Archivo

Posts Tagged ‘iluminación’

Relaciones: de la etapa de la iluminación a la del conocimiento

Cuando empiezas una relación amorosa/con feeling, o incluso, en ocasiones, de amistad, albergas unas ganas permanentes de beberte a la otra persona. De estar todo el tiempo con ella, de exprimirla todo lo posible, de consumir las horas haciendo lo que sea, pero con ella. Es como una droga de la que tienes mono constantemente.

¿En qué momento exactamente te vas acostumbrando al estado que sigue a esta inicial excitación? Ese que consiste en volverse una persona normal. Amigo o enamorado, pero normal, confiado. Desaparecen las ansias de aparentar, de intentar asombrar, sale la bestia que llevas dentro y muestras tu verdadero ser. Dicen que ahí se enfría el amor. Me parece muy relativo. Debe de ser agotador mantenerse mucho tiempo en un plan adictivo hacia el otro. Y, efectivamente, seguro que para muchos, por experiencia, lo acaba siendo, ya que se vuelve tan obsesivo que termina resultando nocivo y completamente autodestructivo (una de mis palabras favoritas).

Pues, a veces, las necesidades se trasladan a otros campos. Como esos domingos “improductivos”. ¿Por qué? ¿Porque no has hecho ni el huevo? Pues mira, igual lo que mejor sienta en este momento y de aquí a los siguientes 40 minutos (por ejemplo) se limita a mirar embobado esos árboles que tienes delante. Ese jardín que ves una vez cada dos o tres meses, con sus tonos verdes y amarillos, aquellas florecillas que despuntan con la primavera, y el ciruelo en medio de este panorama natural, con sus hojillas violáceas por fuera y rojizas por dentro, que se balancean con el viento produciendo un intenso mar de colores brillantes.

Hasta que llega tu verdadero yo y te dice: ya es hora de ponerse a hacer algo útil. ¡Como merendar! Sé que a mucha gente le da lo mismo pero yo soy una de esas personas que disfruta comiendo. No me hace falta disponer de un caviar en mis manos cuando cualquier alimento supera su sabor y con creces (opinión personal, claro, a mí no me gusta el caviar). Tampoco creo que compense gastarse una pasta en comida, aunque hay cosas en las que sí que se distingue, y se agradece, la calidad.

Volviendo al tema por el que empecé… Eso, la etapa del “enfriamiento”. Primero viene la de la “iluminación”, donde todo es luz, color, belleza, pájaros piando y lunas llenas y enormes. Luego viene la del “conocimiento”, que lleva a menudo intrínseco dicho enfriamiento. Ignoro si será un concepto muy actual. Quizá sí, porque con la modernización de la sociedad, la independencia de la mujer y el fomento del “quererse a sí mismo” y procurar alcanzar los mejores niveles posibles en todos los ámbitos vitales, nos volvemos más exigentes, selectivos. Aunque quizá no tanto, vistos los índices de divorcios. O tal vez sí, pero nos dejamos llevar, y luego nos encontramos con lo inevitable.

¿Entonces qué? Pues nada, solo un pequeño paseo en torno a esas decepciones, mayormente ficticias, esa etapa bella y complicada del conocimiento, tras la apasionada y frenética etapa de la iluminación, cada una con sus ventajas y sus inconvenientes. Puede que disminuyan los mensajitos al móvil y los detallitos, flores y bombones (que en muchísimos casos no es así), pero no hay nada como conocer a una persona tal y como es, cosa que no te brindan los primeros maravillosos tres meses, sino el transcurso de los posteriores, cuyo destino ya queda en manos de los participantes.

Cómo grabar un anuncio de un minuto en cinco horas

Que no son cinco horas, sino que es estar despierta a las 11 para que lleguen a casa las compañeras a las 11:30 y empezar a colocar todo el tinglao por todas partes, sacar el árbol comprado en los chinos (que anda que no soltaba ramitas)…

No saber colocar el trípode, porque estaba encajadísimo, teniendo que ser medio desmontado y al final no servir para nada porque la mayoría se acabó grabando cámara en mano. Superponer unos plásticos naranjas en los tres focos (uno de los cuales sobró y no hizo más que molestar) para que la luz no fuera blanca sino más templada, ya que en teoría el anuncio era de noche, y que al instante de encenderlos empiecen a echar humo…Así se aprende a no acercar tanto nada a esos infernales focos, claro, que en dos ocasiones estuvieron a punto de caerse, uno lo agarré por los pelos y el otro lo agarró LP, también por los pelos y a punto de caer sobre la cabeza de RM y exterminarla pa los restos.

Que el actor nos tenga que decir a las cuatro casi licenciadas en Comunicación Audiovisual un porrón de cosas en torno al tema técnico que desconocíamos… La verdad es que es para estarle ultra agradecida, hacerle un regalo y construirle un monumento porque paciencia tuvo, vamos, y aportó muchísimo a la grabación, a los planos y a la interpretación. Ya le recompensaré.

Os pongo un poco más en situación: tenemos que hacer un anuncio de un minuto sobre la compañía Carpa 10, que se dedica a vender carpas, como de su nombre se puede deducir, y había que relacionarlo con la Navidad. Esa empresa organiza un concurso en el que participamos unos cuantos grupos, divididos a su vez en tres partes: la idea, proporcionada por estudiantes de publicidad; la realización, hecha por nosotros (mi clase, peri+CAV y CAV+Publi), y luego el montaje, que lo desarrollarán los de otra clase y cuya asignatura va, como corresponde, de edición.

Pues dio la casualidad de que a mi grupo le tocó la idea de unos turcos que no tienen ni papa de español, pero ni puñetera idea, ¡lo que le costó a uno construir una frase de unas siete palabras! Menos mal que nos defendemos con el inglés y nos ayudó el profesor a pulir el guión. La historia va de que Papá Noel llega a casa triste y solo después de currar toda la noche y de repente Carpa 10 le regala una carpa que le viene de muerte para las goteras de su cabaña. Eso explicado así a grandes rasgos.

El ganador del concurso obtendría un premio en metálico. La verdad es que le va a salir barata la campaña de publicidad a Carpa 10 de todas formas, porque vamos, todos los pringados que tienen que reservar el material y ocupar un tiempo curioso para hacer los anuncios gratuitamente somos nosotros. Y casi mejor no ganar porque para repartir el premio entre tanta peña no sé yo a cuánto saldría. Ná, es irónico, lo suyo sería ganar, por supuesto, aunque ese halo competitivo y triunfador como que no lo tenemos muy presente. Pero bueno, forma parte de la nota para la asignatura así que no hay más que hablar, digamos que matamos dos pájaros de un tiro.

Muy bien, pues nuestro actor llegó a las 14:30 y todavía no estaba todo montado. Que si el disfraz de los chinos era una mierda y hubo que ir a cambiarlo, que si tapar la claridad de las ventanas, que dónde poner los focos y los trípodes… El mayor problema consistía normalmente en cuadrar la posición de los distintos elementos técnicos para que no aparecieran ante la pantalla y a la vez hubiera una buena iluminación. Hubo más de un coscorrón en la cabeza a causa del techo inclinado (es el ático), mira que lo aviso veces…

Acabamos de grabar por fin entre las 17:30 y las 18 una serie de escenas y planos, todas en la misma localización interior (mi casa, claro, rollo cabaña por las dimensiones y tal, así ha quedado de mierda, este finde toca limpieza a tope), y procedimos a recoger todo, mucho más aliviadas, aunque aún quedaban un par de planos por grabar. ¿Dónde? En la universidad, donde estaba colocada una carpa de la empresa que tenía que aparecer por huevos, para eso la estábamos anunciando.

Nuestro actor se piró ya, que tenía curro (de técnico de sonido e iluminación o algo así, trabajo que yo no podría desempeñar con mucha soltura que digamos, quedó bastante demostrado ayer… pero bueno, ¡todo se aprende!) y claro, ¿ahora cómo salía el Papá Noel contento observando la carpa? Pues he aquí la Miss Pringada que hubo de ponerse el traje en medio de la universidad y pasar una vergüenza terrible hasta que conseguimos grabar los puñeteros planos, y mientras iba pasando la gente… Hasta unos seguratas del campus se acercaron a preguntarnos qué hacíamos e hicieron algún comentario gracioso en torno a una chica vestida de Papá Noel… También pasó un chico estupendo rollo amor platónico de los que me molan a mí para entretenerme mentalmente de vez en cuando, y una corriendo hacia el interior de la carpa intentando no perder la poca dignidad que le quedaba…

En fin, un show. Y la alargadera del cable para conectar los focos, porque esa era otra cuestión: la iluminación en medio del campo. El técnico iba tirando del cable para conectarlo en el enchufe más cercano del edificio y el aparato acabó saltando y casi siendo arrastrado ante la mirada impasiblemente pasiva de tres de nosotras, hasta que nos dimos cuenta de que se nos largaba definitivamente y lo agarramos después de pegar algún que otro grito. Qué hartón de reír…

A las 20 por fin estaba en mi casa, más que convencida de la labor a la que NO pienso dedicarme profesionalmente. Eso sí, me quedó un hogar navideño que nunca habría visto de no ser por el marrón. Total, no habíamos comido, solo picado patatas, no tomaba nada desde el desayuno a las 10 y pico, así que cené, y al rato a la calle, a ver a Steve Aoki en la fiesta Low de La Riviera. Buenísima la música electrónica de la noche y animadísimo el japonés con el pelo por los sobacos, impresionante. Mucha gente pero se llevaba bien, escapamos por los pelos de ser arrastradas por un momento en el que la peña empezó a empujarse unos a otros (no acabo de verle la ventaja a ese asunto).

8 de la mañana por fin en cama tras aguantar el viaje con los quince mierdas guiris de los que he hablado en el post anterior. Y hoy no tenía la clase de 15:30 a 18:30, qué lujazo. A ver qué más aventuras me deparan los próximos días :), de momento una salida esta noche con NV, que hace un huevo que no nos vemos, and company. Promete seguro.

¡Que disfrutéis del fin de semana!

El género humano me toca los cojones

Porque si no existiera, no me pasaría absolutamente nada por la cabeza.

No me desestabilizaría.

No reiría, no lloraría. Mi alma descansaría tanto que no sé ni cómo seguir describiendo lo que intento transmitir, ni siquiera sé si abarco la idea realmente o se me va la olla.

A veces a una le apetece sentirse más vacía para despejarse, en vez de tener el cerebro en constante movimiento. Y no me veo capacitada ahora como para ponerme en plan Buda a meditar y dejar la mente en blanco. Tampoco creo que quisiera, me aburriría, es más divertido dejar correr los pensamientos. Aunque en ocasiones acabe hasta las narices de ellos y de las sensaciones que me provocan, tan difíciles de controlar.

Son tan fuertes que pueden hacerte sentir eufórico a pesar de llevar 24 horas sin dormir o hecho un guiñapo, cansado, enfermo, a pesar de justo acabar de levantarte después de varias horas de sueño profundo.

Vamos, que Madrid me satura. Menos mal que cada vez que me voy cansando de algo enseguida se aproxima un cambio, como ir a mi tierra el sábado. A mi Comedia, mis futbolines, mis amigos, mi ambiente jerezano, mis cenas en restaurantes con mis padres… Mira que me da igual estar a tomar por culo durante el tiempo que sea, pero no veas si se acaba notando.

Domingo de sensación amarga tras un disgustazo innecesario. Pensativa. Confusa. Rallada. ¿Decepcionada? ¿Conmigo misma o con el mundo? No lo sé. Hacía como medio año que no lloraba tanto y tan fuerte. Me ha sentado de puta madre. No entiendo por qué la gente se contiene las ganas de romper a llorar, no lo veo una muestra de debilidad, más bien de desahogo. No es plan llorar todos los días, claro, eso es una mierda, pero así de vez en cuando es como vomitar un poco la basura que llevas por dentro. No me parece más valiente ni maduro el que decide no llorar nunca delante de los demás. Vamos, menos mal que ahora estaba más sola que la una. Al principio he pensado en llamar a alguien pero digo ¿para qué? Y lista. Ya pasó lo peor, solo queda reponerse espiritualmente poco a poco.

Al menos llueve. Sienta bien escuchar caer las gotas sobre los cristales de las ventanas. Y cuando para, sienta genial escuchar aquel discazo de Offspring: Americana.

Videoclip chorra donde los haya.

Me encanta la voz de este tío.

————

El cumpleaños de NV estuvo muy bien. Hace un año ya que conozco a esta mujercita y espero que nuestra amistad dure muchos más, porque es una de las pocas personas que me ha valido realmente la pena conocer en esta vida. Creo que a ella no será necesario tirarla a la basura :D.

¡Sorpresa! Se puso coloradísima al vernos, no nos esperaba, aunque algo había sospechado pero ¡bah! Regalitos, cena del chino (al que habíamos retenido abajo en espera de una persona que faltaba, qué surrealista que nos fiara la comida así porque sí… bueno, le dijimos el nombre y el piso pero vamos, me da que no se enteró y prefirió dárnosla y largarse antes de seguir obligado a comunicarse, vaya trabajito les cuesta), chistes, risas, beber, huir de la policía y Copérnico. Me lo pasé bastante bien pero estoy hasta los mismísimos huevos de esa discoteca.

Creo que no podíamos ser un grupo más variopinto. Es fantástico ver cómo seis personas completamente diferentes se pueden llevar tan bien en un momento dado.

————

Entonces, de repente y sin venir a cuento, te sientes más iluminada. Te das cuenta de que la vida no consiste en estar pendiente de una sola persona, amargada, triste o agobiada. Miras hacia otro lado, no, mejor hacia delante. Te desvías, vuelves, observas la inmensidad de tus posibilidades. Piensas en aquel encanto de hombre argentino de la papelería, en tus increíbles y auténticos padres, en tu profesor favorito de este año, en la compenetración tan grande que crees estar cobrando con una buena amiga, en los próximos viajes, en el amigo de Jerez que siempre te hace reír, en la carcajada que has soltado hace un rato por un estado de facebook (Estoy enfermo. El otro día estaba en la calle escuchando el mp3 y en un silencio entre tema y tema creí que saltaría un anuncio de Spotify), en lo alucinantemente afortunada que eres por todo, en el verano que has pasado, en lo que te queda por vivir, en el primer pescado que te has hecho sola y ha salido bueno, en poder levantarte ahora y comerte un pan con Philadelphia (me ha entrado hambre, ¿se nota?)…

En tantas cosas que te hacen feliz. Bueno, o que al menos te despiertan interés por esta existencia tan inconformista.

Proceso de liberación: ON (ralentizado).

A %d blogueros les gusta esto: