Archivo

Posts Tagged ‘internet’

Internet-dependencia

dependencia InternetMe declaro culpable. Así, zas, y sin sentirme ni una pizca de mal. Mi generación y sus descendientes somos y vamos a ser las amebas de las pantallas, los parásitos de la red, los zombies de las búsquedas online. Las putitas del sistema, señores. Internet por aquí, Internet por allá. A la basura entera la Larousse, esos tomos gigantescos que apenas consulté cuando aún no había Internet en mi casa antes de mis… ¿11 años? Tochos meramente decorativos y, de hecho, bastante anticuados actualmente. La vida va a un ritmo fenético, surgen demasiados conceptos nuevos cada dos por tres, nunca hay “últimas ediciones” de nada, nadie consulta libros a menos que sea para un análisis específico y en profundidad determinado (y debido a que probablemente no se pueda descargar en pdf por temas de derechos de autor si se trata de una publicación reciente, que si no ni eso).

Cuidado, no lo estoy criticando como tal, ¿eh? C’est la vie, nuestra cultura del siglo XXI, lo tomas o lo tomas. Nacemos y crecemos con pleno acceso a un aluvión de información y desinformación susceptible de interpretarse según la capacidad de cada uno, y aquí intervendrá la educación como elemento fundamental para hacer un buen uso de esta herramienta. Lástima que en muchos casos errará por A o por B, o simplemente no entrará en sus posibilidades abarcar el fácil enganche a las profundidades del Gran Hermano de la época, llevando consigo una existencia repleta de huecos semi-vacíos sumidos en la inmensa pérdida de tiempo que supone en ocasiones navegar por la red. Admitámoslo: no nos faltan entretenimientos chorras, desde el cotilleo en Facebook hasta el proceso de registro en las páginas para suscribirse a cualquier cosa (una red social, un curso, una matrícula, etc), pasando por chats, juegos frikis que no aportan nada a la mente, la búsqueda y comparación de ofertas de productos variados junto con el proceso de compra (véase los vuelos, alojamiento por vacaciones, restaurantes, discotecas, supermercados y todo tipo de productos a obtener de locales físicos y virtuales), y suma y sigue.

¿Origen de la inspiración para escribir tal parrafada Internet-maniática? De lo más empírico: he pasado cuatro semanas enteras sin Internet tras haberme mudado. La primera semana ni me importó, lo consideré hasta positivo para despejarme. Pero posteriormente, entre unas cosas y otras que retrasaron la instalación del susodicho y catorce mil inquietudes vitales acumuladas pendientes de googlear sin poder hacerlo, el asunto no suscitaba relax ninguno, más bien provocaba una, aunque perfectamente controlable, frustración e impotencia considerables. Realmente, necesitaba Internet. Lo necesito para hacer vida normal. Todo periodo en el que no disponga de él solo es eso: un periodo determinado que debe terminar en algún momento para volver a la normalidad, a mi normalidad apegada al ordenador. Yo, que me jacto de contar con un alto grado de independencia hacia la inmensa mayoría de los apegos. Pues toma, morena.

Internet dependenciaAl fin, desde ayer dispongo de conexión, y me he dado cuenta de que ME ENCANTA este rollo, no puedo decir otra cosa. Me encanta tener veinticinco ventanas abiertas con cosas distintas e ir de una a otra como si las hubiera inventado yo, alternando funciones completamente distintas entre ellas y perfectamente organizadas en mi cabeza sólo a través de mi orden mental de prioridades y los iconitos que las acompañan en lo alto del buscador. Adoro el Firefox, el iTunes, el gmail, el wordreference, la rae.es, la BBC online, elpais.com, seriesyonkis, el iTunes y el VLC. Disfruto ante la capacidad de consultar cualquier cosa y obtener tropecientos resultados en menos de un segundo, me deleito enormemente encontrando páginas interesantes y consultando mis docenas de blogs guardados en el Reader (cuando lo hago, jé). Y me encanta escribir en mi blog, repartir los párrafos, elegir las palabras, cambiarlas, buscar sinónimos para evitar repetirlas, colocar las fotografías a conciencia hasta que queden perfectamente situadas a mis ojos y según la estructura del texto, revisar cada post entero antes de publicarlo.

A su vez, como es natural, detesto las páginas que se cierran repentinamente (tal y como me acaba de ocurrir ahora, menos mal que el WordPress guarda el borrador automáticamente casi a cada frase porque llego a perder esta parrafada y me da un jamacuco), las ofertas que empiezan baratas y acaban por las nubes tras tres clicks, los virus que entran de archivos aparentemente inofensivos, el exceso de documentación sin fuentes ni investigación ninguna (cuando se pretende ir de serio; lógicamente las plataformas personales, como esta, tienen derecho a poner lo que les plazca quedando claro que es una visión subjetiva), los oscuros intríngulis intencionales envueltos en las diferentes redes sociales, y vuelve a sumar y a seguir. Uf, y si algo me mata, es una conexión lenta, en ocasiones da ganas de tirar el ordenador por la ventana. Pobre, como si tuviera la culpa.

En conclusión: me considero Internet-dependiente, y a mucha honra. No obstante, que quede claro que me remito al espacio y tiempo que se corresponden con mi ocio personal casero e individual, nada que ver con la mala costumbre modernita de mirar más el puñetero teléfono que la cara de la persona que se tiene delante, esto me parece básicamente una falta de educación criminal y, es más, me pone de una mala hostia tremenda. Un poquito de cabeza, por favor.

Así pues, como para todo, no considero esta necesidad negativa mientras el uso del protagonista de este post se desarrolle de la manera más coherente y equilibrada posible, en paz y armonía con el resto de posibilidades que ofrece este mundo más allá de la pantalla.

He dicho.

Vuelta al blog (I): motivos externos de un largo silencio

Algunos se habrán preguntado qué he estado haciendo como para tirarme dos meses sin escribir. Lo resumiré en pocas palabras: periodo de reflexión, búsqueda de piso, mudanza, falta de Internet, viajes y pereza generalizada. No son mayores excusas cuando en teoría mi pasión, o lo que más me sale del alma hacer, es escribir pero bueno, más vale tarde que nunca, no? Procedo a profundizar un poco a continuación. Total, para eso es mi blog, libertad plena a mis lectores para continuar leyendo o cerrar la pagina y libertad plena a mí misma para poner lo que me plazca :).

Febrero fue un mes de enclaustramiento absoluto. El año anterior fue fantástico sin duda, repleto de movimiento, tal y como invita una ciudad como Londres… Hasta que te saturas llegados a un punto. Te saturas de planes, de falta de horas de sueño, de las relaciones humanas, de la incertidumbre y de no parar en general. Obviamente tras tres semanas limitándome a ir al gimnasio y sin salir, llegaría el fin de semana en el que recuperaría el ritmo en cuestión de una noche (no se puede someter a nadie a un extremo durante mucho tiempo, acaba explotando), pero para ya proceder con algo de mas equilibrio posteriormente, sobre todo tras unos días a final de mes en mi tierra (Jerez de la Frontera, por las dudas), que me recargaron las pilas y las ganas de mirar hacia el futuro con algo de más perspectiva. Me gusta vivir el presente pero… Bueno, esto ya vendrá unos párrafos más abajo.

mudanzaPor su parte, marzo ha sido un mes dedicado a la búsqueda de piso y a la propia mudanza. No me he dado ni cuenta. En cuanto la idea surgió y comenzó a tomar forma en las mentes de mi actual compañero de piso y gran amigo, Gumtree y EasyRoomMate se convertirían por un par de semanas en mis mejores aliados. Bastaría con visitar un par de pisos para quedarnos con el segundo y a la semana mudarme en cuestión de unos 10 viajes en autobús. Aquí viene el tercer de los grandes motivos por los que he estado desaparecida: no tenia Internet. De hecho, esta por llegar este fin de semana, solo que ya me agobiaba estar tan ausente y he decidido aprovechar un descanso (o dos) en el curro para actualizar. Los primeros días se llevó bien pero a estas alturas roza la frustración. No es que me considere especialmente dependiente pero seamos realistas: sin Internet durante casi un mes en pleno siglo XXI? Nacemos con la predisposición innata a consultarlo para cualquier cosa, e incluso para pasarnos horas rondando por él. No estoy hecha para ir de bohemia-pasota de las nuevas tecnologías.

En fin, a esto le sigue en una Semana Santa vivida en Manchester y Liverpool. Un viaje fantástico, espero comentarlo más adelante si consigo hacer una selección entre mis 300 humildes fotos y la berracada de 1000 de mi hermano mayor. Una aventura fraternal primeriza, ya que se trata del primer viaje que realizo exclusivamente con mis dos hermanos, sin padres. Una experiencia bonita y que, sin duda, se repetirá. Cabe destacar que mi querida madre triunfó comprándome tapones para los oídos, no solo por haber conseguido su cometido principal (no volverme esquizofrénica con los ronquidos de mi hermano menor), sino por haberlo superado al habernos alojado en un hotel a cuyos mismísimos pies se encontraba una discoteca que obviamente no iba a bajar la música por nosotros ni por ningún huésped.

La guinda de estos dos meses sería la visita a Tarragona durante el último fin de semana. Un par de días amenos bien repartidos entre relax y diversión. Si no surge nada repentinamente, hasta dentro de unas cuatro semanas no emigro a ningún sitio, así que toca intentar recuperar los típicos buenos hábitos: gimnasio, cocinar, leer, etc. Ya sabéis, esos pequeños placeres eternos: siempre están ahí y nunca se desarrollan durante mucho tiempo.

Vamos, que no me ha faltado entretenimiento :D, aunque mis motivos habrían de ir un pelín más allá…

Nos vigilan

Estaba yo buscando inocentemente una película cualquiera por internet cuando, en el siguiente conocidísimo portal, se me aparece el banner, la publicidad, que veis en la imagen:

A ver, vale que lleve cerca de un mes poniendo en más de una decena de páginas de empleo las palabras “periodista Madrid”, incluido precisamente el portal trovit.es, pero… ¿qué tiene que ver con la comunidad de vagos.es? ¿De dónde ha salido, cómo, cuándo y por qué, esa conexión virtual? ¿Quién se ocupa de vigilar mis pasos a lo largo de la red para recordarme mi frustración laboral justo en mi tiempo y búsqueda de ocio?

Ya me ha dado en repetidas ocasiones la sensación de que todo está conectado en nuestros recorridos como navegantes, que cada paso que damos no nos pertenece solo a nosotros, sino que queda registrado de manera que esperan el momento adecuado para soltarnos en las narices los intereses que han chequeado a raíz de nuestros clicks.

No se le puede ni llamar manipulación, hay que inventar una nueva palabra capaz de abarcar esta persecución obsesiva del usuario, este análisis intimidatorio e indiscriminado, este aplastante ataque contra la privacidad humana. No obstante, ¿quién acaba siendo el responsable al fin y al cabo? Cada una de esas personas que brindan sus datos a alguna página. Cada persona que navega tranquilamente de una plataforma a otra dándole al ratón aquí y allá. Vamos, todo el que haya estado alguna vez delante de un aparato con acceso a la red.

Tus intereses, tus preferencias, tus búsquedas, tus datos, tus palabras… Absolutamente todo, a merced del ojo que todo lo ve. En esta moderna era, el consumismo ha de investigar otras formas de vender y captar clientes que se adecuen a las circunstancias y a las oportunidades. Ya sabemos todos que no vale emitir un mensaje publicitario a los cuatro vientos porque pasaremos del tema. Deben acogernos, convencernos, favorecer la conversación y ofrecer un valor añadido y garantías. Deben, básicamente, mimarnos mucho. Pero todo tiene un precio. Y es nuestra propia vida la que acaba saliendo a la venta.

¿Creéis todavía que tenéis el control de lo que buscáis, de la información que dais, siquiera de lo que hacéis en Internet? Iluso el que aún se lo plantee. El Gran Hermano continúa entre nosotros y goza de mayor poder que nunca.

Por un voto responsable: #nolesvotes

David Bravo ha publicado en filmica.com un post del cual pide su difusión para apoyar la iniciativa #nolesvotes con todo lo que esta supone, que no es la abstención, sino buscar otras opciones alejadas de los partidos que no responden a los intereses de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU. Os pego, pues, su texto, y os animo a expandirlo, con más razón en estos momentos de descrédito total hacia lo que llaman “democracia”:

1.- OBJETIVO DE #NOLESVOTES. Las personas que apoyamos a la iniciativa #nolesvotes desde sus inicios, a la vista de la catarata de tergiversaciones vertidas por políticos y medios de comunicación, queremos recordar y subrayar que la iniciativa en ningún modo promueve la abstención, y que surgió para hacer una llamada al ejercicio del voto responsable el próximo 22-M. La iniciativa pide específicamente que no se vote a los partidos que responden a intereses distintos a los de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU, pero recomienda que en su lugar se examinen otras opciones. La iniciativa no pide el voto para ninguna opción concreta: el voto es responsabilidad de cada ciudadano.

2.- HAZ DE TU PÁGINA UN CARTEL ELECTORAL. Las calles están llenas de carteles electorales, pero muchas personas no se ven representadas en ellos: la intermediación hizo que la política sea cada vez más lejana al ciudadano. Para subsanar tal déficit democrático, proponemos que todo ciudadano que así lo desee pueda convertir su blog, su web, su muro o su twitter en un “cartel electoral” del movimiento. Si quieres respaldar esta iniciativa, convierte tu sitio en Internet en un cartel electoral antes de las 24 horas del próximo día 20 de mayo, con el logotipo de #nolesvotes o de las plataformas con las que simpatices, y el texto “ni PP, ni PSOE, ni CiU”.

3.- COLABORACIÓN DISTRIBUIDA. Te invitamos a copiar este texto y construir páginas de enlaces que referencien todos los sitios que dan apoyo a la iniciativa. De igual modo, invitamos a los demás colectivos que comparten nuestra propuesta a que lleven a cabo acciones similares. La fuerza de la red reside en la distribución y colaboración entre sus nodos.

4.- TÚ ERES EL ALTAVOZ. Tan importante es la red como la calle: no te limites a actuar en internet. Levántate y explícaselo a todos tus conocidos, especialmente a aquellos más vulnerables a la propaganda en los medios de comunicación masivos.

5.- ACCIÓN. No te quedes en casa el domingo 22. Sal a la calle y ejerce tu derecho al voto. No votes a quienes, actuando abiertamente en contra de la voluntad e intereses de los ciudadanos, han convertido la democracia en una burla de sí misma. Por la participación democrática activa: ni PP, ni PSOE, ni CiU.

#nolesvotes

Más información:

Manifiesto de #Nolesvotes | http://www.nolesvotes.com/

Wiki colaborativo #nolesvotes | http://wiki.nolesvotes.org/wiki/Portada

Twitter #nolesvotes | http://twitter.com/#!/search/nolesvotes

Facebook #nolesvotes | http://goo.gl/4Nmj1

Material gráfico #nolesvotes | http://goo.gl/dbGAb

En La Pineda (V), final playero redondo y vuelta a Zaragoza

El jueves (26/08/2010) en Pachá se podría calificar de… exótico, jovial y apocalíptico. Casi desde el comienzo de la noche y hasta el final, un francés rondando a ratos en torno a RM. Por un momento, nos estábamos transmitiendo mensajes gestuales y en clave prácticamente entre cuatro personas: mi amiga, él, un amigo suyo y yo, vaya situación. Destaca también la presencia de un señor pureta que cada vez que podía le daba conversación a RM, y tanto el francés como yo la salvamos en un par de ocasiones, pero el tío seguía volviendo, increíble la forma de pasar de las indirectas, en ocasiones MUY directas.

Bailes, franceses, copas, alemanes… Fiesta de la espuma a las 4 de la mañana, la discoteca se fue vaciando porque salía mucha gente a mojarse y cerraron a las 5, vaya mojón. Estuvimos decidiendo largo rato lo que hacer, hasta que opté por irme a dar un paseo con el adorable alemán con el que había estado intentando comunicarme en inglés durante la última hora y pico (más o menos con éxito, pero una vez más soy consciente de que tengo que mejorar el idioma…). Aquí veis una parte de la discoteca de noche.

Después de caminar un porrón de tiempo y sin saberlo en paralelo a la playa (sin verla) y en dirección contraria de la casa de RM, pregunté por el paseo y me orientaron, y ya comprobé lo a tomar por culo que me había ido, así que hala, para atrás. Poco después, ya prácticamente amaneciendo, llevamos en coche a Salou tanto al francés (de repente muy borracho) como al alemán (que sabía hablar francés también, me cago en la leche) y a la vuelta nos esperaba una sorpresita que nos atormentaba por dentro desde que habíamos salido a llevarles: RM había cerrado la puerta dejándose las llaves metidas.

Llamamos a los vecinos (7:30 de la mañana), no nos abrían, permanecemos un ratillo ensimismadas esperando, nos vamos a desayunar, un carajo para nosotras, en un hotel nos dijeron que no abrían la cafetería hasta las 9 de la mañana (ahora eran las 8), caminamos media Pineda a ver si comíamos algo, nada, volvimos, un rato sentadas en el suelo con una pinta de acabadas de la vida impresionante, hasta que veo abrirse la persiana de los vecinos y se me ilumina brutalmente la mirada ante la esperanza. Le explicamos la situación a una amable mujer (no sé por qué tuvo RM que contarle todo el problema en inglés, si luego resulta que entendía el español pero bueno) y nos dejó entrar, muy maja, para acceder a nuestra casa por la terraza. Menos mal que la puerta de arriba estaba abierta y solo hubo que sujetar la persiana y meterse… que si no, a cambiar la cerradura y pastón del quince.

Vamos, que nos acostamos por fin a las 9:15 de la mañana, me levanté sobre las 16:00, y la tarde del viernes (27/08/2010) consistió en comer, ver un poco de The Big Bang Theory (solo he visto dos o tres capítulos y estoy enamorada de Sheldon, uno de los personajes), ir a la playa a dar el paseo de viejas, cenar, y a las 23:15 larga llegaron NV y su amiga AE, momento justo en el que yo me hallaba en el baño retorciéndome de dolor de barriga. Hasta hace poco pensaba que había sido cosa del calipo de postre (de naranja, espectacular), porque antes solo tomé pechuga de pollo y un sándwich de jamón york y queso, pero mirando ahora hacía atrás he reconsiderado la posibilidad de que la ingesta diaria de alcohol tuviera algo que ver. Me temo que no tengo imágenes para ilustrar estos días así que, ¿por qué no poner a Sheldon?

Y eso, subí, cuando pude, y bebí un cubatilla al rato, por probar, y no pasó nada en mi interior, menos mal. Conocí a AE, una chica la mar de simpática y guapa, y que se cogió un ciego curioso. Salimos a Salou, cogimos un taxi y nos metimos en City Hall, una discoteca donde lo que menos había era niñatos. Más bien puretas. Muchos xDD. Un nuevo universo por descubrir, el de la gente mayor, y bastante alta, normal que toda mujer llevara tacones. Había un hombre que me recordaba a Indiana Jones. Debía de tener treinta y pico años. Acabé hablando con un catalán, un poco sieso al principio, que primero se hizo pasar por gay, incluso con novio (su amigo) y luego nos dijo que no, después de que AE y yo nos hiciéramos pasar por una pareja de lesbianas (se notó descaradamente que lo nuestro fue una improvisación barata para pasar por aquello de manera cómica pero lo de ellos sí que nos lo habíamos creído), y nada, poco más, no había demasiada conversación así que me volví a juntar con las niñas, que ya se habían separado un poco de sus respectivos ligues (aparte de haberse largado ya a casa RM, reventada) y no tardamos mucho en irnos también porque a NV le empezaron a picar los ojos. Despedidas y para fuera. Unos canorrillos vinieron corriendo a por el taxi que acabábamos de coger y discutieron, sobre todo AE, con ellos pero como eran 5 y ese taxi tenía más plazas los acabamos dejando, pero menudas formas de pedirlo… A los pocos segundos, NV sacó de un grito a una tía de otro taxi que justo llegaba al irse el primero, y como para no hacer caso del torrente de voz que me trae.

Sin más, llegamos a La Pineda, me despedí de ellas y a dormir. Y por la mañana-mediodía del sábado (28/08/2010) a comer, limpiar a fondo la casa, a Zaragoza en el coche y nada más llegar, las dos a los ordenadores, cómo se nota que llevábamos unos días sin internet xD. La noche fue distinta de las demás. Por lo visto, en Zaragoza no se lleva la mentalidad de ir a saco a ligar ni nada, sino que la gente se te acerca para conversar sin intención de nada más. Junto con otra chica más, salimos a las playas artificiales de la ciudad (no las puedo describir, no las veía bien de noche, pero creo que son una bazofia), pasé un frío del carajo con el cierzo (el viento que corre por allí, con su puñetera madre) y vimos al Dj Wally López metidas en una carpa que, según me dijeron, normalmente no ponen, y bajo la cual había más quinquis que en medio Jerez, cosa que yo veía totalmente imposible. Y al rato se nos sentó un chaval to enrollado a charlarnos, y luego sus dos amigos. Estuvo genial la experiencia (más relajada que todo lo que se pueda imaginar después de una semana frenética) de hablar tranquilamente con entes del sexo opuesto cuyo objetivo no tuviera nada que ver con echar un polvo, o no aparentemente al menos.

La noche culminó pasando por la discoteca Oasis, en la cual había personas de absolutamente TODAS las edades, vaya mix tan impactante, desde adolescentes de 18 años hasta adultos cincuentones. Solo echamos un ratillo, así yo veía el local, que era un antiguo teatro, y nos largábamos ya para casa a descansar, completamente exhaustas.

Semana larga semi-surrealista que llegó a su fin. El domingo 29/08/2010 consistió en dormir, almorzar y volver a Jerez en AVE y regional. Sigo alucinando de las vacaciones que me he tirado. Pero bastante largo ha sido este post, ya caerá otro para las conclusiones veraniegas :).

A %d blogueros les gusta esto: