Archivo

Posts Tagged ‘puestos’

Un fin de semana apacible (III); Madrid, tiendas, mercadillos y post-its

Sábado extraordinario en su sencillez: levantarme tarde después de dormir De Puta Madre, como desde luego sí que hacía mil que no había experimentado, e ir a buscar camisas. ¿Por qué? Porque a dos de mis compis les quedan muy bien y se me ha antojado, así que aunque deteste un poco ir de compras, por probar que no quede.

La vuelta por Fuencarral me ha demostrado que desconozco una cantidad inmensa de marcas, no su estilo sino su existencia en la faz de la tierra, pero también he comprobado que sus precios tienen la friolera de elevarse a 50, 60, 70 e incluso 80 euracos. Cansancio, pereza inevitable, tiendas=coñazo. Huida rápida al Corté Inglés, donde por unos módicos 30 euros cada una, he pillado dos camisas de la hostia, y de tío, ¿por qué? Porque son las mejores, porque me gusta lo simple, y no los millones de mariconaditas que les ponen a las camisas de las chicas que se las cargan por completo.

Para  casi terminar la primera mitad de un fin de semana ejemplar tras dos meses plagados de fiesta (sí, señores, la juerga también acaba cansando y tocando los cojones), ha procedido dar un paseo por un porrón de puestos de estos típicos que ponen en la Plaza de España, con sus bolsos, palestinas, bufandas, pulseras, incienso, cachimbas, chucherías, garrapiñadas y etcéteras.

¡Luna llena! Se ven un poco chungas porque el móvil no da para más pero bueno, se intuye.

Derrochando colorido.

Madrid nunca duerme. No sé cuánto durará este Mercado Solidario (eso ponía en los marcos superiores de los puestos), creo que poco, pero en navidades caerán otros tantos fijo.

Había un escenario allí al otro lado de la plaza montado con canciones de Maná sonando, que no Maná de cuerpo presente.

El último bello detallito del sábado ha consistido en la visión de este escaparate de una de las tiendas del centro comercial Príncipe Pío:

Exacto. Ofrecían entrar y escribir en un post-it para luego ser expuesto algún propósito para el año nuevo que se aproxima. Parecerá una cursilada pre-navideña pero a mí me encantó y me pareció genial y enternecedor, además de que algunos de los mensajes eran graciosos.

Optimistas, proceso de deportistas, esperanzados…

Una iniciativa muy emotiva por parte de quien se le haya ocurrido, mis felicitaciones desde aquí.

¿Y ahora qué? Pues estoy tirada en mi querido sofá, actualizando mi amado blog, que ya tocaba, y deleitándome en una noche en la que gran parte de la población estará creando expectativas de todo tipo mientras que yo no tengo absolutamente nada de lo que preocuparme, solo limitarme a leer una cosita de Freud para el Seminario de Análisis Fílmico al que me he apuntado en la universidad (ya os hablaré de él), y a la cama felizmente, que estoy tiesa, y que mañana… ¡nos vamos a ver Segovia! Benditas sean las amigas con coche (y carnet de conducir).

¡Feliz domingo!

A %d blogueros les gusta esto: