repito: nada ni nadie.

desapego

That ache that is covering your heart, that you feel deep inside your chest and don’t know how to get over it. That ache due to the lack of love, a friendship disappointment, the loss of a loved one, the dissatisfaction with your job, and any kind of feeling related to your personal failure.

That ache whose reason to be there is just your own selfishness. Because it’s there because something didn’t happen like you would have liked. This is the beginning of that ache, the first strike, the impact, the unexpected fact. It still makes some sense so far, it wasn’t predictable. But if it remains afterwards, if you let it stay on you, it’s only your fault, nobody else’s. Because you are keeping that door opened when you should close it. Because you are yearning for something that is not here anymore, and the desire of it coming back at some point is hindering you from moving forward and getting up every morning feeling like learning and doing new things.

“A matter of time”. Yes, but how long it depends on yourself. All the time that you decide to give it. “Come, ache, come, stay warm here inside, don’t leave yet. He/she might call me, he/she might apologize, maybe I should have said this and that to him/her while he/she was still alive, the situation at the office might change”.

Mental shit. That’s what you have. M-e-n-t-a-l s-h-i-t. Learn to finish phases. Learn to see it as a natural thing. The world is not against you, you are your own enemy, the first one who raises objections to your own mental balance. Have a look around, meet the people that are still with you, talk about interesting subjects, read, watch a good movie (better if it’s comic for these moments), listen to music, sing, dance. Don’t lose a minute by thinking that much about your past, your present is the one that belongs to you and the one that will determine your future. Take it and use it properly.

Neither anything nor anybody is essential. I repeat: neither anything nor anybody.

Equilibrio

Así se llama una pequeña historia que escribí este curso para la asignatura de Narrativa Audiovisual. 11 páginas con sus márgenes determinados para Escenas, Diálogos, Personajes y demás características propias de un guión.

Pues no tiene nada que ver con lo que voy a contar pero me he acordado de ello y me ha dado por ponerlo antes de comenzar a desparramar pensamientos cruzados unos con otros que pugnan por ser vomitados al exterior.

No me sé la Ley de Murphy pero alguna regla consistirá seguro en que cuando mejor te vaya, siempre habrá algo que te enturbie. http://www.calidoscopio.com/calidoscopio/principal36.htm. Hala, para que os entretengáis. No las voy a leer todas ahora para buscar alguna relacionada con lo que estoy hablando pero me hacen bastante gracia muchas.

La idea es: cuando te pase algo fantásticamente memorable y experimentes el más pleno éxtasis de tu vida, o uno de ellos, pasará muy poco tiempo hasta que otro hecho se ocupe de chafártelo. En cierto modo, depende de tu cabeza sentirte así o no pero qué cojones, a todos nos acaba afectando lo que nos rodea, queramos o no. Y lo peor es que ya te lo esperabas. Ya sabías que esa persona era de tal forma, ya sabías que acabaría mandándote a tomar por culo, ya sabías que en realidad no te pasaría nada si no le volvías a ver la jeta en su puta vida porque, en el fondo y en relación con toda la gente que conoces, digamos que no significa nada para ti, ni siquiera tenías conversación con ella, todo era un enorme y burdo compromiso amistoso. Y aún así, te jode.

Esto es solo un ejemplo de putadilla que te puede pasar. Sé que puede haber de muchos tipos pero creo que normalmente si algo te rebota viene de otro ser humano o conjunto de ellos, no del aire, y logiquísimamente hay problemas cuatrocientas mil veces más graves que las gilipolleces entre amigos/”amigos”/conocidos/etcéteras sensibleras (paro, hambre, guerras, muertes) pero bueno, ahí están y rajar un poco de vez en cuando sienta de puta madre, ¿o no? Y luego, tan contentos.

Por suerte y como he dicho, depende de ti, así que este post en el que apenas se nota la furia que pretendo desprender (porque supongo que tampoco es para tanto ni mucho menos, solo que hay ciertos estados que motivan bastante para escribir, despotricar y sentirse de nuevo en armonía con este maravilloso mojón de universo :D, refiriéndome evidentemente a la parte humana, ya que la naturaleza no tiene culpa de nada), va a finalizar ya mismo para dar paso a una de las experiencias más satisfactorias y bellas de mi vida que he tenido, si no la que más, porque ahora mismo no recuerdo otra comparable, y ya no es por mi memoria sino porque sería muy difícil equipararlo.

Pues eso, cambio brutal de tema. Pueden proseguir leyendo en la siguiente publicación, que llegará en unos pocos minutos mientras trato de organizarme las ideas y exponerlo lo mejor posible :).

Pd: iba a buscar una foto pero en verdad en este blog quiero intentar poner imágenes más que nada mías, no de google, y tampoco tengo por qué estar incluyendo dibujitos para llamar la atención, ya que escribo por placer, así que paso. Total, mientras esto sea mío, el contenido es lo más importante, no como en el mundo televisivo. ¡Anda! Otro tema, lo dejo archivado.

A %d blogueros les gusta esto: