Archivo

Posts Tagged ‘ropa’

Pija por un día

Sms:

– Vestido negro adquirido y… 2 camisetas más súper chulas (y caras para mi costumbre)! Puto consumismo! Jajaja, ya keda menos pa salir sta noxe xD, pásalo gnial, bs!

Sms de respuesta:

– Jajajaja consumistaaa eres peor k yoo! Yo llevo 1 mascarilla puesta! Disfruta esta noche! Mña ns vms. Muaa.

Balance de las últimas 24 horas: 3 vestidos (todavía está la duda de si uno de ellos es un vestido o una blusa larga), 3 camisetas y unas GUAPÍSIMAS zapatillas anchas DC = un porrón de euros. Compras válidas para no volver a gastar hasta dentro de bastante tiempo. Por un momento, me he sentido como el resto de mujeres que me rodean del universo. Solo he ido a por un vestido que se me antojó ayer pero no llegué a comprarme, y de paso y sin esperarlo me veo probándome 4 cosas más (jodidos maniquíes embaucadores), llevándome dos y yendo a por las zapatillas, ¡y comprándolas también! Yo antes no era así con la tarjeta de crédito, ¡¿what the hell is going on?!

Alucinante. Antes pasaba de eso. Me aburre y amarga soberanamente ir de compras. ¿Será también la cosa de ir aceptando más positivamente mi cuerpo? Una vez pagado el susodicho y antojado vestido, no he podido evitar fijarme en la camiseta de un maniquí (las que dejan un hombro al aire me encantan) y hala, a coger y a probar, no me gustaba, he salido, he visto otra, hostia, a coger y a probar otra vez, ahora sí, oh my cat! ¡Vámonos ya de aquí, que la lío parda! Peeero no te olvides de las zapas, pues a por ellas, buah, listos, huyamos para el coche atravesando otra vez todo el Corte Inglés y sin mirar a los lados.

Pero bueno, más estilo no pueden tener mis nuevas adquisiciones, vamos. Definitivamente, ¡este verano me está sorprendiendo mucho más de lo que esperaba! 😀

Pijas invitadas a una convención de informática.

Evidentemente, yo no tengo absolutamente nada que ver con estos dos seres,

pero he encontrado la foto y me ha hecho gracia.

Categorías:Frikadas Etiquetas: , , , , ,

Haciendo maletas

¡Ya llegó el día! ¿de qué? De ponerme a mirar lo que me llevo a… tatatachán, ¡¡¡Zaragoza y Salou!!!

El viaje consistirá en levantarme mañana sábado 21 de agosto a las 7 de la mañana para coger un regional Jerez-Sevilla y luego el ave Sevilla-Zaragoza, llegando a las 12:30 aproximadamente. Mi anfitriona, RM, me llevará por la ciudad a ver cosas y por la noche de fiesta, naturalmente (espero no llevar mucha mala cara, ya que el madrugón no me impedirá salir esta noche por Jerez). El domingo consistirá en dormir y volver a visitar lo que se pueda, y el lunes partiremos en coche a Salou (Tarragona) para pasar una semana de playa y juerga, pero sin abandonar la dieta desde luego, con sus pequeñas excepciones.

Así que nada, a hacer la maleta, incorporando las nuevas capturas de ayer del Hipercor (3 prendas de 50, no está del todo mal, pero es que entre que unas me quedaban grandes, otras pequeñas y otras eran horteradas que no me iba a comprar ni de coña pero las cogía por probar…) y desvalijando medio armario. Las nuevas adquisiciones han sido un pantalón beige fresquito, ancho y largo, un vestido hippie en tonos azules que me queda un pelín grande pero me encantaba y no lo había más pequeño, y otro vestido, que mi madre ha confundido con una blusa por lo corto que es (ya me pensaré si acompañarlo con algún short o no, según las circunstancias), marrón, con algo de brillo,  y cuello y botones de camisa. Me quedé un poco con las ganas de comprar también un vestido negro pero al final no… entre lo nula acostumbrada que estoy a un amplio porcentaje de la ropa para llevarla en público sin pasar vergüenza y que cierto pedrusco sobre el pecho no me convencía del todo…

Total, con esto quiero decir que igual no vuelvo a aparecer por aquí hasta septiembre, porque en Zaragoza todavía tendría internet pero no sé si me daría tiempo de contaros algo, y de todas formas ya sabéis que sin fotos no me gusta; y en Salou ya sí que no tendré acceso a la red, a menos que busque un ciber pero claro, no creo que lo haga.

Así que no os preocupéis, ¡que volveré! ¡Que paséis una fantástica última semana de agosto y que les sea leve a todos aquellos que ya están empollando para el mes que viene! 😉

Conclusiones

Hoy una amiga me ha dicho que durante este verano se está conociendo mejor a sí misma y ha llegado a algunas conclusiones. Creo que igual mantendremos una conversación la mar de interesante haciendo balance sobre estos tres meses cuando volvamos a vernos a mediados de septiembre en Madrid City.

Un amigo me acaba de decir por el messenger: tu o tienes miles de plane o tas senta en el sofa.

Y no puede tener más razón. Un diminuto resumen de mis vacaciones. Hombre, todas las tardes procuro moverme de alguna forma y normalmente sale algo, es decir, siempre queda dar un paseo caminando o, últimamente, en bici, acompañada de mi gran compañero, el iPod. Pero si no fuera por ello, o estoy que no paro durante los fines de semana, o me hallo hundiéndome cada vez más en el sofá a medida que pasan las horas desde que me levanto hasta que ya resulta algo más humano, meteorológicamente hablando, asomarse a la calle.

También hemos hablado de que en nada nos veremos graduándonos. ¡La graduación! No sé si me agobia más el hecho de que esté tan cerca o la perspectiva de estar rodeada de un montón de personajes en un día tan , supuestamente, especial y una fiesta tan, muy supuestamente, fantástica y maravillosa. Un montón de personajes que por un día se harán pasar por tus grandes compañeros aunque no te hayan mirado a la cara casi todas y cada una de las veces que han pasado por tu lado, por esos pasillos que hacen EVIDENTE y PERFECTAMENTE visible a cada una de las personas con las que te cruzas.

¡Pero bueno! Será divertido observar, por otra parte, los conjuntitos de la gente, que siempre dan de qué hablar. En realidad, no soy de criticar la ropa de los demás, para nada, de hecho soy muy poco observadora, me llama siempre más la atención lo que me gusta y el resto me da igual, no suelo pensar que quede mal, solo si acaso que no me lo pondría (80% de la vestimenta que se mueve sobre la faz de la tierra) o que es cuestión de gustos, permaneciendo indiferente ante tendencias y modas. Eso sí que me agobia, encontrar un vestido que me convenza, ya puedo empezar a buscar, con el trabajito que me cuesta. Aunque para el caso igual pillo el que me compré para la graduación de segundo de bachillerato, que solo me lo he puesto para aquella ocasión (de la que no tengo fotos) y para un bautizo, menuda lástima. En fin, tengo todo el curso por delante y no me faltan amigas amantes incondicionales de las compras así que ya se irá viendo todo.

Total, que yo venía a hablar de mis conclusiones hasta lo que llevo de verano.

1. Las redes sociales son unos artilugios repletos de mierda y de falserío hasta los topes, pero no renunciaría a ellas porque me convienen, me permiten mantener el contacto con la gente que me importa y, mira tú por dónde, me facilitan la expansión de mi blog (que me la pela si lo leen o no pero me gusta bastante publicar los post por el facebook). Hay que saber emplearlas bien y tener cuidado para no prestar gratuitamente más información de la necesaria.

2. El libre albedrío puede ser peligroso, sobre todo para quien es nuevo en ello y está experimentando, pero siempre resulta muy positivo comprobar que se aprende rápido y con más consecuencias positivas que de cualquier otro tipo para la integridad física y emocional. Aquí entra, natural y especialmente, las relaciones interpersonales, que conllevan a sensaciones muy completas, en esencia para la… iba a poner psique pero viendo en la RAE que se refiere al “alma humana” y consultando la wikipedia, que ofrece unas parrafadas del copón, me reservaré la investigación y el uso de esa palabra para otro momento, así que pongamos que me refería a la formación como persona. Arriesgarse, conocer, chocar, reconsiderar, dejarse llevar. Aprender de la vida y en la calle, en estado puro.

3. El alcohol. No es que me haya hinchado, en absoluto, más bien lo normal, pero llevo un tiempo reflexionando sobre esa postura de la vida. La conclusión, como para la mayoría de las cosas, es la misma: en pequeñas dosis, todo sabe mejor. Y cuando toca una de esas dosis, cuanta menos también mejor, o no, lo justo y necesario, el equilibrio, el pasártelo bien y acordarte, básicamente. Las lagunas mentales No Son Satisfactorias, aunque ya creo que forman parte inherente de mí porque tanta mala memoria a lo largo de toda mi vida o no es normal, o es así y punto. No es una excusa, si tengo un blog es precisamente, entre otras cosas, para no olvidarme de mi juventud.

Suficiente por ahora. Lo gracioso es que después de estas conclusiones tan estupendas, seguiré haciendo lo que me dé la gana :D.

A %d blogueros les gusta esto: